¿El éxito proviene principalmente del talento, el trabajo duro… o la suerte?

En Estilo de vida
Astenia primaveral
Comparte en:

Cuando se piensa en el éxito, normalmente se habla del talento, el trabajo, el esfuerzo y una dosis de suerte. Es decir, casi todo el mundo coincide en que para alcanzar el éxito es necesario una combinación de todos esos aspectos. Pero si nos ponemos a pensar fríamente en el éxito de una persona… ¿cuántas variables están fuera de nuestro control? ¿Cuántas circunstancias que no podemos controlar pueden influir poderosamente en nuestras vidas?

  • En primer lugar, la suerte de haber nacido. Según diversos expertos, la probabilidad de que cada uno de nosotros haya nacido se ha calculado en alrededor de uno entre 400 trillones. Es decir, la probabilidad que tenemos cada uno de haber nacido en el momento en el que hemos nacido de nuestros padres en particular, con nuestra particular composición genética. Piensa en todas las personas que pudieron haber nacido y los que realmente nacen. Eso sin mencionar la suerte de haber nacido en un país occidental con un sistema político estable, una economía y una infraestructura sólida (carreteras y puentes) en lugar de, por ejemplo, en una casta inferior en la India, o en una Siria devastada por la guerra, o en Somalia.
  • Después, la suerte de tener unos padres cariñosos y afectuosos que te han criado en un vecindario seguro y en un entorno saludable, te han proporcionado una educación de alta calidad y te han inculcado unos valores. Si además tenían dinero, eso es una ventaja adicional porque un predictor clave del poder adquisitivo de alguien es el de sus padres.
  • La suerte de asistir a una universidad con profesores o mentores buenos o inspiradores que te han guiado a tu vocación, junto con una fuerte cohorte de compañeros para desafiarte y apoyarte, seguido de encontrar un trabajo bien remunerado o una carrera profesional que coincida con tu educación e intereses.
  • En definitiva, la suerte de haber nacido en un momento de la historia en el que tus aptitudes y pasiones particulares encajan con las del espíritu de la época. ¿Los cofundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, estarían entre las personas más ricas y exitosas del mundo si hubieran nacido en 1873 en lugar de 1973? Ambos son brillantes y trabajadores, por lo que probablemente hubieran tenido éxito en cualquier siglo, ¿pero con el equivalente de casi $ 45 mil millones cada uno? No parece probable.

Entonces, ¿qué hay de la inteligencia y el trabajo duro? Sin duda, importan tanto como la suerte. Sí, pero décadas de datos de genética conductual nos dicen que al menos la mitad de la inteligencia es hereditaria, como lo es tener una personalidad abierta a la experiencia, escrupulosa y con necesidad de alcanzar logros, todos factores que ayudan a moldear el éxito. Los componentes no genéticos de la aptitud, la escrupulosidad y la ambición también importan, por supuesto, pero la mayoría de esas variables ambientales y culturales fueron provistas por otros o por circunstancias que tú no creaste. Si te levantas por la mañana lleno de energía y vigor, y sales por la puerta dispuesto a todo, no eliges ser de esa manera.

Luego está el problema de las personas creativas y trabajadoras que nunca prosperan, por lo que obviamente existen factores adicionales que determinan los resultados de la vida, como la mala suerte… y las malas elecciones.

La volición, es decir, el deseo y la determinación, también debe ser considerada a la hora de evaluar los resultados de la vida, en el sentido de conocer sus fortalezas y debilidades y seleccionar caminos con más probabilidades de producir el efecto deseado. Puedes tomar conciencia de las variables de influencia internas y externas en tu vida, y ser consciente de cómo respondes a ellas, y luego hacer los ajustes correspondientes, sin importar qué tan restrictivos sean los grados de libertad.

Si la ruleta cósmica gira a tu favor, ¿cómo te sentirías? El orgullo modesto en el trabajo duro de uno no es vicio, pero la arrogancia jactanciosa de la buena fortuna de uno no es virtud, por lo que debes cultivar la gratitud. ¿Y qué pasa si has tenido mala suerte en la vida? Debería haber consuelo en el hecho de que los estudios demuestran que lo importante a largo plazo no es tanto el éxito como la vida con sentido. Y ese es el resultado de tener familiares y amigos, establecer objetivos a largo plazo, enfrentar los desafíos con coraje y convicción, y ser sincero consigo mismo.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu