¿Es normal que el flujo huela?

En Salud
Alimentos para mejorar la memoria
Comparte en:

El olor vaginal es cualquier aroma que se origina a partir de la vagina, y sí, es normal que tenga un ligero olor, pero cuando este llega a ser desagradable o anormal lo más común es que esté asociado con otros signos y otros síntomas vaginales como el ardor, la irritación o el flujo.

Prácticamente las mujeres tenemos solamente una semana “buena” en el mes. Con buena nos referimos sencillamente a que solamente durante unos días nuestro cuerpo y organismo puede sentirse prácticamente libre, pues una semana tenemos el periodo, la anterior estamos en la fase premenstrual y la posterior al periodo es la fase de la ovulación. Además, en todas aparecen determinados síntomas que las caracterizan.

Dependiendo de la semana en la que nos encontremos nuestro flujo irá variando, pues cambiará su color, cantidad y olor. De hecho, el olor vaginal puede variar a lo largo de nuestro ciclo menstrual tantas veces quiera. Por eso, es importante conocer bien el flujo.

-Flujo acuoso: es similar a la orina, aunque es de color claro y su consistencia es muy líquida.

Flujo cremoso: flujo que mancha tu ropa interior. Suele ser blancuzco y en algunas ocasiones puede presentar algunos grumos.

Flujo grisáceo: apariencia grumosa y olor desagradable. Es importante acudir al ginecólogo porque podría tratarse de una vaginosis bacteriana.

Flujo amarillento/verdoso: olor parecido al de la humedad. Podría tratarse de una tricomoniasis en los casos más extremos. Acude al ginecólogo para salir de dudas.

Flujo marrón oscuro: este tipo de flujo es consecuencia normalmente de la regla, sobre todo si estás en el principio o en el final de tu ciclo, pero si no lo estás podría ser a causa de un embarazo.

Por norma general, muchas mujeres cuando notamos algo de mal olor en la vagina caemos en la trampa de utilizar duchas o desodorantes vaginales para eliminarlo, pero estas no son en absoluto recomendables, ya que pueden aumentar la irritación y otros síntomas vaginales. La infección vaginal más común que causa olor y flujo vaginal de color blanco es la vaginosis bacteriana, la infección más frecuente en mujeres más jóvenes.

Pero ¿cómo se produce? La vaginosis bacteriana (que en realidad es una patología endógena) aparece cuando el número de lactobacilos (bacterias dominantes en la flora vaginal) se reduce. Los lactobacilos son un importante mecanismo de defensa que mantiene el pH ácido en el medio e impide el sobrecrecimiento del resto de las bacterias.

Enfermedades de transmisión sexual que pueden causar flujo con mal olor

“¿Por qué mi flujo huele mal”? Esta pregunta podría tener en ocasiones una sola respuesta. Debido a una enfermedad de transmisión sexual. Es común que el flujo desprenda un mal olor cuando tenemos alguna enfermedad de transmisión sexual, aunque lo habitual es que también existan cambios en su consistencia y color. No obstante, no todas las enfermedades de transmisión sexual hacen que se desprenda un flujo mal oliente de la vagina, pues solamente algunas ETS como la tricomoniasis, la clamidia y la gonorrea podrían estar detrás de secreciones vaginales con mal olor.

La tricomoniasis es la infección provocada por un parásito que origina un flujo espumoso gris, amarillo o verde y con mal olor, además de enrojecimiento, picor, labios vaginales inflamados y dolor al orinar o al tener relaciones. La clamidia, por su parte, es la enfermedad causada por una bacteria que origina flujo vaginal anormal, olor fuerte, necesidad de orinar con frecuencia, dolor durante la micción y sangrado intermenstrual. Finalmente, la gonorrea, una infección provocada también por una bacteria que da lugar a un flujo vaginal abundante, olor fuerte, dolor y ardor al orinar, micción más abundante y sangrados vaginales entre periodos.

Tratamiento para el flujo con mal olor

Como ya hemos mencionado, el flujo con mal olor suele ser consecuencia de alguna infección o enfermedad y es por este motivo por lo que acudiremos al ginecólogo en cuanto tengamos la más mínima sospecha para que sea él quien nos pueda indicar el tratamiento más adecuado. No obstante, es importante tener en cuenta que existen una serie de recomendaciones para evitar en la medida de lo posible que este desprenda mal olor y, por supuesto, mantenerlo siempre saludable.

Higiene íntima diaria. Lava tu zona íntima con agua cada día, aunque te duches. Evita utilizar jabones íntimos con perfumes, alcohol o fragancias, pues no son demasiado beneficiosos y pueden acabar destruyendo tu flora vaginal.

-Es importante que siempre seques tu vagina, sobre todo después de hacer deporte. En ese caso, lo más recomendable es que te duches y te cambies lo antes posible.

Procura ir al baño después de cada relación sexual para evitar cualquier infección de tipo bacteriana.

No utilices ropa demasiado ajustada, e intenta que tu ropa interior íntima sea de algodón.

Utiliza preservativo en tus relaciones sexuales y acude con regularidad al ginecólogo.

-Intenta llevar una dieta sana y equilibrada, pero que no contenga demasiadas levaduras o azúcares ya que esto podría alterar tu pH vaginal y desarrollar algún riesgo de infección.

¿Huele mal el flujo después de tener relaciones?

Durante las relaciones sexuales se produce un intercambio de fluidos masculinos y femeninos que posteriormente puede provocar que la vagina desprenda un olor más fuerte de lo habitual, un olor que no debe confundirse nunca con un mal olor del flujo, ya que a pesar de ser normal que tras cualquier acto sexual el flujo que se expulsa de la vagina sea más abundante de lo habitual, eso no significa que deba presentar un olor desagradable.

De hecho, lo único que un flujo que desprende mal olor puede indicar es que existe algún tipo de problema de salud en la zona íntima femenina, es decir, el padecimiento de una infección.

Síntomas comunes que indican que hay una infección

La presencia de una infección vaginal podría conllevar significativos cambios en el aspecto normal del flujo vaginal haciendo, por tanto, que este presente como decíamos, posibles variaciones en su cantidad, consistencia, textura, color y olor. Por norma general, cuando existe infección, el flujo con mal olor suele estar acompañado de otros síntomas tales como:

-Flujo más abundante y secreciones continuas

-Flujo con un color anormal (amarillo, gris o incluso verde)

-Flujo con grumos blancos

-Picazón o quemazón vaginal

-Enrojecimiento vaginal

-Escozor o ardor al orinar

-Molestias al mantener relaciones sexuales

Infección por hongos. La candidiasis

La infección vaginal por hongos también provoca mal olor del flujo. La más común es la candidiasis, una infección fúngica que causa síntomas como comezón y flujo blanquecino que se origina debido al aumento del hongo Candida albicans, y que normalmente está presente en la flora de la región íntima de la mujer. Dicha infección es mucho más frecuente en embarazadas y mujeres con el sistema inmune débil por el uso de antibióticos o corticoides, diabetes o malos hábitos de higiene, algo que facilita el crecimiento de los hongos.

A diferencia de otras infecciones, esta tiene cura y su tratamiento debe ser con comprimidos ingeridos por vía oral, en óvulos que se introducen en la vagina o las pomadas antifúngicas que prescriba el ginecólogo. Y a pesar de no tratarse de una enfermedad de transmisión sexual, sí es recomendable que la pareja se coloque siempre un preservativo para evitar el contagio.

Finalmente, recuerda que para descartar cualquier sospecha sobre el contagio de alguna enfermedad de transmisión sexual o infección, lo más recomendable es acudir al ginecólogo para que te proporcione el tratamiento adecuado y te indique exactamente las pautas que debes seguir dependiendo del tipo de enfermedad que sea.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu