¿Cuándo es mejor comer fruta?

En Salud
Beneficios de los arándanos
Comparte en:

La fruta es esencial para todos nosotros. En términos gastronómicos, la fruta es el conjunto de frutos comestibles que se obtienen de plantas cultivadas o de árboles silvestres, que se caracterizan por ser extremadamente dulces y por contar con una gran variedad de colores, sabores, tamaños y texturas.

El consumo de frutas aporta pocas calorías y un alto porcentaje de agua, por lo que facilita la hidratación del organismo. Salvo algunas excepciones, es cierto que las frutas no aportan grasas saturadas. Algunas de ellas son fuentes de ácidos grasos esenciales para el organismo, tales como los frutos secos y los aguacates. Además, las frutas son una importante fuente de energía para el organismo por su alto contenido en hidratos de carbono solubles de rápida disponibilidad. ​

Como alimento, las frutas realizan aportes a la dieta que son de suma importancia para la salud humana. En general, las frutas son muy ricas en vitaminas, sales minerales y antioxidantes.  Algunos, como la vitamina C y el potasio, dependen en buena medida de las frutas como fuentes de suministro. La sandía o el melón son frutas que se caracterizan por su alto contenido en agua. El debate sobre si es bueno o malo comer fruta por la noche sigue abierto, pero ¿qué dicen los expertos?

Ellos recomiendan el consumo de este alimento principalmente durante la mañana, entre horas y con el estómago vacío, pero no, no hay un momento exclusivo para cada fruta a lo largo del día, sino solamente algunas recomendaciones según la rutina y las circunstancias del individuo que la vaya a consumir.

En cuanto a la madurez, el punto ideal de consumo de la fruta es cuando está lo suficientemente madura, pues lo cierto es que antes de ese punto de maduración puede resultar desagradable al paladar y cuando se pasa de ese punto ocurre lo mismo. Por ese motivo, lo ideal es ingerirla al punto de maduración, un estado que, sin duda, es fácil de detectar a través del color y la sensación que nos provoca al tacto.

Por poner un ejemplo, tenemos el kiwi, una fruta deliciosa y rica en nutrientes que suele ser tan dura como una piedra cuando aún no está madura. Sin embargo, cuando está en el punto de madurez ideal para ingerirla, al tacto se sentirá blanda y la cáscara de esta fruta será más fácil de desprender.

¿Cuántas porciones se deben comer al día?

Normalmente se recomienda comer de tres a cinco porciones de fruta por día con el objetivo de contar con todos los nutrientes, vitaminas y minerales que aportan, siempre de rápida absorción. Además, las frutas son naturalmente variadas y se pueden encontrar frutas de color amarillo, verde, morado, rojo, violáceo y naranja, diferentes sabores, diferentes texturas y diferentes propiedades nutritivas.

¿Qué beneficios nos aporta?

La fruta es rica en nutrientes y es ideal para consumir en verano y también en dietas de adelgazamiento por el agua que esta nos aporta. Las frutas nos aportan multitud de beneficios y son, quizás, uno de los alimentos más nutritivos que hay. Además, también es uno de los componentes más importantes de cualquier alimentación y es recomendable por nutricionistas y expertos en cualquier dieta normal y de adelgazamiento también.

Y sí, aporta muchos beneficios. Según un estudio de la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres (Gran Bretaña) una dieta provegetariana, es decir, aquella que tiene una mayor proporción de alimentos de origen vegetal en comparación con los de origen animal, se asocia con un menor riesgo de fallecer por enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Este estudio, que fue presentado durante la reunión Lifestyle de la American Heart Association, ha analizado los hábitos alimenticios y estilo de 451.256 europeos, y los resultados lo confirman: aquellos individuos que siguen la dieta provegetariana (70% de los alimentos vegetales) tenían un riesgo veinte por ciento menor de morir por enfermedad cardiovascular.

Además, la investigadora Camille Lassale afirmaba que «Una dieta provegetariana no establece recomendaciones absolutas sobre nutrientes específicos, sino que simplemente se centra en el aumento de la proporción de alimentos de origen vegetal en relación con los de origen animal, lo que se traduce en una dieta equilibrada nutricionalmente.

Los participantes formaban parte del Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición (EPIC), que se inició en 1992. El trabajo incluyó a casi medio millón de personas de diez países libres de enfermedades crónicas, entre treinta y cinco y setenta años, y que fueron analizados durante doce años. Del estudio se recogieron todos estos datos: estatura, peso, consumo de alimentos, estilo de vida y hábitos de actividad física.

Los investigadores clasificaron a los participantes en función de su alimentación, demostrando así, que, aquellos que consumían verduras, frutas, legumbres, cereales, patatas, frutos secos y aceite de oliva obtenían una mayor puntuación, mientras que los que comían carnes, grasas animales, huevos, pescado y otros productos del mar o lácteos tenían mucha menos puntuación.

Para la investigadora Camille Lassale, una buena forma de seguir una dieta saludable sería, «en lugar reducir drásticamente los alimentos de origen animal, sustituirlos poco a poco con otros de origen vegetal».

Finalmente, debemos tener en cuenta que otro de los beneficios que las frutas nos aportan es que nos ayudan a bajar de peso, aunque ¡cuidado” Otras muchas pueden hacernos engordar. ¿Sabes cuáles son las mejores si estás pensando en comenzar una dieta de adelgazamiento?

Las manzanas, las frambuesas, las naranjas, los arándanos, las fresas y el melón y la sandía están dentro de la lista, pues en los dos últimos casos, por ejemplo, estas dos frutas, tanto el melón como la sandía tienen un alto contenido en agua que nos ayudan a adelgazar y también a desintoxicar el cuerpo.

Manzanas: la manzana es una de las frutas más sanas que existen. Contiene agua y nos ofrece la energía suficiente al organismo a la vez que nos ayuda a mantenernos en nuestro peso ideal.

Frambuesas: son muy saludables y ricas en antioxidantes naturales, lo que nos ayuda a desintoxicar nuestro cuerpo.

Arándanos: los arándanos, como complemento de una dieta bajas calorías y acompañada por ejercicios físicos, pueden colaborar en la pérdida de peso

Sandías: según varios estudios llevados a cabo, la sandía disminuye la grasa del organismo y reduce el colesterol.

Naranjas, limones, pomelos, kiwis: la vitamina C presente en estas frutas hace que procesemos la grasa más rápidamente.

Fresas: son poco calóricas y, además, contienen muchísima fibra y agua.

Y sí, aunque nos cueste creerlo, los plátanos también son una fruta que debemos incluir si queremos perder peso pues estos contienen propiedades saciantes haciendo que comamos menos durante el día. De hecho, una investigación realizada por científicos estadounidenses comprobó que los plátanos tienen cantidades apreciables de una sustancia que, en nuestro cuerpo, induce la liberación de serotonina, un neurotransmisor que calma la ansiedad, nos relaja y produce saciedad a nivel cerebral. Y, además, son ricos en minerales y proteínas de calidad.

Fuente:

https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-eating/eat-smart/nutrition-basics/aha-diet-and-lifestyle-recommendations

 

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu