¿Es cierto que se paga menos a los “feos”?

En Trabajo
Relaciones abiertas
Comparte en:

¿Las personas más guapas ganan más mientras que las menos agraciadas ganan menos? Durante años los economistas han hablado de la “prima de belleza” en contraposición a la “penalización por fealdad”, dando por hecho que, en muchos trabajos, se pagaba más a aquellos que fueran más guapos. Pero un nuevo estudio desmiente esta idea.

Según Satoshi Kanazawa, de la London School of Economics and Political Science (Reino Unido) y Mary Still, de la Universidad de Massachusetts (Boston), los salarios de las personas están influenciados por algo más que el atractivo físico (o la falta de atractivo), y las diferencias individuales también cuentan. Su investigación descubrió que las personas más sanas e inteligentes, y aquellos con más conciencia, más extrovertidos y con menos rasgos de personalidad neurótica eran los que tenían más posibilidades de tener un salario más alto.

Por lo tanto, los resultados de su investigación contradicen las explicaciones de discriminación relacionadas con el aspecto físico e inciden en las diferencias individuales internas para explicar los salarios más o menos altos en un mismo puesto de trabajo. De hecho, sus datos recogen que los encuestados muy poco atractivos ganaban siempre más que los encuestados poco atractivos, y a veces más que los encuestados atractivos o con una belleza normal. Los análisis de regresión múltiple mostraron que había pruebas muy débiles que confirmaran la “prima de belleza”, y que estas diferencias desaparecían por completo una vez que se controlaron otros datos como la salud, la inteligencia o el modelo de los 5 grandes.  

Hasta ahora, los economistas habían documentado ampliamente la “prima de belleza” en los salarios. A través de diversas encuestas de población realizadas en Estados Unidos y Canadá, habían demostrado que las personas que son físicamente atractivas ganaban más que las personas ni guapas ni feas, y es más, que aquellos que eran muy poco agraciados ganaban menos. También se decía que los abogados y los graduados con un máster más atractivos ganaban más.

Para confirmar si estas creencias eran ciertas o no, Kanazawa y Still analizaron una muestra representativa a nivel nacional de un conjunto de datos que tenía medidas muy precisas y repetidas de atractivo físico: la Encuesta Nacional Longitudinal de Salud de los Adolescentes (Add Health). Esta encuesta mide el atractivo físico de todos los encuestados en una escala de 1 a 5 en cuatro puntos diferentes de la vida durante 13 años.

Su análisis mostró que las personas no necesariamente son discriminadas por su apariencia. La teoría de la “prima de belleza” se disipó cuando los investigadores tuvieron en cuenta factores como la salud, la inteligencia y los principales rasgos de personalidad junto con otros datos sobre el atractivo físico. Los encuestados más sanos e inteligentes, y aquellos con más conciencia, más extrovertidos, y menos rasgos de personalidad neurótica ganaron significativamente más que el resto.

“Los trabajadores físicamente más atractivos pueden ganar más, pero no necesariamente porque sean más bellos, sino porque son más saludables, más inteligentes y tienen mejores rasgos de personalidad que conducen a mayores ingresos, como ser más concienzudo, más extrovertido o menos neurótico” explica Kanazawa.

De hecho, este estudio no solo desmonta la idea de la “prima de belleza”, sino que también encontró pruebas que afirman que, en algunos casos, es incluso mejor ser feo. Así, aquellos encuestados que fueron calificados de “muy poco atractivos” ganaban más que aquellos que fueron calificados simplemente de “poco atractivos”, “normales” o “atractivos”. Vamos, que si no eres guapo, mejor ser muy feo. Al menos ganarás más.

Según Still, los métodos utilizados en estudios anteriores podrían explicar por qué los hallazgos de esta investigación contradicen totalmente la idea que se tenía hasta ahora sobre la belleza y los salarios más altos. Por un lado, pocas de estas investigaciones previas tuvieron en cuenta aspectos como la salud, la inteligencia (en oposición a la educación) y factores de personalidad. Por otro lado, en la mayoría de los estudios, las llamadas categorías “muy poco atractivo” y “poco atractivo” se agrupaban para formar una categoría “por debajo del promedio”.

“De este modo, no documentaban la “prima de fealdad” de la que disfrutan los trabajadores muy poco atractivos”, explica Still.

En conclusión, ser más guapo no te va a ayudar a ganar más a no ser que seas modelo o actor. Pero llevar una vida sana, potenciar la inteligencia emocional o las habilidades sociales, sí. Así que no te preocupes si eres muy feo, puede que incluso te ayude a llegar muy lejos en tu carrera laboral.

Fuente: “Is There Really a Beauty Premium or an Ugliness Penalty on Earnings?”, Satoshi Kanazawa, Mary C. Still. First Online: 16 February 2017. https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10869-017-9489-6

También te interesará...

Ir a la ópera

¿Cómo se debe ir vestido a la ópera?

Comparte en: Desde el año 1617, la ópera se conoce como un género de música teatral en el que

Read More...
Conspiraciones secretas

¿Por qué las personas muy inteligentes sufren más trastornos mentales y físicos?

Comparte en: En términos generales, se considera que las personas con alto coeficiente intelectual tienen una ventaja en muchos

Read More...
Beneficios del orégano

Beneficios del orégano

Comparte en: El orégano es conocido, sobre todo, por sus propiedades culinarias gracias a su intenso aroma y olor,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu