Las 7 peores y mejores formas de discutir

En Relaciones
Cómo discutir de manera correcta
Comparte en:

Las discusiones por cualquier motivo han alcanzado internet y las redes sociales y son muchas las personas que se enzarzan en discusiones furibundas por temas de lo más variopinto, llegando a los insultos y las amenazas simplemente por criticar el vestido de otra persona. Paul Graham, uno de los pioneros de Internet, sugiere diversas formas de aprovechar esa energía negativa que recorre la red para mostrar desacuerdo con los demás sin necesidad de recurrir a la ira, una lección que podemos aplicar al mundo real.

Paul Graham es un programador informático con un Ph.D. de Harvard, un empresario consumado, un capitalista de capital de riesgo y un escritor. Creó la primera aplicación de tienda on line que vendió a Yahoo y fue uno de los fundadores del famoso Y Combinator, una incubadora de startups que financió más de 1.500 startups como Dropbox, Airbnb, Reddit y Coinbase. Siendo un verdadero hombre del Renacimiento, Graham también estudió pintura en la Academia di Belle Arti en Florencia y en el Instituto de Diseño de Rhode Island, así como filosofía en la Universidad de Cornell. Apodado “el filósofo hacker” por el periodista tecnológico Steven Levy, Graham ha escrito sobre varios temas en su popular blog paulgraham.com, que obtuvo 34 millones de páginas vistas en 2015. Una de sus contribuciones más duraderas ha sido ensayo ‘Cómo estar en desacuerdo’ donde propuso la jerarquía de desacuerdos que es tan relevante hoy como lo fue en 2008, cuando se publicó por primera vez.

En su ensayo, Graham habla de que “la web se está convirtiendo en medio oral en lugar de un medio escrito”, reconociendo que Internet se ha convertido en un medio de comunicación sin precedentes. “Hace veinte años, los escritores escribían y los lectores leían. La web permite que los lectores respondan, y cada vez más lo hacen, en hilos de comentarios, en foros y en sus propias publicaciones de blog”. Y cuando respondemos en la web, tendemos a estar en desacuerdo, concluye Graham.

“Cuando estés de acuerdo hay menos que decir (…), pero cuando no estás de acuerdo, estás entrando en un territorio que tal vez no haya sido explorado”. Es decir, esta tendencia hacia el desacuerdo está incorporada estructuralmente a la experiencia en red porque en desacuerdo, las personas tienden a tener mucho más que decir que si solo expresan su acuerdo. Esto no significa que ahora la gente se enoje más que antes, pero aunque no sea la ira lo que está causando el aumento del desacuerdo, existe el peligro de que este aumente y acabe conduciendo a que las personas se enfaden más, sobre todo en la red, donde la gente puede decirse lo que quiera sin los peligros del cara a cara.

Así que es normal estar en desacuerdo, pero no es necesario recurrir a insultos o humillaciones, hay muchas maneras de discutir y argumentar sin necesidad de llegar a estos términos. Estas son los 7 niveles que propone Graham:

     0. Insultar

El nivel más bajo de argumento, al que se recurre cuando no se sabe qué más decir. Tanto si recurres a insultos prosaicos como a otros más elaborados, el fin es el mismo.

  1. Ad hominem

Un argumento de este tipo ataca a la persona en lugar de a lo que señala. La traducción literal en latín de esta frase es: ‘para la persona’. Implica de alguna manera devaluar la opinión de una persona devaluando a quien la expresa, sin abordar directamente lo que está diciendo.

Por ejemplo, si un senador escribió un artículo diciendo que los salarios de los senadores deberían aumentarse, otro podría responder: “Por supuesto que diría eso. Él es un senador”. Decir que un autor carece de la autoridad para escribir sobre un tema es una variante de ad hominem, y un tipo particularmente inútil, porque las buenas ideas a menudo provienen de personas externas. La pregunta es si lo que dice el autor es correcto o no. Si su falta de autoridad le hizo cometer errores, señálalos. Y si no fue así, no es un problema.

  1. Respondiendo al tono

Esta es una forma de desacuerdo ligeramente más evolucionada cuando el debate se aleja de los ataques personales para abordar el contenido del argumento. La forma más baja de responder a un comentario es no estar de acuerdo con el tono del autor. Por ejemplo, uno podría señalar la actitud “arrogante” o “frívola” con la que un escritor formuló su opinión. Pero, ¿por qué es eso realmente importante, especialmente cuando juzgar el tono puede ser bastante subjetivo? Importa mucho más si el autor está equivocado o correcto que su tono. ¿Es el autor frívolo, pero correcto? Mejor eso que grave y equivocado. Y si el autor es incorrecto en alguna parte, di dónde.

  1. Contradicción

Esta es una forma superior de abordar la verdadera idea del argumento. En esta forma de desacuerdo, se ofrece un caso opuesto, pero muy poca evidencia. Simplemente se declara lo que se cree que es verdadero, en contraste con la posición de la persona con la que está discutiendo. Por ejemplo: “No puedo creer que el autor rechace el diseño inteligente de una manera tan despreocupada. El diseño inteligente es una teoría científica legítima”.

  1. Contraargumento

Este siguiente nivel nos coloca en el camino de tener disputas más productivas. Un contraargumento es una contradicción con la evidencia y el razonamiento. Cuando “apunta directamente al argumento original, puede ser convincente”, escribió Graham. Pero, desgraciadamente, la mayoría de las veces, dos personas que discuten apasionadamente sobre algo están discutiendo sobre dos cosas diferentes. Simplemente no lo ven. A veces incluso están de acuerdo entre sí, pero están tan atrapados en su disputa que no se dan cuenta. Podría haber una razón legítima para argumentar en contra de algo ligeramente diferente de lo que dijo el autor original: cuando sientes que obviaron el meollo del asunto. Pero cuando haces eso, debes decir explícitamente que lo estás haciendo.

  1. Refutación

Esta es la forma más convincente de desacuerdo, pero requiere trabajo para que las personas no lo hagan tan a menudo como deberían. En general, cuanto más alto subes en la pirámide del desacuerdo, “menos casos encontrarás”. Una buena manera de refutar a alguien es citarlo de nuevo y hacer un hueco en esa cita para exponer un defecto. Es importante encontrar una cita real para estar en desacuerdo. Mientras que la refutación generalmente implica una cita, la cita no implica necesariamente una refutación. Algunos escritores citan partes de cosas con las que no están de acuerdo para dar la apariencia de una refutación legítima, luego siguen con una respuesta tan baja como contradecir o incluso insultar.

  1. Refutando el punto central.

Esta táctica es la “forma más poderosa de desacuerdo”. Depende de lo que se esté hablando, pero en gran medida implica refutar el punto central de alguien. Esto contrasta con refutar solo puntos menores de un argumento. Un ejemplo de esto sería corregir la gramática de alguien (que te lleva de nuevo al nivel 1) o señalar errores de hecho en nombres o números. A menos que esos sean detalles cruciales, atacarlos solo sirve para desacreditar al oponente, no su idea principal.

La mejor manera de refutar a alguien es descubrir su punto central, o uno de ellos si hay varios problemas involucrados. Y decir algo como “<cita>, pero esto es incorrecto por las siguientes razones…”.

Tener estas herramientas para evaluar cómo discutimos unos con otros puede ayudarnos a recuperar cierta civilidad en nuestro discurso, evitando las formas improductivas de desacuerdo. Ya sea que se trate de trolls externos o de nuestros propios trolls y espíritus confundidos, la conversación a través de Internet deja mucho que desear para muchas personas y es, sin duda, un síntoma de una enfermedad social.

Graham también vio su jerarquía como una forma de eliminar argumentos deshonestos o fakes news (noticias falsas). También ayuda a luchar contra la demagogia y las personas elocuentes que usan palabras enérgicas para convencer de su verdad, aunque no sea cierta.

“Pero el mayor beneficio de estos niveles no es solo mejorar las conversaciones, sino hacer más felices a las personas que saben argumentar. Si el ascenso de la jerarquía de desacuerdos hace que la gente sea menos mezquina, eso hará que la mayoría de ellos sea más feliz. La mayoría de la gente realmente no disfruta de ser malo, lo hacen porque no pueden evitarlo”.

Fuente: http://www.paulgraham.com/disagree.html

Foto: Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu