¿La dieta carnívora es buena para la salud mental?

En Salud
Beneficios de no comer carne
Comparte en:

Desde hace un tiempo, son muchos los estudios y expertos que afirman que una dieta exclusivamente carnívora, sin incluir verduras o vegetales, puede ser buena para la salud, en especial para la salud mental, incluida la resolución de síntomas psiquiátricos crónicos graves. Aunque parezca algo extraño, ya que siempre nos han hablado de que lo conveniente es reducir el consumo de carne e incluir muchas frutas, verduras, cereales y semillas en la dieta, hay algunos datos que así lo afirman… Veamos qué dicen al respecto.

La llamada dieta “carnívora” es una dieta completamente libre de alimentos de origen vegetal que se ha convertido en una nueva tendencia de moda gracias en parte a varios adoptantes de alto perfil que informan que el cambio a una dieta completa y exclusiva de carnes mejoró significativamente su salud mental y física.

Una de estas embajadoras la dieta carnívora es Mikhaila Peterson, una mujer canadiense de 27 años que acredita que seguir una dieta exclusivamente de carne no solo ha conseguido poner en remisión su artritis reumatoide juvenil (una enfermedad autoinmune grave y destructiva), sino que también le ha ayudado a recuperarse de la severa depresión y ansiedad que sufría desde hacía años.

Mikhaila tuvo noticias por primera vez de la dieta carnívora después de escuchar al Dr. Shawn Baker hablar sobre los beneficios de su dieta a base de carne. El Dr. Baker es un cirujano ortopédico con sede en California y atleta de élite multideportivo que promueve activamente la dieta carnívora en las redes sociales y explora su teoría y práctica en su popular podcast Human Performance Outliers.

La experiencia de Mikhaila inspiró a su padre, el conocido psicólogo de la Universidad de Toronto, el profesor Jordan Peterson, a probar la dieta en un intento de aliviar su propia depresión. Desde entonces, ha informado sobre el alivio no solo de la depresión y la ansiedad, sino también de una serie de afecciones corporales, como la psoriasis y el reflujo gástrico.

La Conferencia Boulder Carnivore fue una creación de Amber O’Hearn, una científica y escritora de ciencias de la nutrición y oradora pública que se ha adherido a una dieta de carnívoros desde 2009. Produce artículos minuciosos y meticulosamente investigados sobre este tipo de nutrición. En ellas explica cómo su forma inusual de comer parecía resolver sus síntomas de depresión bipolar, incluida la ideación suicida, que los medicamentos psiquiátricos no habían logrado.

Dietas carnívoras y trastornos psiquiátricos

Es cierto que hay muchas estrategias dietéticas diferentes que pueden ayudar a las personas a mejorar su salud mental: eliminar los alimentos procesados, complementar cuidadosamente las dietas basadas en plantas, las dietas cetogénicas, etc. Es importante enfatizar que la mayoría de las personas probablemente no necesitan ir al extremo de eliminar todas las plantas de su dieta para experimentar alivio y, por supuesto, ninguna dieta, incluida una dieta carnívora, funcionará para todos.

Sin embargo, también es cierto que hay muchas personas que reportan importantes beneficios para la salud mental en dietas bajas en plantas y sin plantas. Existen numerosos relatos personales de primera mano, convincentes y públicos, sobre enfermedades psiquiátricas que se resuelven con dietas integrales. Pero, por el momento, no existen ensayos clínicos ni estudios que confirmen estas bondades de la dieta carnívora. Tan solo testimonios, como uno de un psiquiatra que en 2008 que afirma que revertió los síntomas de fibromialgia, fatiga crónica, migrañas y síndrome de colon irritable mediante la eliminación gradual de la mayoría de los alimentos vegetales de su dieta. “Como psiquiatra -explica-, me fascinó observar que mi estado de ánimo, energía, sueño y concentración también mejoraron significativamente. Fue esa experiencia extraordinaria la que me llevó a cuestionar las creencias convencionales sobre alimentos y salud, dio origen a mi pasión por el estudio de la ciencia de la nutrición y finalmente me llevó a mi primera presentación pública en 2012 “Little Shop of Horrors: los riesgos y beneficios de comer las plantas”.

Tan sorprendentes y poderosas como son estas historias, son solo anécdotas… no constituyen evidencia científica formal. Tal vez todas estas supuestas mejoras podrían atribuirse a la exageración, la ilusión o la coincidencia. Depende de cada uno descartarlos, sentirse genuinamente curioso o inspirado por ellos. A su favor existen algunos argumentos científicos que respaldan esta forma de comer, pero los ensayos clínicos aún no existen.

Si hay que creer historias notables de enfermedades mentales crónicas que se ponen en remisión a través de dietas de todo tipo de carne, tenemos que preguntarnos por qué. ¿Por qué una dieta completamente desprovista de alimentos vegetales que nos dicen que son tan saludables para nosotros es, al menos en algunos casos, aparentemente más saludable para el cerebro que una que contenga plantas?

Para empezar, las plantas contienen muchos pesticidas y un enorme arsenal químico para eliminar a sus enemigos: lectinas, saponinas, oxalatos, fitatos, alcaloides… que pueden sentarnos mal al digerirlas.

Por otra parte, una dieta carnívora presenta una serie de beneficios sobre las dietas omnívoras o vegetarianas:

  1. Al basarse en alimentos muy saciantes, se tiende a comer menos, lo que ayuda a perder grasa.
  2. Al eliminar por completo los carbohidratos, aumentan los cuerpos cetónicos, lo que produce saciedad, menos inflamación del organismo, claridad mental…
  3. La carne se absorbe por completo en el intestino delgado, lo que permite que la digestión sea mejor, algo bueno sobre todo para las personas que sufren trastornos intestinales.
  4. Se disminuyen los alimentos que contienen bacterias invasoras.
  5. Se eliminan alimentos que pueden causar alergias e intolerancias, como gluten, huevos, frutos secos, etc.

Por lo tanto, parece que una dieta carnívora podría ser buena en algunos casos, al menos según lo que afirman algunos de sus seguidores, como para tratar enfermedades autoinmunes como artritis reumatoide o psoriasis, trastornos intestinales como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, problemas mentales como depresión, esquizofrenia o trastorno bipolar. Sin embargo, si te sientes inspirado a probar una dieta carnívora para tratar alguna de estas enfermedades, ten en cuenta que las dietas carnívoras causan cambios profundos en la química del cerebro y del cuerpo con bastante rapidez. Estos cambios casi siempre son positivos y saludables, pero pueden tener un gran impacto en los niveles de medicamentos, las dosis y los efectos secundarios que requieren una supervisión médica cercana, especialmente en el primer mes o dos, mientras que tu metabolismo se adapta a su nueva forma saludable de comer. Es muy importante consultar con su médico prescriptor antes de embarcarse en cualquier dieta baja en carbohidratos.

Fuente:

Georgia Ede, Psichology Today

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu