¿Es normal tener muchos escalofríos?

En Salud
Sentir escalofríos
Comparte en:

Sabemos que cuando notamos los primeros síntomas previos a una fiebre alta o resfriado es lógico tener algún que otro escalofrío e intentaremos, por tanto, mantener el cuerpo caliente. Sin embargo, algunas mujeres sienten muchos escalofríos a lo largo del día sin motivo aparente.

Los escalofríos o temblores se pueden presentar, como decíamos, al comienzo de una infección, ya que se asocian frecuentemente con la fiebre. Los escalofríos son causados por contracciones y relajaciones musculares rápidas y se producen cuando nuestro cuerpo genera calor, aunque realmente siente frío. Pero ¿por qué aparecen solos sin fiebre?

Lo cierto es que no es muy común oír hablar de los escalofríos sin fiebre, pero sí se producen casos en los que los sufrimos aun teniendo una temperatura normal de nuestro cuerpo. Por eso es importante saber que existen unas causas previas a los escalofríos sin fiebre y a las que hay que prestar especial atención.

-La exposición a las condiciones climáticas frías. Está claro que otra de las causas más comunes son las bajas temperaturas. Cuando estamos expuestos a condiciones muy frías nuestro cuerpo es consciente de ello, no es capaz de tolerar la baja temperatura y por esta razón, tiembla.

-La intoxicación por los alimentos. Otra de las causas se debe al consumo de una comida antihigiénica o almacenada incorrectamente que alberga algunos agentes patógenos dañinos. Cuando los escalofríos están relacionados con la intoxicación alimentaria podemos incluso llegar a tartamudear.

-Los medicamentos con preinscripción médica. Cuando tomamos algún medicamento para tratar una enfermedad determinada, nos damos cuenta de que sentimos escalofríos. Esto es debido a los efectos secundarios de dichos medicamentos que nos han recetado, sobre todo cuando la dosificación de la medicina no es la correcta.

-Las picaduras de insectos. Por norma general, las picaduras de las arañas no suelen ser motivo de preocupación. Sin embargo, sí que es cierto que algunas, como la viuda negra, pueden producir algunos problemas serios cuando nos muerden, pues el veneno que sueltan desencadena una reacción alérgica afectando a todo el cuerpo y provocando que la persona caiga enferma, sienta náuseas y tenga vómitos y escalofríos sin fiebre. Lo más recomendable es acudir al médico cuanto antes para evitar que se genere un problema de salud mayor.

-La deficiencia nutricional. La alimentación es fundamental para todos y llevar una dieta adecuada también lo es ya que, si no ingerimos algunos nutrientes indispensables en ella y no seguimos una dieta correcta, se desencadenarán los escalofríos. Un ejemplo de esto serían las personas que presentan algo de deficiencia de la vitamina B, especialmente la vitamina B12. Tanto el pescado como el huevo la aportan a nuestro organismo, pero si nuestro consumo es muy escaso o nulo estaremos algo obligados a sufrirlos. Si lo podemos prevenir, ¿por qué no lo hacemos?

-La deficiencia de hierro. Esta deficiencia puede llevar a contraer anemia ferropénica, una de las anemias más comunes. Este tipo de anemia es una enfermedad ligada a la concentración de la hemoglobina en sangre y cuando desciende ese nivel de hemoglobina suelen darse episodios de escalofríos comúnmente diurnos.

-Las infecciones virales o bacterianas. Son la manifestación clínica de una infección provocada por un microorganismo, ya sea una bacteria o un virus. Estas enfermedades se clasifican por el tipo de microorganismo, la vía de transmisión y los síntomas. Un ejemplo de infección viral o bacteriana es la bronquitis aguda que desaparece a las pocas semanas. Esta infección causa la inflamación de los bronquios y continúa con fuertes episodios de dolor en el pecho, tos y problemas respiratorios. Además, uno de los síntomas que más se asocia a dicha infección son los escalofríos.

-Los problemas de la tiroides. La glándula tiroides produce las hormonas que aseguran un nivel metabólico normal para el bienestar general del cuerpo. Por tanto, los problemas de la tiroides pueden afectar a la producción normal de las hormonas y causar síntomas como los escalofríos o el cansancio extremo.

Si los escalofríos sin fiebre, por tanto, son persistentes en el tiempo no debemos ignorarlos. Es fundamental acudir a nuestro médico y detallarle todos los demás síntomas (si los tuviéramos), además de la frecuencia con que sentimos escalofríos. Esto servirá para que nuestro médico sepa identificar el problema rápidamente.

Y lo más importante, sin duda, habrá que hidratarse correctamente, abrigarse en épocas de frío, consumir frutas y verduras diariamente, intentar mantener una dieta saludable y equilibrada y controlar nuestros nervios y miedos.

Foto: Creado por Freepik

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu