¿Es normal que al dejar de tomar anticonceptivos se sangre?

En Salud
Riegos métodos anticonceptivos
Comparte en:

Es habitual que muchas mujeres se pregunten si sangrar tras haber dejado de tomar un anticonceptivo hormonal como la píldora es normal o no. En este artículo podrás resolver algunas dudas como estas e identificar también cuál es el mejor anticonceptivo, el más recomendable para tu edad y sus consecuencias si los dejamos de utilizar.

Los anticonceptivos son un conjunto de métodos para evitar el embarazo. Estos pueden ser naturales o artificiales, hormonales, orales o inyectados, para mujeres y hombres, e incluso de emergencia. La anticoncepción de emergencia, o contracepción poscoital, se refiere básicamente a los métodos anticonceptivos que si se toman después de las relaciones sexuales sin protección pueden prevenir el embarazo.

Existen muchos tipos distintos de anticonceptivos, aunque en la gran mayoría de las ocasiones si se produce un sangrado es tras dejar de tomar la píldora debido a una supresión hormonal. De hecho, dejar de tomar la píldora anticonceptiva puede provocar diferentes trastornos y síntomas debido sencillamente a un desajuste hormonal. Es cierto que no siempre tiene por qué haber un sangrado ya que de hecho son varios los síntomas que pueden aparecer cuando se deja de tomar la píldora anticonceptiva, a veces a la vez o a veces espaciados en el tiempo. Estos, además, son sistemáticos y no afectan a todas las mujeres. El acné, por ejemplo, es una de las manifestaciones más frecuentes, pero también pueden aparecer pequeñas hemorragias entre las reglas, o un sangrado leve.

Estas hemorragias que aparecen tras la retirada de la píldora, o cuando la olvidamos durante uno o dos días, jamás deben confundirse con las menstruaciones, pues no se equiparan de ninguna manera con los ciclos de nuestras propias hormonas. De hecho, lo que sucede realmente es que con las pastillas no ovulas. Esto no significa que se regule el ciclo, sino que sencillamente no tenemos ciclo en esos momentos. Por eso, en algunas ocasiones cuando terminas de tomar los anticonceptivos es posible que aparezca un leve sangrado porque le estamos quitando hormonas a nuestro cuerpo, pero debes tener claro que no es una menstruación. Sea lo que sea, deberás acudir a tu médico especialista para que te revise adecuadamente.

Tampoco es lo mismo que el sangrado intermenstrual (goteo o sangrado entre periodos), cuya probabilidad es mayor en los regímenes de ciclo extendido y continuo. En este caso, no está demasiado claro tampoco el por qué se produce dicho sangrado, si porque sencillamente a nuestro cuerpo le lleva un tiempo adaptarse a las hormonas de la pastilla anticonceptiva o porque simplemente el útero tiene un recubrimiento más delgado. Una causa común del sangrado “de escape” en las mujeres podría ser debido al mal uso de los anticonceptivos, especialmente cuando la mujer se olvida de tomar la píldora, como decíamos, o cuando la deja de forma totalmente voluntaria, algo que no debería hacerse así.

Cualquier cambio en la utilización del método anticonceptivo habitual debería ser previamente consultado con el ginecólogo para que te indique él mismo todas las contraindicaciones que esto puede acarrear y si es o no el momento más adecuado para abandonar dicho método. Además, es posible también que el sangrado se produzca debido a variaciones repentinas en los niveles de hormonas, algo que podría estar relacionado con una falla en el efecto protector de la píldora anticonceptiva. Lo recomendable también sería acudir al ginecólogo para aconsejarle otro método o no, y saber lo que pasó antes de tomar una decisión como abandonar definitivamente el método que se estaba utilizando hasta ahora.

Además, y aun teniendo en cuenta las consecuencias tras abandonar un método anticonceptivo u otro, siempre es bueno tener conocimiento de que, dependiendo de la edad que tengamos, existen algunos métodos anticonceptivos más recomendables que otros. No es lo mismo ser adolescente que una persona adulta.

Adolescencia

En nuestro país, la edad de inicio de las relaciones sexuales está de media en los 16,5 años para los chicos y en los 17,2 años para las chicas, y aunque el dato pueda sorprendernos mucho más lo hace el conocer que 4 de cada 10 adolescentes reconoce haber tenido relaciones sexuales sin protección alguna vez. Los métodos anticonceptivos más utilizados en esta etapa son:

preservativo: único método que, además de prevenir el embarazo, protege frente a las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Esto es especialmente importante en una etapa vital en la que los cambios de pareja sexual suelen ser más frecuentes.

pastillas anticonceptivas: elevada eficacia en la prevención del embarazo (próxima incluso al 100%), por lo que la hace muy adecuada para las adolescentes. Además, los anticonceptivos orales pueden ayudar en otros aspectos relacionados también con la salud como la reducción del acné o la regulación de los ciclos menstruales.

anillo anticonceptivo: usado de forma adecuada es tan eficaz como la píldora y su uso mucho más cómodo ya que solamente es necesario recordar tomarlo una vez al mes. No interfiere con las relaciones sexuales, es discreto y no produce molestias.

Juventud

Entre los veinte y los veinticuatro años, un 44,4% de las mujeres españolas utiliza preservativo frente al 28,5% que utilizan la píldora. Entre los 25 y los 29 años, el uso del condón se reduce al 36,5% mientras que el de las pastillas anticonceptivas aumenta un 35,2%. Entre los 20 y los 30 se ha comprobado también que muchas mujeres optan por otros métodos anticonceptivos como son:

DIU (o Dispositivo Intrauterino). Método de larga duración por lo que resulta muy adecuado para todas aquellas mujeres que no quieren tener hijos demasiado pronto. Supone la comodidad de no tener que recordar tomar la píldora o ponerse el anillo anticonceptivo, pero debemos tener en cuenta que el DIU es un dispositivo que requiere la colocación por parte de un ginecólogo. En algunas ocasiones, los expertos consideran que es más recomendable para las mujeres que ya hayan tenido al menos un hijo, pero cada vez son más las chicas jóvenes que llevan un DIU recomendado por su ginecólogo. Tampoco protege frente a las ETS.

Diafragma. Dispositivo muy utilizado como método de barrera antes de la popularización del preservativo. Es de una eficacia aceptable y mejora la sensibilidad durante las relaciones, no protege frente a las enfermedades de transmisión sexual (o ETS), pero sí es una buena alternativa para las mujeres que no deseen un método anticonceptivo hormonal.

Parche anticonceptivo. Anticonceptivo hormonal en forma de parche transdérmico, equivalente a la píldora o el anillo vaginal. Este va liberando las hormonas poco a poco a través de la piel por lo que debe quedar fijado a esta sin moverse durante el tiempo de uso. Es fiable y cómodo, pero muchas lo descartan porque puede ser visible, sobre todo en verano.

Anticonceptivo inyectable. Se trata de una anticoncepción hormonal a través de una inyección. Esta debe aplicarse cada tres meses aproximadamente. Algunas mujeres, por ejemplo, lo prefieren porque el periodo de protección contra el embarazo es largo, pero otras los rechazan por requerir pinchazos irregulares que deben ser siempre administrados por un profesional de la salud.

Edad adulta

Una vez se cumplen los treinta y hasta los cuarenta años aproximadamente el uso de un anticonceptivo adecuado es prácticamente decisivo. Lo que sucede en esta etapa es que la mayoría de las mujeres comienzan a plantearse ya la maternidad y, por tanto, su preocupación en la anticoncepción no se trata solamente de prevenir los embarazos sino también de decidir cuándo los desean, el número de hijos que quieren tener y también el momento en el que ya no quieren más.

A esta edad serán los métodos de barrera y los anticonceptivos hormonales orales o tópicos los preferidos por las mujeres que quieren plantearse un embarazo en un periodo de tiempo medio o corto porque pueden quedarse embarazadas después. Sin embargo, en el caso de que alguna mujer no desee tener más hijos uno de los métodos anticonceptivos más recomendados es también el DIU. Para las parejas que están totalmente de acuerdo en que no van a querer tener más hijos, lo mejor será decidirse por los métodos anticonceptivos irreversibles. En el caso de las mujeres la ligadura de trompas y en el caso de los hombres la vasectomía.

Y ahora que ya sabes cuáles son los métodos anticonceptivos más recomendables según tu edad, y las consecuencias que acarrean algunos de ellos cuando dejan de utilizarse, podrás decidir con la ayuda también de tu ginecólogo cuál sería el mejor método, y también conocer toda la información al respecto para no alarmarte cuando percibas un leve sangrado tras haber abandonado algún método anticonceptivo después de mucho tiempo.

Fuentes:

“Efectos secundarios de los anticonceptivos” https://www.mdsaude.com/es/2015/10/efectos-secundarios.html

“Preguntas frecuentes de usuarios sobre métodos anticonceptivos” https://www.tuasaude.com/es/dejar-de-tomar-anticonceptivas/

“Síntomas al dejar las píldoras anticonceptivas” https://www.tuasaude.com/es/dejar-de-tomar-anticonceptivas/

 

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu