×
  • Buscar

¿Dónde está el origen de los celos?

¿Dónde está el origen de los celos?

Steve Stewart-Williams, profesor de psicología de la Universidad de Nottingham Malaysia Campus, ha investigado sobre el origen de los celos, cuándo y cómo surgen en la especie humana y si nos han ayudado a sobrevivir a lo largo de estos miles de años de existencia. Un tema muy interesante ya que este sentimiento está presente, de una forma o de otra, en casi todas las personas.

Índice

La contradicción de tener celos

Una de las peores cosas que puede hacerte tu pareja es, sin duda, ponerte los cuernos y liarse con otra persona. La infidelidad es una de las mayores preocupaciones de todas las personas y, con motivos o sin ellos, una de las principales causas de los celos. Aunque nunca hayamos sufrido una traición de este tipo, todos entendemos lo enojado que se puede sentir alguien si su pareja lo engaña.

Sin embargo, es posible que, para un científico extraterrestre, poco versado en los sentimientos humanos, los celos fueran un misterio. Normalmente no nos importa que nuestros amigos tengan otros amigos. ¿Por qué, entonces, a la mayoría de nosotros nos preocupa que nuestras parejas sexuales tengan otras parejas sexuales? Por lo general, no nos importa que nuestras parejas sexuales vayan a comer o se vayan de fiesta sin nosotros. ¿Por qué, entonces, a la mayoría de nosotros nos preocupa que nuestros compañeros sexuales tengan un buen encuentro sexual sin nosotros? Las cosas funcionarían mucho más fácilmente si no nos preocupáramos. Pero esto es algo imposible para casi todos.

Fascinado por nuestro extraño comportamiento, lo primero que querría saber el científico alienígena es de dónde proviene esta emoción llamada celos. ¿Está integrado en la naturaleza humana, como la capacidad de miedo o hambre? ¿O es un invento de la cultura, como el dinero o una semana de siete días? Esta es una pregunta que muchos científicos humanos también se han preguntado, y cada vez tenemos más respuestas para ella.

¿Los celos son una construcción social?

Por un lado, están los que afirman que los celos son un invento de la cultura. Los defensores de este punto de vista argumentan que, en muchas culturas, los celos son tan extraños como lo serían para nuestro científico alienígena. Entre los inuit, por ejemplo, los jefes tribales a veces ofrecen a sus huéspedes masculinos una de sus esposas para pasar la noche. Esto demuestra, según el argumento, que la exclusividad sexual es un fetiche occidental y los celos una neurosis.

De hecho, incluso en Occidente, algunas personas se niegan a verse arrastradas por esa sensación y practican el amor libre o el poliamor. Por eso, algunos afirman que los celos están en los genes. Pero ¿tienen razón? Sin duda, los celos se forman en parte por el aprendizaje y la cultura. Pero ¿la cultura realmente creó celos de la nada? ¿Hay realmente culturas en las que las personas son indiferentes a las actividades sexuales "extracurriculares" de su pareja?

Según los psicólogos evolutivos, la respuesta a todas estas preguntas es no. Los celos son parte de nuestra naturaleza y se encuentra en personas de todo el mundo. Las afirmaciones de lo contrario, argumentan los psicólogos evolutivos, tienden a desmoronarse si profundizamos en el tema.

Por ejemplo, en el caso de la tribu inuit de la que hablábamos antes, parece un contraejemplo a la idea de que la posesividad sexual es un universal humano, pero solo si asumimos que compartir la esposa no es un gran problema para los inuit. Sin embargo, esta afirmación es muy generosa porque los inuit, como los seres humanos en todas partes, son posesivos con sus esposas y amantes. ¿Como lo sabemos? Porque entre ellos, los celos sexuales masculinos son una causa común de violencia conyugal. Lo mismo ocurre con otras sociedades supuestamente desprovistas de celos.

Ciertamente, hay excepciones individuales, personas que realmente no sienten celos ni les importa que sus parejas tengan encuentros sexuales con otros, pero la mayoría de la gente lo ha experimentado. Nos guste o no, los celos son un compañero constante del amor: un huésped no invitado al que nunca podremos desterrar, aunque algunos de nosotros queramos hacerlo.

Pero si eso es verdad, ¿por qué la selección natural nos carga con una emoción tan perturbadora? La respuesta de la psicología evolutiva es que los celos evolucionaron para motivar la "protección de la pareja" y que la protección de pareja es una solución a un antiguo problema de adaptación: la infidelidad.

La infidelidad no es particularmente común en nuestra especie, pero tampoco es particularmente rara. Y lo que es verdad para los humanos es verdad también para muchos otros animales. En la película de 1986, Heartburn, el personaje de Meryl Streep se queja a su padre de que su nuevo esposo está teniendo una aventura. El padre responde, sin corazón, "¿Quieres monogamia? Cásate con un cisne". Pero casi al mismo tiempo, los científicos descubrieron que los cisnes, y de hecho la mayoría de las especies que se unen entre sí, son tan propensos como los humanos a la ocasional "alianza" extramarital. Y tanto para los humanos como para los no humanos, tales fianzas son una seria amenaza para el éxito evolutivo de la pareja.

Las razones de esto, sin embargo, difieren para hombres y mujeres. Para los hombres, el tema clave es la paternidad. En especies con fertilización interna, las hembras son siempre más propensas que los machos a terminar cuidando a su propia descendencia, en lugar de la de otra persona. Si un bebé sale de tu cuerpo, está claro que es tuyo. Por lo que sabemos, ninguna mujer en la historia del mundo ha dado a luz y pensó: "¡Espera un momento! ¿Cómo sé que este bebé es mío y no de otra mujer?". En contraste, si un bebé sale del cuerpo de una mujer con la que se acostó hace nueve meses, no es una pista tan confiable. En principio, la descendencia de tu pareja será la tuya, pero es posible que no lo sea.

Este es, por lo tanto, un posible motivo de la aparición de los celos: saber con seguridad que esos hijos son tuyos. A lo largo del curso de nuestra evolución, cualquier rasgo que aumentara las posibilidades de que un hombre terminara invirtiendo en su propia descendencia, en lugar de la descendencia de su guapo vecino de al lado, tenía buenas posibilidades de ser seleccionado. Una de esas características eran los celos: el tipo de celos que llevaría a un hombre a mantener un ojo cauteloso en su compañera y el vecino guapo para mantenerlos separados.


Los hombres no necesitaban tener una preocupación real y literal sobre la paternidad por sus celos para hacer su trabajo. Solo necesitaban sentirse celosos. Cualquier gen que los inclinara en esa dirección se encontró automáticamente copiado en más personas que el gen de aquellos inclinados a pensar: "Hola, soy un tipo feliz; no me importa si mi compañera se acuesta con otros hombres".

Por supuesto, no solo los hombres se ponen celosos; las mujeres también lo hacen. Pero los celos de las mujeres tienen una lógica adaptativa diferente. Según los psicólogos evolutivos, el problema principal es el cuidado paterno. A lo largo de la mayor parte de nuestra evolución, el sexo por lo general llevó a los niños, y los niños suponen una gran cantidad de trabajo. Las mujeres en una relación sólida típicamente tuvieron más descendientes sobrevivientes que las mujeres sin una. Como tal, cualquier rasgo que disminuyera las posibilidades de que la pareja de una mujer se involucrara con otra persona probablemente sería seleccionado. Los celos vuelven a encajar.

En caso de que esto parezca una “trola”, hay que tener en cuenta que comportamientos similares se pueden ver en muchas especies que forman parejas. En los gibones, por ejemplo, los machos ahuyentan a los machos rivales y las hembras ahuyentan a las hembras rivales. Junto con el hecho de que, en nuestra propia especie, los celos parecen ser un universal intercultural, la explicación evolutiva de los celos es, al menos, una hipótesis que vale la pena tomar en serio.

El 10 por ciento del mito

Toda esta discusión plantea otra pregunta: ¿Qué tan común es la infidelidad en nuestra especie? Una forma de obtener una respuesta es observar la tasa de no paternidad humana. ¿Cuántos padres biológicos de personas no son el tipo cuyo nombre figura en su certificado de nacimiento?

La estimación más conocida sitúa la cifra en el 10 por ciento, aunque podría suponer hasta el 30 por ciento. La mayoría de las personas están sorprendidas por estos números, y tienen razón en sorprenderse. Más que probable, las estimaciones son vastas sobreestimaciones. La mayoría proviene de estudios sobre personas para quienes la tasa de no paternidad es casi ciertamente más alta que en la población general. Muchos, por ejemplo, se basan en datos de servicios profesionales de pruebas de paternidad. El problema con esto es que los hombres que usan estos servicios por lo general ya albergan dudas sobre la paternidad de su descendencia.

Teniendo esto en cuenta, podríamos argumentar que la tasa de no paternidad humana es inesperadamente baja. Incluso entre los hombres que más sospechan que sus descendientes no son los suyos, solo un tercio como máximo tiene la razón.

Efectivamente, los estudios que analizan muestras más típicas de personas encuentran tasas de paternidad mucho más bajas: más cerca del 1 por ciento que del 10 por ciento o del 30 por ciento. Como los cisnes, los humanos no son ángeles. Pero, sin embargo, somos relativamente fieles.

Sin embargo, si la infidelidad es tan rara, ¿por qué las personas son tan propensas a los celos? ¿No somos la mayoría de nosotros más celosos de lo que necesitamos? La respuesta es probablemente sí. La ironía, sin embargo, es que, si las personas no fueran tan celosas y “vigilaran” menos a sus parejas, probablemente estas se desviarían más de la cuenta, lo que significa que quizá los celos sí tienen su razón de ser.

La leve paranoia de la gente con respecto a la fidelidad de su pareja funciona como una profecía inversa de autocumplimiento, ayudando a producir su propia falsedad. Por lo tanto, el hecho de que la infidelidad sea relativamente rara en nuestra especie no implica que no se necesiten los celos. Por el contrario, parte de la razón por la que es relativamente raro no sentir celos es que las personas son naturalmente propensas a los tormentos del monstruo de ojos verdes.

Fuente:

Fuente:

Stewart-Williams, Steve, The Ape That Understood the Universe: How the Mind and Culture Evolve, Cambridge University Press

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar