El matrimonio cambia tu personalidad

En Relaciones
Beneficios de estar casado
Comparte en:

Nadie duda que estar casado es muy bueno para la salud física y mental de los cónyuges, incluso alarga la esperanza de vida siempre que el matrimonio sea feliz. Incluso estar simplemente en una relación larga y duradera, aunque no haya papeles de por medio, es bueno para nosotros. Sin embargo, también es cierto que casarse puede cambiar tu personalidad.

Un nuevo estudio muestra cómo las personalidades de hombres y mujeres cambian después del matrimonio. El matrimonio puede ser una maravillosa asociación de por vida entre dos personas que a menudo resulta en la crianza de los hijos, experiencias compartidas, una mejor salud y, en última instancia, la felicidad. También puede desmoronarse, llevando al divorcio, trauma de por vida para los cónyuges y los niños, soledad, depresión… sobre todo en países como Estados Unidos, donde se realizó el estudio, donde hasta un 47% de los estadounidenses no tienen interacciones significativas con amigos o familiares a diario, según una encuesta realizada en 2018 por la aseguradora nacional Cigna. Algo que en España apenas pasa ya que somos más de relacionarnos socialmente con los demás.

Hacer que el matrimonio dure requiere tanto trabajo como comprensión y comunicación. Según el estudio “Personality change among newlyweds: Patterns, predictors, and associations with marital satisfaction over time”, realizado por investigadores de la Universidad de Georgia y la Universidad de California, lograr la satisfacción matrimonial también requiere comprender cómo las personalidades de los miembros del matrimonio inevitablemente cambian con el tiempo. Los científicos descubrieron que los cambios de personalidad comienzan desde el inicio de un matrimonio, a medida que los miembros se adaptan a sus nuevos roles. La diferencia más significativa que tiene lugar es que los maridos y las esposas se vuelven menos agradables.

Al estudiar 169 parejas heterosexuales recién casadas durante 18 meses después del matrimonio, los investigadores identificaron algunos cambios claros y mensurables. Los maridos se volvieron más concienzudos, mientras que las esposas se volvían menos ansiosas y deprimidas, exhibiendo menos “neuroticismo”. Para los esposos, los cambios resultaron de trabajar más duro e intentar hacerse más responsables. Las esposas eran menos propensas a los cambios emocionales ya que se sentían más seguras en su nuevo rol.

Por otro lado, los maridos se volvieron menos extrovertidos, pasando más tiempo en casa. Y tanto los esposos como las esposas se volvieron menos pacientes entre sí y más desagradables. Una explicación: una vez que el período de cortejo ha terminado, los viejos hábitos pueden regresar. Ya no necesitamos conquistar a nuestra pareja, ya “ha firmado”, así que no hay que seguir fingiendo.

Según una teoría del gurú de la autoayuda de relaciones Harville Hendrix, en el libro “Obteniendo el amor que deseas”, hay diferentes etapas en el matrimonio. En la primera, Amor Romántico, las parejas intentan dar lo mejor de cada uno. Después de ese período más dulce sigue una lucha de poder. Durante esa etapa difícil, la vida es mucho más preocupante y las parejas sacan lo peor el uno del otro. Si se supera esa fase de lucha de poder, se llega a la fase a la que todos quieren llegar: el Amor Real.

En Estados Unidos, la duración promedio de un matrimonio que termina en divorcio es de ocho años, lo cual implica que muchas parejas se quedan enredadas en la etapa de la lucha de poder y no saben superarla y llegar al Amor Real. Entender esta etapa y saber cómo afrontarla es la clave para un matrimonio duradera y feliz.

Los resultados del estudio no difirieron según la edad de los cónyuges, la demografía, la duración de la relación antes del matrimonio, la cohabitación antes del matrimonio, la satisfacción matrimonial inicial o el estado de paternidad. Los niveles iniciales de personalidad, así como los cambios en la personalidad a lo largo del tiempo, se asociaron con las trayectorias de satisfacción matrimonial de los cónyuges.

Tomados en conjunto, estos hallazgos indican que las personalidades de los cónyuges recién casados ​​experimentan cambios significativos durante primeros años ​​y estos cambios están asociados con cambios en la satisfacción conyugal de los cónyuges. Se necesita más investigación para comprender los procesos que subyacen a los cambios en la personalidad al inicio del matrimonio y para examinar los mecanismos que vinculan los cambios en la personalidad y los cambios en la satisfacción conyugal.

No obstante, como veíamos, saber que estos cambios se producen e intentar comprenderlos y aceptarlos es clave para que el matrimonio no acabe en divorcio y se pueda llegar a la etapa de Amor Real.

Fuente: “Personality change among newlyweds: Patterns, predictors, and associations with marital satisfaction over time”, Lavner, Justin A.,Weiss, Brandon,Miller, Joshua D.,Karney, Benjamin R. Developmental Psychology, Vol 54(6), Jun 2018, 1172-1185

También te interesará...

Qué regalar a mi esposo

¿Qué regalar de cumpleaños para mi esposo?

Comparte en: ¿Llega el cumpleaños de tu marido y no sabes qué regalarle? ¿Tienes la sensación de que cada

Read More...
Pareja riendo

El humor puede ayudarte a evitar la depresión

Comparte en: La depresión es, sin duda, una de las enfermedades mentales más habituales en nuestro mundo. Por eso,

Read More...
Beneficios de la masturbación

Ovulación y excitación

Comparte en: ¿Es cierto que, cuando estamos ovulando, tenemos más ganas de hacer el amor? ¿A qué se debe

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu