• Buscar
×

¿Qué hacer para poder levantarse temprano?

¿Qué hacer para poder levantarse temprano?

¿Eres incapaz de levantarte temprano? ¿Tu horario laboral te obliga a levantarte muy pronto y cada día sufres más para llegar a tiempo al trabajo? Si quieres levantarte temprano con una sonrisa y llena de energía, echa un vistazo a estos consejos.

Índice

La importancia de levantarse temprano

Levantarse pronto no es fácil para muchos, sobre todo si por sus cronotipos (la predisposición natural que cada persona tiene de experimentar picos de energía o momentos de descanso según la hora del día) son búho o vespertinas, es decir, personas cuyos picos de energía coinciden con la última hora del día y sus momentos de descanso con la mañana. Este cronotipo está relacionado con los ritmos circadianos que se repiten cada 24 horas en todas las personas y que están marcados en parte con el gen "clock", que segrega melatonina a un ritmo diferente en cada individuo.

A diferencia de las alondras o personas matutinas, que funcionan al revés, para estas personas despertarse por la mañana es muy complicado ya que van contra su ritmo biológico. Pero incluso siendo alondra despertarse pronto puede costar si estamos hablando de hacerlo muy, muy temprano o de esos días fríos de invierno en los que solo apetece quedarse en la cama calentito.

Sin embargo, levantarse temprano es necesario muchas veces por nuestros horarios laborales y, de cualquier modo, más productivo ya que por el día se pueden hacer muchas cosas y levantarse temprano nos permite aprovechar el día, mientras que levantarse a mediodía apenas nos deja tiempo para muchas tareas.

Además, es mejor para nuestra salud y nos ayuda a evitar la somnolencia, la obesidad, el estrés o la depresión. Y unos niveles insuficientes de sueño pueden interrumpir muchos procesos corporales, aumentando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes.

Estrategias para que no te cueste levantarte temprano

Si estás intentando levantarte más pronto y te cuesta, prueba estos consejos, válidos también para que las personas vespertinas o búho se acostumbren a dormir antes:

1- Modifica tus hábitos de sueño. Sin duda lo más importante, y lo más efectivo, para despertarse pronto es acostarse antes. Nuestro cuerpo necesita unas horas de sueño determinas –entre 7 y 8- para recuperarse y recargar pilas. Si dormimos menos, nos sentiremos cansados y nos costará mucho levantarnos. Incluso la memoria y la concentración mejoran si dormimos lo suficiente. Por eso, si tienes que levantarte a las 6 de la mañana, no dudes en acostarte a las 11 para poder dormir al menos 7 horas y levantarte menos cansada y con más ganas. Cuantas menos horas duermas, más te costará levantarte.

2- Levántate con música. Programa tu despertador con tu canción favorita, esa que te proporciona un chute de energía nada más oírla o una canción de rock bien potente que no te deje indiferente. Puedes ir cambiando si tu cerebro se acostumbra a una y ya no funciona.

3- Deja el despertador lejos de la cama. Así, si quieres que deje de sonar no tendrás otro remedio que levantarte de la cama y, una vez fuera de tus sábanas calentitas, ya es más fácil empezar el día. Y evitarás estar apagando el despertador cada 5 minutos, retrasando el tiempo de levantarse.

4- Usa una app. Existen muchas aplicaciones que puedes descargar en tu teléfono móvil que te ayudan a levantarte más temprano, como “Puzzle Alarm Clock”, una alarma que solo se paga tras resolver una serie de acertijos, lo que ayuda a tu mente a despejarse.

5- Toma cafeína, pero no pasadas las 6 de la tarde. La cafeína funciona a nivel químico para bloquear la adenosina, un neurotransmisor que desencadena la relajación. Por lo tanto, nos ayuda a despertar por la mañana y evitar el sueño, pero también nos mantiene en alerta por la noche, impidiendo el sueño. Así que es buena idea tomarse un café al despertar, pero debes evitar las bebidas con cafeína pasadas las 6 de la tarde (refrescos de cola, té, café, etc.).

6- Cena ligero. Una cena ligera y unas dos horas antes de acostarse nos ayuda a conciliar el sueño y evitar el insomnio, así que procura evitar las comidas copiosas para dormir bien.

7- Cuida la higiene del sueño. Evita aparatos electrónicos como la tablet, el ordenador, el móvil o la tele antes de dormir y en la habitación; mantén una temperatura adecuada en la habitación; el colchón debe ser firme y cómodo; cómprate una buena almohada; mantén los mismos horarios todos los días; crea una rutina de sueño para antes de acostarte (baño, cena, libro…). Todo lo necesario para que el sueño sea tranquilo y reparador, ayudándote a levantarte sin problemas.

8- No duermas siestas pasadas las 16 horas. Si quieres acostarte a las 11 de la noche, no puedes dormirte una siesta a las 18 de la tarde, ya que es imposible que 5 horas más tarde te vuelvas a dormir. Reorganiza tus hábitos de sueño para poder acostarte antes y así levantarte más temprano sin que te cueste tanto.

9- Sincronízate con el sol. Para que la melatonina se acostumbre a respetar los horarios del sol, debes exponer tu cuerpo más horas a la luz del sol. Por eso, debes salir a la calle por el día y tomar el sol, mientras que por la noche debes meterte en casa y evitar las luces fuertes.

10- Ten pensamientos positivos. Antes de dormirte, ten pensamientos positivos sobre el día siguiente, lo feliz y fresco que te vas a despertar, todas las cosas que vas a hacer… Así te despertarás con esa positividad en tu mente. Levántate con determinación y ganas.

11- Evita actividades estresantes antes de dormir. Programas de televisión muy movidos o estresantes, música intensa, ejercicio, salir a bailar… es mejor realizar actividades tranquilas que le indiquen a tu cerebro que es hora de relajarse y dormir.

12- Crea un ritual mañanero. Crea también un ritual para realizar al despertarte que le indique a tu cuerpo que es hora de ponerse en marcha y que te ayude a ir cumpliendo las tareas: levantar las persianas, lavarse, desayunar, leer las noticias…

13- Haz cosas significativas. Salir a correr, hacer yoga, practicar relajación, sacar al perro a pasear, ordenar el correo electrónico… comienza con ganas y haciendo algunas de las actividades que tienes programadas para que sientas que ya estás aprovechando el día. Empieza tu día con una mentalidad proactiva y teniendo claras tus prioridades y lo que tienes que hacer. Haz una lista si hace falta.

14- Ve gradualmente. Si te cuesta mucho levantarte una hora antes, empieza por ir adelantando la hora de despertarse 5 minutos. Ve gradualmente para que tu cuerpo se vaya acostumbrando y te sientas orgullosa al ir cumpliendo tus objetivos.

15- Levántate sin pensarlo. En cuanto suene la alarma, levántate de la cama sin dar opción a la pereza o el sueño, con energía y ganas. Una vez fuera, es más complicado echarse atrás.

16- Recompénsate por haberlo conseguido. Prepárate un buen desayuno, un café caliente mientras lees un rato, un té que te guste, medita… algo que te encante para darte un capricho por haberlo logrado.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar