El cerebro: el órgano más importante del sexo

En Relaciones
Pareja sexo
Comparte en:

Seguro que piensas que los órganos más importantes para el sexo son los genitales, pero lo cierto es que el principal órgano sexual es nuestro cerebro ya que, además de regular las hormonas que intervienen en el acto sexual, manda en nuestros sentimientos.

Si piensas que el origen de la excitación está en algún punto determinado del cuerpo, te equivocas; está en el cerebro. Así, cualquier parte de nuestra anatomía puede ser un “punto G” con la estimulación adecuada si nuestro cerebro lo interpreta como placentero. Por eso hay gente que se excita cuando le tocan las orejas y otros cuando hacen lo propio en la base de la espalda, por ejemplo. Porque el cerebro de cada uno interpreta esos actos de una manera diferente.

Y es que para que estemos excitados hace falta que el cerebro comience a fabricar una serie de hormonas: feniletilamina, un compuesto de la oxitocina, responsable de la excitación; y dopamina, el neurotransmisor relacionado con el placer, principalmente.

Cuando comenzamos a fabricar esas hormonas, estamos listos para disfrutar del sexo, sea como sea.

Esto ocurre tanto en hombres como en mujeres, pero en estas últimas es más acusado. Así, la mayoría de mujeres no alcanza el orgasmo solo con la penetración sino que tiene que dejarse llevar para que el cerebro se libere y disfrute.

Así lo explica John Money, neuroendocrinólogo en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (EE UU): “El mayor y más potente órgano sexual no está entre las piernas de hombres y mujeres, sino detrás de las orejas”.

Por eso es importante que las mujeres aprendan a ser sexualmente inteligentes, es decir, a usar su cerebro de manera adecuada durante el sexo. ¿Cómo? Siguiendo unos sencillos consejos:

– Aceptar nuestra sexualidad y vivirla de manera libre y sin prejuicios ni tabúes. Los miedos y represiones son la base de muchas disfunciones sexuales.

– Conocer nuestro cuerpo para saber qué nos excita y cómo podemos llegar al orgasmo. La masturbación es esencial para saber qué nos gusta sexualmente.

– No realizar nada que no queramos o que no nos guste simplemente porque lo hace mucha gente.

Decir cosas sucias, nos pone

Es por eso que decir “cosas sucias”, lo que se conoce en inglés como “dirty talk”, suele excitar a la mayoría de personas. Así lo recoge una investigación publicada por Medical Daily que establece que el cerebro es fundamental en la actividad sexual. El deseo sexual nace en el hipotálamo y la amígdala, por su parte, es un centro de temor del cerebro y ambas se ven afectadas cuando decimos “cosas sucias”.

Esto prueba que el cerebro es una de las zonas más erógenas que tiene el cuerpo.

Además, esta investigación pone de manifiesto que el hipotálamo es más grande en los hombres, lo que hace que circule más testosterona por su cuerpo y tengan mayor deseo sexual. Mientras que las mujeres lo tienen más pequeño, por lo que su nivel sexual suele ser menor.

 

Foto: Creado por Pressfoto – Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu