¿Cuánto dura un ataque al colon?

En Salud
Alimentos para evitar los gases
Comparte en:

El Síndrome del Intestino Irritable (SII) es una afección habitual que afecta al intestino grueso. Se trata de un padecimiento crónico que se deberá controlar a largo plazo ya que dura toda la vida. Este trastorno funcional del tubo digestivo está asociado a sensaciones de hinchazón, dolor abdominal y cambios en los hábitos de baño, desde estreñimiento hasta diarrea, incluso ambos.

Los síntomas de esta afección son bastante incómodos y principalmente se basan en las molestias abdominales y en la presencia de episodios de estreñimiento o diarrea. Unas de las características de este trastorno es que se basa en periodos de agravamiento alternados con periodos de remisión de dichos síntomas. Estos suelen respetar las horas de sueño ya que están directamente relacionados con el comienzo de la ingesta de alimentos. El dolor estomacal suele producirse en la zona del abdomen inferior de manera moderada siendo aliviado casi al instante tras la deposición.

Este trastorno afecta más frecuentemente a mujeres de entre 20 y 50 años, siendo esta la edad cuando los síntomas comienzan a disminuir. Según la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), solo entre un 10-20% de la población experimenta los síntomas de esta enfermedad y únicamente un 15% de los afectados acude a un especialista.

Actualmente, este síndrome no tiene una causa conocida ni tampoco existen pruebas que puedan diagnosticarlo de manera sencilla. Pero, aunque la causa no este del todo clara, existen varias hipótesis sobre por qué y cómo se produce que se están investigando.

  1. Una de estas teorías menciona que el estrés y la ansiedad pueden empeorar los síntomas ya que afectan directamente al intestino, pero, aunque pueden agravar la situación, no parecen ser la causa.
  2. Se ha comprobado que algunos de los pacientes que sufren el Síndrome del Intestino Irritable lo han padecido tras sufrir un trastorno gastrointestinal grave como un virus o la salmonelosis. Aun así, no se han encontrado indicios sobre cómo una infección sería capaz de desencadenar en este trastorno.
  3. Varias teorías suponen que el síndrome puede estar relacionado con contracciones anómalas en el intestino delgado y el colon. Sufrir estas contracciones puede generar calambres, pero aún se desconoce si estas serían las causas o los síntomas de este trastorno.
  4. Otros investigadores creen que esta enfermedad puede estar causada por un incremento en la sensibilidad de los órganos internos a sensaciones normales. Esta teoría basa sus argumentos en que el intestino sufre una hiperactividad en algunas personas que conlleva a que sientan dolor por la ingesta normal de gas o que los movimientos intestinales les resulten incómodos. Esta teoría se fundamenta en que algunos pacientes han mejorado al ser tratados con fármacos que disminuyen la sensación de dolor en el intestino.
  5. Existe una última teoría que se está intentando probar que dice que la intolerancia alimentaria pueda provocar el síndrome del intestino irritable. Es la más complicada de sustentar ya que para confirmarla habría que ir eliminando ciertos grupos de alimentos de manera sistemática, algo que no es recomendable. Aunque esto solo sea una teoría si es conocido que existen alimentos que pueden simular o agravar los síntomas de este trastorno como algunos lácteos o la coliflor.

Los especialistas para poder tratar de alguna manera este síndrome, que recordamos no tiene cura aun, han abordado dos vías, la farmacológica y la de actuar sobre los hábitos de vida de los afectados.

Existen gran cantidad de medicamentos que pueden ayudar a sobrellevar los síntomas que presente el paciente. Estos se pueden utilizar combinándolos o en monoterapia. Los laxantes, los antidiarreicos, la fibra o los probióticos son algunos de los más conocidos, pero también existen otros como los espasmolíticos que actúan sobre la fibra muscular lisa del tubo digestivo ayudando a paliar el dolor abdominal.

En cuanto a los cambios en los hábitos de vida son bastantes, pero necesarios. Se debe evitar el consumo total de alcohol o tabaco, realizar 5 comidas al día de forma calmada, siendo 20 minutos el tiempo deseable. Asimismo, también hay que tomarse su tiempo a la hora de defecar y no reprimir las ganas. Aunque cada persona debe identificar qué alimentos le hacen daño, hay algunos que siempre es mejor evitar, como las comidas muy condimentadas, los picantes o las grasas. Además, evitar situaciones estresantes siempre es beneficioso para evitar su impacto en la salud y realizar 30 minutos de ejercicio al día es aconsejable también para el aparato digestivo ya que ayuda a mejorar su motilidad.

Existen unas dietas pobres en fructo-oligo-di-y monosacáridos y azúcares polialcoholes (FODMAP) que han demostrado reducir los síntomas gastrointestinales en pacientes que sufren el Síndrome del Intestino Irritable. Aun así, es importante que cada paciente atienda a las consideraciones de su médico especialista.

Aunque se desconozcan las causas y no exista una cura para este padecimiento las recomendaciones que hay ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes que se ve fuertemente afectada por estos síntomas. Es importante acudir al médico para proceder lo antes posible a detectar y tratar cualquier enfermedad.

También te interesará...

Cómo hidratar la piel

¿Conoces la cosmética coreana? ¡Nosotras sí!

Comparte en: Puede que todavía no la conozcas o creas no conocerla, pero la cosmética coreana se ha convertido

Read More...

¿Papel pintado en las paredes de casa? ¡Claro que sí!

Comparte en: No todo el mundo decora su hogar con papel pintado, aunque quizás sea porque todavía no es

Read More...
Rumores

¿Coquetear en siete pasos? ¿Cómo?

Comparte en: El coqueteo es una parte importante de la vida. Este puede ser una forma divertida y aventurera

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu