¿Es normal tener la regla cada 15 días?

En Salud
Calendario de la regla
Comparte en:

Está claro que cada mujer es un mundo y que dependiendo de muchísimos factores la duración y la frecuencia de la menstruación irá variando. Normalmente el periodo de una mujer dura entre cuatro y siete días, y el ciclo menstrual es de 28. Por eso, si tienes la regla cada quince días lo mejor es que visites a tu ginecólogo.

Es posible que tu periodo nunca haya sido demasiado regular, y los ciclos hayan variado un poco. Sin embargo, que la regla te venga cada quince días no es lo más natural del mundo. Normalmente el ciclo menstrual normal de cualquier mujer dura, como decíamos, alrededor de veintiocho días, y este es un ciclo que está dividido en tres fases de acuerdo con las alteraciones hormonales que ocurren en el cuerpo de la mujer durante un mes.

La menstruación representa los años fértiles de la vida de la mujer que se inician en la adolescencia y dura hasta la menopausia. El ciclo menstrual, por su parte, es una serie de cambios regulares que de forma natural ocurren en el sistema reproductor femenino los cuales hacen posible el embarazo o la menstruación. En definitiva, el ciclo menstrual es el periodo que pasa entre el primer día de una regla y el primero de la siguiente. También puede ir desde los veintiún días hasta los treinta y cinco, pero no es normal que baje cada dos semanas.

Por norma general, el aparato reproductor femenino trabaja todos los meses para producir y eliminar un óvulo, es decir, se prepara para concebir. Si la mujer no tiene contacto con un espermatozoide, no habrá fecundación y aproximadamente catorce días después de la liberación de este aparecerá la menstruación. A partir de ahí cada mes se inicia un nuevo ciclo para que el útero se prepare nuevamente para una nueva ovulación, motivo por el cual la menstruación aparece cada mes.

Un sangrado vaginal normal es el que ocurre como parte del ciclo menstrual de la mujer, y en el que todos los meses se está preparando para un posible embarazo, pero si el sangrado se produce cada quince días es posible que las irregularidades tengan más importancia de lo que creemos. Por eso, es fundamental tener en cuenta antes a lo que esto podría ser debido y qué hacer al respecto. ¿Habéis oído hablar de la polimenorrea? La polimenorrea es una enfermedad de la regularidad menstrual caracterizada por un sangrado irregular. Es decir, que, normalmente, cuando una mujer tiene periodos bastante frecuentes causados por un ciclo menstrual excesivamente breve, sufre de una enfermedad, la polimenorrea, aunque para considerar que existe como tal el ciclo siempre debe durar menos de veintiún días, ya que si entra dentro podría considerarse un ciclo menstrual normal.

La mujer que sufre esta enfermedad tiene periodos breves con una duración menor a los veintiún días y tiene, por tanto, un ciclo excesivamente breve. La polimenorrea es una hemorragia uterina disfuncional que lleva consigo múltiples problemas, ya que los periodos menstruales son más breves de lo normal, son muy irregulares y el ciclo menstrual por lo tanto también es muy corto al durar menos de esos días. Y no, ni es normal ni es saludable tener ciclos tan cortos por lo que resulta imprescindible que una mujer conozca las causas de por qué la regla le viene cada quince días.

El estrés emocional, por ejemplo, podría ser uno de los factores más importantes. De hecho, cuando una mujer se siente excesivamente inquieta ya sea por un motivo u otro, esta ansiedad puede acabar afectando a su regla. El equilibrio hormonal se trastorna debido a la tensión que puede sentir esa mujer, y este desequilibrio resulta en periodos cortos. La endometriosis, por ejemplo, es otro de los factores que podría desencadenar ciclos menstruales muy breves. La endometriosis es una enfermedad en la que el tipo de tejido que crece normalmente dentro del útero crece fuera del útero. Resulta imprescindible que la mujer acuda a su médico porque esta enfermedad provoca hemorragias disfuncionales, así como también una regla bastante dolorosa. Además, este crecimiento fuera del útero puede ser responsable también de un periodo intermenstrual. El problema se debe a que las células endometriales están situadas en el interior del útero, pero, al adherirse a los tejidos que están en la parte externa del útero, provocan un flujo menstrual doloroso y excesivo.

Otro de los problemas físicos y emocionales de un ciclo menstrual corto también puede deberse a una mala alimentación e incluso a algunos trastornos psicológicos. Como cualquier otro sistema corporal, el sistema reproductivo se basa en diferentes nutrientes para funcionar correctamente, pero si el sistema reproductivo no obtiene los nutrientes, este puede interferir con la función normal. Una mala alimentación es, por tanto, otra de las causas de que el ciclo venga tan seguido, o justamente todo lo contrario (cada seis meses o más). Lo que conocemos como amenorrea secundaria, la ausencia de menstruación en una mujer que hasta ese momento tenía el periodo de forma regular.

Y a pesar de que la causa más frecuente es la ansiedad o el estrés, existen algunos nutrientes importantes que deberíamos ingerir. Los datos que las estadísticas muestran es que una de cada tres mujeres tenemos desórdenes menstruales relacionados con nuestro desequilibrio hormonal, y se ha comprobado que algunos de ellos mejoran e incluso desaparecen cuando cambiamos nuestra alimentación. Es importante, por tanto, cumplir ciertas pautas con el fin de mejorar nuestra salud reproductiva en general y la experiencia del ciclo menstrual en nuestro cuerpo. Algunas de ellas consisten básicamente en llevar una alimentación natural, respetar las horas de descanso, estar hidratadas, realizar ejercicio físico diario y, por último, alejar todo aquello que nos estresa.

Existen muchos casos de irregularidades en el ciclo menstrual en mujeres que están aparentemente sanas. Muchas de estas causas se deben a déficits de nutrientes, a no cumplir las pautas que deben seguirse, a no escuchar al propio cuerpo, etc. Algunos de los nutrientes más importantes son:

Vitamina B6. Ayuda a nuestro cuerpo a fabricar serotonina (la hormona de la felicidad). Esta es clave para reducir muchos de los síntomas del síndrome premenstrual (PMS). Importante sobre todo en la segunda mitad de ciclo.

Magnesio. Conocido como “el tranquilizante de la naturaleza”. Al igual que con la vitamina B6, también se han encontrado niveles más bajos de magnesio en mujeres con síndrome premenstrual. Su deficiencia puede ser la causante de migrañas menstruales, aunque este es mucho más eficaz cuando se combina con vitamina B6.

Hierro. Este mineral también es importante para la ovulación y mantener un ciclo menstrual regular. Además, si no tomamos suficientes alimentos ricos en hierro, podemos padecer anemia.

Omega 3. Tiene efecto antinflamatorio. Por ello puede ser un alivio en casos de inflamación o alta sensibilidad en el pecho.

No obstante, recuerda finalmente que, además de adaptar estas pautas, que debe siempre ser un proceso positivo y paulatino, lo ideal siempre es que acudas al médico y le expliques tu situación. El será quien mejor pueda ayudarte a descubrir lo que te pasa.

También te interesará...

Beneficios de sudar

¿Qué hacer para poder adelgazar rápido?

Comparte en: Ya sea por la operación biquini, por el remordimiento por atracón post-navidad o simplemente porque tenemos algunos

Read More...
Cómo tratar la ansiedad

Síntomas de ansiedad

Comparte en: La ansiedad y sus síntomas se manifiestan gradualmente. Por lo tanto, se puede padecer a diferentes niveles,

Read More...
Vivir en el campo

¿A qué edad aparecen las canas?

Comparte en: Un día te levantas, te miras al espejo y descubres ese pequeño destello plateado que indica que,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu