¡Cuidado con los alimentos ultraprocesados! Pueden producir obesidad y otras enfermedades

En Salud
Comida basura
Comparte en:

Los alimentos ultraprocesados, aquellas preparaciones industriales derivadas de alimentos que llevan un procesamiento previo como la hidrogenación o fritura de los aceites y que están elaborados por materias primas refinadas y aditivos, son muy perjudiciales para nuestra salud ya que están asociados con enfermedades crónicas y graves como la obesidad y el cáncer. Y, lamentablemente, forman hasta el 80% de los productos que se encuentran en un supermercado. Atención a lo que compras.

Casi todos los alimentos, menos aquellos que se compran crudos como las frutas o las verduras, se procesan de una forma u otra. Por ejemplo, el jamón, las carnes, los productos lácteos, el aceite de oliva, los pescados congelados… pero todos estos no son malos para la salud, el problema se encuentra en lo que llamamos alimentos ultraprocesados, aquellos que se producen en una fábrica en masa en cuya elaboración existe un procesamiento previo como la hidrogenación o fritura de los aceites, la hidrólisis de las proteínas o la refinación y extrusión de harinas o cereales. Algunos ejemplos de alimentos ultraprocesados serían:

– pan y panecillos envasados

– dulces y bollería industrial

– gaseosas y otras bebidas azucaradas

– fideos instantáneos y sopa

– comida congelada

– comida rápida

– precocinados

Además de estar elaborados usando procesos industriales contienen múltiples aditivos químicos y semillas, azúcar y granos refinados.  Y los aceites de semillas vegetales son un factor subestimado en la promoción de la obesidad y las enfermedades crónicas. ¿Por qué? En primer lugar, un estudio hecho en ratones demostró una dieta rica en grasas similar a la occidental induce un aumento gradual en la masa grasa durante generaciones. Este estudio usó ratones y los crió durante 4 generaciones. Cada generación se volvió más gorda que la anterior. El elemento clave de esta dieta grasa fue una alta proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3. El omega-6 se debe a una gran cantidad de ácido linoleico, de los cuales los aceites de semillas contienen una gran cantidad.

Los resultados muestran que las dietas ricas en grasas, cuando esa grasa está compuesta en gran parte por ácido linoleico, hacen que los ratones sean gordos y que los cambios epigenéticos afecten al aumento de grasa durante generaciones.

Cabe destacar que, en un momento en que el sobrepeso y la obesidad han aumentado constantemente durante generaciones en la mayoría de los países industrializados, el consumo de ácido linoleico y ácido araquidónico (un ácido graso poliinsaturado de la serie omega-6) ha aumentado. En Francia, un aumento del 250% y del 230%, respectivamente, entre 1960 y 2000.

El consumo de grandes cantidades de ácido linoleico, principalmente a partir de aceites de semillas, es algo nuevo en el mundo. Los humanos no evolucionaron comiendo tanto, alrededor de 10 veces más que los requerimientos dietéticos.

El ácido linoleico dietético eleva el 2-AG y la anandamida endógenos e induce la obesidad, lo que se demostrado también con un experimento con ratones. Disminuir el contenido de ácido linoleico al 1% de la dieta revirtió la propiedad obesogénica de la dieta alta en grasas. El consumo de ácidos grasos omega-3 de los pescados también revirtió las propiedades obesogénicas de la dieta.

Por lo tanto, no hay que pensar que los ácidos grasos omega 3 y omega 6 sean malos o haya que reducir su consumo, más bien al contrario, son sustancias muy beneficiosas para el organismo, pero debes consumirlos de productos como los frutos secos, el pescado, el aguacate… y no de aceites de semillas ultraprocesados.

El exceso de ácido linoleico induce la inflamación, un factor clave en las enfermedades crónicas como la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer.

La dieta occidental moderna que se ha consumido en la mayoría de los países desarrollados de habla inglesa durante los últimos 50 años, y que se está adoptando gradualmente en los países orientales y en desarrollo, se caracteriza por una mayor ingesta de aceites de plantas con alto contenido de ácido linoleico (AL), debido a su abundancia y bajo precio, lo que resulta en un aumento en la relación PUFAs (ácidos grasos poliinsaturados omega 6 y omega 3). Este aumento en los AL por encima de lo que se estima necesario se hipotetiza que está implicado en el aumento de las tasas de obesidad y otras enfermedades asociadas no transmisibles que ocurren después de una transición a una dieta occidentalizada moderna.

El aceite de soja es más obesogénico y diabetogénico que la fructosa (del azúcar) en ratones. Una dieta alta en grasas rica en aceite de maíz reduce la actividad locomotora espontánea e induce resistencia a la insulina en ratones.

El aceite de soja y otros aceites de semillas se encuentran en casi todos los alimentos ultraprocesados, como aliños de ensalada, salsas para pasta… por eso ha aumentado tanto la obesidad en los últimos años en algunos países.

Además, la ingesta de ácido linoleico aumenta al doble el riesgo de depresión, conduce a la acumulación de grasa y resistencia a la insulina. Incrementa 6 veces el riesgo de cáncer colorrectal que las personas con el nivel más bajo.

En resumen, uno de los peores ingredientes que se encuentran en los alimentos ultraprocesados ​​es el aceite de semillas, de los cuales el más usado es el aceite de soja. Los aceites de semillas causan obesidad y aumentan el riesgo de enfermedades crónicas, como el cáncer. Por eso, para evitar estas enfermedades y mantener un peso ideal debes evitar la comida ultraprocesada y elegir alimentos naturales o mínimamente procesados. Carne, pescado, huevos, productos lácteos fermentados, vegetales sin almidón. La dieta mediterránea es una de las mejores que puedes seguir, no renuncies a nuestra esencia alimenticia.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu