Las emociones agradables no siempre son la clave de la felicidad

En Estilo de vida
Ser feliz
Comparte en:

La felicidad a menudo se define como “un estado de bienestar y satisfacción” que todo el mundo busca y quiere experimentar. Es, probablemente, el principal objetivo de todos los seres humanos, aunque no siempre se logra alcanzar. Durante años los psicólogos han afirmado que la felicidad implica maximizar el placer de las emociones y minimizar las emociones desagradables, pero un estudio reciente afirma que las emociones agradables no siempre llevan a la felicidad.

Según esta investigación, puedes ser incluso más feliz cuando sientes las emociones que deseas, incluso si son desagradables, como la ira o el odio. La investigadora principal, Maya Tamir, profesora de psicología en la Universidad Hebrea de Jerusalén, explica: “La felicidad es más que simplemente sentir placer y evitar el dolor. La felicidad se trata de tener experiencias que sean significativas y valiosas, incluidas las emociones que creas que son las correctas en determinado momento. Todas las emociones pueden ser positivas en algunos contextos y negativas en otros, independientemente de si son agradables o desagradables”.

El estudio transcultural incluyó a 2.324 estudiantes universitarios en ocho países: Estados Unidos, Brasil, China, Alemania, Ghana, Israel, Polonia y Singapur.

Los participantes generalmente querían experimentar más emociones más placenteras y menos emociones desagradables de lo que sentían en sus vidas, pero ese no era siempre el caso. Curiosamente, el 11% de los participantes deseaba sentir menos emociones trascendentes, como el amor y la empatía, que las que experimentaban en la vida cotidiana, y el 10% deseaba sentir emociones más desagradables, como la ira o el odio. Hubo solo una pequeña superposición entre esos grupos.

Por ejemplo, alguien que no siente enojo cuando lee sobre abuso infantil podría pensar que debería estar más enojada por la difícil situación de los niños maltratados, por lo que quiere sentirse más enojada de lo que realmente lo hace en ese momento. Una mujer que quiere dejar a una pareja abusiva pero no está dispuesta a hacerlo puede ser más feliz si lo ama menos.

Los participantes fueron preguntados sobre las emociones que deseaban y las emociones que realmente sentían en sus vidas. También calificaron su satisfacción con la vida y sus síntomas depresivos.

En todas las culturas que forman parte del estudio, los participantes que experimentaron más de las emociones que deseaban informaron una mayor satisfacción con la vida y menos síntomas depresivos, independientemente de si esas emociones deseadas eran agradables o desagradables. “Sin embargo, se necesita más investigación para probar si sentir emociones deseadas realmente influye en la felicidad o simplemente se asocia con ella”, explica Tamir.

El estudio evaluó solo una categoría de emociones desagradables conocidas como emociones negativas de autoevaluación, que incluyen el odio, la hostilidad, la ira y el desprecio. Investigaciones futuras podrían poner a prueba otras emociones desagradables, como el miedo, la culpa, la tristeza o la vergüenza.

Por su parte, las emociones agradables que se examinaron en el estudio incluyeron empatía, amor, confianza, pasión, satisfacción y emoción. Investigaciones anteriores han demostrado que las emociones que las personas desean están vinculadas a sus valores y normas culturales, pero esos vínculos no se examinaron directamente en esta investigación.

“El estudio puede arrojar algo de luz sobre las expectativas poco realistas que muchas personas tienen sobre sus propios sentimientos”, dijo Tamir. “La gente quiere sentirse muy bien todo el tiempo en las culturas occidentales, especialmente en los Estados Unidos; incluso si se sienten bien la mayor parte del tiempo, todavía pueden pensar que deberían sentirse aún mejor, lo que podría hacerlos menos feliz”.

Por lo tanto, de acuerdo a esta investigación, si quieres ser feliz debes experimentar las emociones que quieras en cada momento, sean positivas o negativas. No intentes ser feliz o experimentar solo emociones agradables. No hay que ir en contra de lo que realmente sentimos; si sientes dolor, déjalo fluir. Es probable que logres ser más feliz si experimentes lo que realmente deseas que si intentas experimentar solo emociones agradables.

Fuentes: Maya Tamir, PhD, Shalom H. Schwartz, PhD, Shige Oishi, PhD, Min Y. Kim, PhD, “The Secret to Happiness: Feeling Good or Feeling Right?”, Journal of Experimental Psychology: General 0096-3445/17/$12.00 http://dx.doi.org/10.1037/xge0000303

 

 

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu