¿Cuál es la diferencia entre anorexia y bulimia?

En Salud
Pesadillas
Comparte en:

Actualmente los desórdenes alimenticios tienen una de las tasas de mortalidad más altas de todas las enfermedades mentales, y la bulimia o la anorexia son algunos de los tipos más comunes que suelen aparecer.

La bulimia es un trastorno tanto alimenticio como psicológico, ya que las personas bulímicas consumen comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos, lo que haría referencia al trastorno alimenticio, y después se arrepienten de haber comido así y buscan perder todas las calorías consumidas de una manera extrema, por tanto, trastorno psicológico.

La anorexia, por su parte, hace referencia al trastorno de origen neurótico que se caracteriza por el rechazo sistemático de los alimentos y ésta se observa normalmente en las personas más jóvenes. La anorexia suele ir acompañada de vómitos provocados, adelgazamiento extremo, y en los casos más graves conllevar a la desaparición de la menstruación en el caso de las mujeres, que además son el grupo más común en cuanto a anorexia se refiere.

Sin duda, este último es un trastorno mucho más fácil de detectar que la bulimia ya que las personas que padecen este último trastorno se caracterizan por darse un atracón impulsivo de comida para después inducirse el vómito o hacer ejercicio a diario y sin ningún tipo de control. La bulimia es difícil de superar porque suele hacerse crónico e incluso en los casos más graves puede conducir a la muerte del paciente y por ello es fundamental saber detectarla a tiempo.

No obstante, se trate de uno u otro trastorno hay que saber que, por norma general, todos los hábitos asociados a un trastorno de la alimentación son difíciles de erradicar, ya que se consideran problemas clínicos graves que requieren tratamiento profesional de médicos y terapeutas.

A pesar de que ambos se diferencian por la forma en que las personas se comportan ante la comida, también puede darse el caso de que una sola sufra ambos de forma alternativa o sucesiva. Como veíamos, la anorexia nerviosa se caracteriza por el miedo exagerado a engordar y por una distorsión de la imagen corporal que hace que las personas que la sufren se sientan gordas cuando en realidad no lo están, y además de este pánico a engordar, en el caso de la bulimia aparece también el sentimiento de pérdida de control con la comida.

Debemos ser conscientes, por tanto, de que tanto uno como otro afectan psicológicamente. Por un lado, la anorexia, trastorno que supone una seria amenaza tanto para la salud física como para la psicológica y que, además de provocar efectos físicos nocivos, contribuye a problemas psicológicos, emocionales y psicosociales, como son la imagen distorsionada del cuerpo, una baja autoestima, el aislamiento social, el miedo a subir de peso y las comorbilidades psicológicas. Y, por otro lado, la bulimia, que también provoca algunos efectos graves para nuestra salud como los problemas que pueden originarse en la cavidad bucal (debido a los vómitos inducidos), los problemas para tragar comida (vomitar en exceso provoca hinchazón en mejillas, barbilla y cuello, lo que a menudo causa dolor a la hora de ingerir alimentos), deshidratación, problemas intestinales, úlceras, anemias y debilidad en músculos, piel y cabello.

En la sociedad actual no resulta para nada inusual que ambos trastornos estén muy presentes y que además se incluyan dentro de las tasas más altas de mortalidad porque la realidad es que en nuestra sociedad actual la idea de “entrar en el canon de belleza establecido” está muy extendido para triunfar. Además, tanto la publicidad como la moda y todos los medios de comunicación se encargan también de reforzar esta idea y de ejercer una gran presión sobre las personas que no se ajustan a este “canon”. Por eso, la forma y el momento particular en que cada uno de nosotros vivimos, sentimos o interiorizamos determinadas situaciones contribuye, entre otras muchas cosas, a que seamos anoréxicos o bulímicos.

Síntomas que indican anorexia o bulimia

A pesar de que ambos conceptos signifiquen cosas distintas e impliquen por tanto consecuencias diferentes es importante saber que en la etapa de cambios en las que ambos trastornos pueden aparecer no resulta para nada extraño que se den algunos comportamientos peculiares como estos:

– Sensación de tristeza y soledad

– Círculo de amistades muy estrecho

– Cambios en los hábitos alimentarios

– Aumento exagerado de la práctica de ejercicio físico

Por eso, si somos conscientes de que tenemos alguno de estos síntomas y sospechamos además sobre la existencia de un determinado trastorno alimentario lo más importante sin duda es no encerrarse en uno mismo y en sus ideas, buscar ayuda tanto en familiares como en nuestros amigos más cercanos y acudir al médico para que sea él quien pueda valorar la idea de seguir un tratamiento u otro.

 

También te interesará...

Síndrome del corazón roto

Demasiada felicidad puede causar el síndrome del corazón roto

Comparte en: El síndrome de Takotsubo, o síndrome de corazón roto, es un síndrome cardiaco agudo que simula un

Read More...
Beneficios del ginseng

Beneficios del ginseng

Comparte en: El ginseng es una planta medicinal que posee unas sustancias llamadas ginsenósidos que confieren a la planta

Read More...
Cómo tratar la laringitis

Remedios naturales para curar la laringitis

Comparte en: La laringitis es una enfermedad respiratoria aguda en la que se produce la inflamación de la laringe,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu