¿Cuándo se queman más calorías: por la mañana o por la tarde?

En Belleza
Alcanzar el éxito
Comparte en:

Actualmente estamos obsesionados con las calorías que consumimos y las que gastamos, especialmente aquellas personas que deben cuidar su peso por motivos de trabajo o las que se encuentran en regímenes de adelgazamiento. Y es que quemar más calorías de las que consumimos es clave para perder peso, pero ¿cuándo quemamos más calorías?

Incluso cuando no estás haciendo nada, estás quemando calorías. Pero la cantidad de calorías que quemamos sin hacer ejercicio depende de la hora del día, según encontraron los investigadores de un nuevo estudio.

El estudio descubrió que, en reposo, las personas queman un 10 por ciento más de calorías al final de la tarde y comienzo de la noche que a primera hora de la mañana.

Es probable que se deba a los ritmos circadianos, que controlan nuestros ciclos de sueño-vigilia y nuestro reloj corporal interno.

“Nos sorprendió el hecho de que hacer lo mismo en un momento del día quemara tantas calorías más que hacer lo mismo en otro momento diferente”, dijo la autora principal Kirsi-Marja Zitting de la División del Sueño y Trastornos Circadianos del Brigham and Women’s Hospital y la Escuela de Medicina de Harvard, en un comunicado.

El estudio fue publicado en la revista Current Biology y solo se centró en las calorías quemadas en reposo, que es la energía que el cuerpo necesita para ejecutar funciones corporales básicas como respirar y hacer circular la sangre por todo el cuerpo. Así que los investigadores no están seguros de si las personas se beneficiarían de la planificación de su ejercicio en la tarde en lugar de en la mañana, es decir, de si también se queman más calorías al hacer ejercicio por la tarde que al hacerlo por la mañana o estos beneficios son solo en reposo.

La coautora del estudio, la Dra. Jeanne Duffy, profesora asociada de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y neurocientífica en el Brigham and Women’s Hospital, explica que “puede ser más relevante evitar el consumo de calorías en la noche y la madrugada. Digamos que nos levantamos una o dos horas antes y desayunamos una o dos horas antes”, dice Duffy. “Podemos estar desayunando no solo en un momento en que nuestro cuerpo no esté preparado para lidiar con él, sino en un momento en que necesitamos menos energía para mantener nuestras funciones. Por lo tanto, el mismo desayuno puede resultar en calorías adicionales almacenadas porque no necesitamos en ese momento alimento para mantener nuestras funciones corporales”.

Para seguir el impacto en el reloj corporal y las calorías, los investigadores hicieron que siete voluntarios pasaran un mes en un laboratorio que no tenía ventanas, relojes, teléfonos o Internet. Se les asignó horas para irse a la cama y despertarse, y esas horas cambiaban cuatro horas cada noche. Mantuvieron este horario durante tres semanas.

“Debido a que estaban haciendo el equivalente a dar vueltas alrededor de la tierra cada semana, el reloj interno de su cuerpo no podía seguir el ritmo, por lo que oscilaba a su propio ritmo”, explicó Duffy. “Esto nos permitió medir la tasa metabólica en todos los diferentes momentos biológicos del día”.

El estudio encontró que las temperaturas corporales de las personas estaban en su nivel más bajo cuando su reloj corporal estaba programado para la noche, y en su nivel más alto unas 12 horas más tarde, en la tarde. En concreto, los datos mostraron que el gasto de energía en reposo es más bajo en la fase circadiana que los investigadores designaron como ~ 0 °, correspondiente a la caída de la temperatura corporal en la noche biológica tardía. El gasto de energía fue mayor en la fase circadiana ~ 180 °, aproximadamente 12 horas después, en la tarde biológica hasta la noche.

Los investigadores también encontraron que el cociente respiratorio de los participantes, que refleja la utilización de macronutrientes, también varía según la fase circadiana. Esta medida fue más baja en la noche y más alta en la mañana biológica.

Los hallazgos podrían ayudar a explicar por qué las personas que no tienen horarios regulares, como los trabajadores del turno de noche, tienen más probabilidades de aumentar de peso, dijeron los investigadores.

Por lo tanto, las personas que quieren perder o mantener el peso deben seguir los hábitos regulares de sueño y alimentación para favorecer sus objetivos.

Estos hallazgos ofrecen la primera caracterización de un perfil circadiano en el gasto energético en reposo en ayunas y el cociente respiratorio en ayunas, desacoplados de los efectos de la actividad, el ciclo sueño-vigilia y la dieta en humanos. “No solo lo que comemos, sino cuándo comemos, y descansamos, afecta la cantidad de energía que quemamos o almacenamos como grasa“, dice Duffy. “La regularidad de los hábitos como comer y dormir es muy importante para la salud general, pero también para perder peso”.

Fuente:

Current Biology, Zitting et al.: “Human Resting Energy Expenditure Varies with Circadian Phase” https://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(18)31334-4

También te interesará...

Ir a la ópera

¿Cómo se debe ir vestido a la ópera?

Comparte en: Desde el año 1617, la ópera se conoce como un género de música teatral en el que

Read More...
Conspiraciones secretas

¿Por qué las personas muy inteligentes sufren más trastornos mentales y físicos?

Comparte en: En términos generales, se considera que las personas con alto coeficiente intelectual tienen una ventaja en muchos

Read More...
Beneficios del orégano

Beneficios del orégano

Comparte en: El orégano es conocido, sobre todo, por sus propiedades culinarias gracias a su intenso aroma y olor,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu