El Palacio de los Recuerdos, una de las mejores técnicas para memorizar

En Trabajo
Persona inteligente
Comparte en:

El Método Loci, también llamado Palacio de los Recuerdos, es una de las técnicas más eficaces y poderosas para memorizar y recordar cosas. En los últimos años se ha puesto muy de moda al aparecer en determinadas películas y series como El Silencio de los Corderos o Sherlock. El problema es que no es una técnica sencilla, aunque quizá te resulte más fácil después de leer este artículo.

El origen del término Método Loci se atribuye Simónides de Ceos, poeta lírico griego del siglo VI-V y creador de la mnemotecnia. Además de ser una técnica muy eficaz, es muy divertida. Puede emplearse tanto para grandes desafíos como para pequeños, desde prepararse un examen de oposiciones hasta aprender un idioma o memorizar una larga lista de datos.

El principio básico de la técnica del Palacio de los Recuerdos es que los lugares que conoces pueden ayudarte a recordar grandes porciones de información. Aunque se habla de palacio, puede ser cualquier lugar con el que estés familiarizado. Muchas personas usan la imagen de una habitación en particular de su casa o incluso la ruta a su trabajo que han estado haciendo durante los últimos años.

Como decíamos, es una técnica que se ha hecho muy famosa en los últimos años ya que muchas personas hablan de ella. Por ejemplo, Dominic O’Brien, uno de los campeones de los concursos de memoria más famosos del mundo, atribuye gran parte de su éxito a la técnica del Palacio de los Recuerdos. Del mismo modo, Hannibal Lecter, el personaje de Anthony Hopkins, emplea la misma técnica para memorizar los registros de sus pacientes que abarcan años e incluso décadas atrás en películas como El Silencio de los Corderos o Hannibal.

¿Cómo llevar a cabo esta técnica?

1- Selecciona tu ubicación

El aspecto más importante del lugar a elegir para implementar la técnica del Método Loci es que debes conocerlo excepcionalmente bien, hasta el más mínimo rincón. Solo cuando puedas caminar mentalmente por ese lugar y recordar todo hasta el mínimo detalle, el sistema funcionará.

La apuesta más segura aquí es tu propia casa, pero si estás seguro de que recordarás vívidamente otro lugar, por ejemplo, la casa de tu abuela o tu oficina, puedes intentar usarla para la técnica del Palacio de los Recuerdos.

Una de las mejores maneras de hacer que el enfoque de este método sea aún más efectivo es imaginar una ruta alrededor de la ubicación elegida en lugar de una escena estática. Caminar mentalmente por el lugar te ayudará a imaginar un orden específico de cosas, lo que aumenta la eficiencia de la técnica.

Algunas de las mejores opciones para las ubicaciones del Palacio de los Recuerdos además de tu casa incluyen:

– Visualiza la ruta que tomarías para ir desde tu escritorio hasta la cocina o el baño.

– Una ruta familiar en la ciudad. Imagina la ruta hacia tu lugar de trabajo, una cafetería o una farmacia local, siempre y cuando sea el viaje que realizas regularmente para ir allí.

– Si actualmente vas a la universidad o te graduaste hace poco, puedes usar el trayecto para llegar allí o el paseo por dentro del edificio.

– Imagina el paseo hasta el parque más cercano o tu ruta de senderismo frecuente.

2- Elige las características principales

Toda la técnica del Palacio de los Recuerdos se centra en características particulares que recuerdas muy bien. Una vez que hayas establecido la ubicación para llevarlo a cabo, es hora de seleccionar las características más notables de ella.

Como ejemplo, veamos el tutorial de tu oficina. La primera característica importante que recordarás es, probablemente, la puerta principal. Después necesitas entrar mentalmente a la oficina y mirar alrededor. Puedes mirar alrededor de la habitación de izquierda a derecha, en el sentido de las agujas del reloj o usar tu propia técnica.

¿Qué es lo siguiente que ves? ¿Es un cactus en tu escritorio o una foto en la pared? Continúa caminando mentalmente por la habitación hasta que hayas visto todos los elementos notables. Estos elementos se utilizarán más adelante como ranuras para almacenar la información.

3- Fija el lugar en tu memoria

El siguiente paso importante en el sistema es asegurarse de que el lugar que has elegido está 100% impreso en su memoria. Las personas que tienen memoria visual por lo general no tienen ningún problema con ese paso. Si te resulta difícil fijar el lugar en tu memoria, puedes intentar lo siguiente:

– Nombra las características en voz alta cuando estés imaginando un paseo por el lugar;

– Escribe las características a medida que las imaginas y nómbralas en voz alta;

– Usa siempre la misma posición para mirar las características;

– Trabaja en tus habilidades de visualización para hacer que el proceso de impresión sea más fácil y más efectivo;

– Repite cada paso tantas veces como sea necesario hasta que estés 100% seguro de recordar cada característica hasta el más mínimo detalle.

Una vez que puedas recordar la ubicación y nombrar cada característica sin errores, tendrás listo tu Palacio de los Recuerdos. Puedes usarlo de inmediato, pero también funcionará bien para memorizar algo más adelante.

4- Construir asociaciones

Ahora que puedes decir con orgullo que eres el dueño de un Palacio de los Recuerdos, es hora de poner en práctica tus nuevas habilidades. Lo primero que debes hacer es crear las asociaciones visuales entre las funciones y la información que deseas memorizar.

Para hacer esto, necesitarás clavijas de memoria, los elementos que estás utilizando como funciones. Cada parche de memoria debe estar asociado con un elemento separado en la lista de cosas que deseas recordar.

La clave aquí es construir asociaciones que estén lejos de ser aburridas o banales. Te resultará mucho más difícil recordar las asociaciones aburridas y es probable que no permanezcan en tu memoria durante mucho tiempo.

En su lugar, debes usar asociaciones que sean inusuales o incluso ridículas, algo que nunca podría pasar en la vida real. Crear estas vívidas imágenes en tu mente creará fuertes lazos entre las clavijas de memoria y las cosas que quieres memorizar. ¡La asociación mental de imágenes con elementos para memorizar puede usarse incluso para algo tan mundano como una lista de la compra!

5- Visita el Palacio de la Mente

Si has hecho todo correctamente en los primeros cuatro pasos, se completa el proceso de memorización. Ahora puede ingresar a tu Palacio de los Recuerdos en cualquier momento que desees y las cosas memorizadas estarán allí para ti. Si no te sientes 100% seguro de que recuerdas todo, puedes practicar tu paseo por el palacio varias veces más.

Entra al palacio desde el principio hasta el final de la ruta, recordando cada detalle. Puedes hacer tus recuerdos aún más fuertes caminando hacia atrás, prestando atención a cada característica que encuentres.

Mientras trabajas en esta técnica, puedes tomarte un tiempo para mejorar tus habilidades de visualización que harán que el sistema sea aún más efectivo.

Como ves, en realidad no es tan complicada, solo que requiere tiempo y paciencia para crear adecuadamente el Palacio de los Recuerdos, ya que debes recordar cada detalle como si estuviera delante de ti. Además, las asociaciones deben hacerse de tal manera que puedas recordarlas sin problema. De esta manera, podrás usar esta técnica para memorizar grandes datos y tener más éxito a nivel laboral.

También te interesará...

Problemas financieros en la pareja

Cómo ahorrar dinero en poco tiempo

Comparte en: Saber cómo ahorrar dinero es la base de unas buenas finanzas personales y la clave para conseguir

Read More...
Cómo ahorrar

Consejos para ahorrar

Comparte en: Afrontar los gastos sin quedarse a cero y mantener un colchón que pueda sacarnos de un apuro

Read More...
Beneficios de sudar

¿Qué hacer para poder adelgazar rápido?

Comparte en: Ya sea por la operación biquini, por el remordimiento por atracón post-navidad o simplemente porque tenemos algunos

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu