¿Cuál es la causa del trastorno de ansiedad social?

En Relaciones
Mujer preocupada
Comparte en:

El trastorno de ansiedad social (TAS), o fobia social, es un trastorno de ansiedad caracterizado por un miedo persistente a una o más situaciones sociales por temor a no estar a la altura o a que resulten embarazosas. Un nuevo estudio que monitoreó la actividad cerebral de los niños sugiere que la ansiedad social se relaciona con la preocupación por cometer errores, es decir, nos da miedo equivocarnos ante los demás y que se rían de nosotros.

El trastorno de ansiedad social (TAS) es uno de los trastornos de ansiedad más común. Es un miedo fuerte a ser juzgado por otros y a sentir vergüenza, lo que puede causar una serie de síntomas físicos: ruborización, sudoración excesiva, temblor, palpitaciones y náusea, aunque también pueden aparecer respuestas conductuales como habla acelerada o ataques de pánico. Esto puede dificultar el trabajo, el colegio y ciertas interacciones sociales.

Este nuevo estudio, publicado en la Revista de la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente, proporciona información sobre los mecanismos neurológicos subyacentes a los síntomas de ansiedad social.

“La ansiedad social es un trastorno debilitante que afecta a muchas personas y debemos comprender mejor este trastorno si queremos ayudar a estas personas”, explica George Buzzell (Universidad de Maryland), autor del estudio. “Yo mismo luché con la ansiedad social durante casi dos décadas y siento que he tenido mucho éxito en superarlo. Por eso, ahora quería entender mejor este trastorno para poder ayudar a otros a encontrar la ayuda que necesitan para hacer lo mismo”.

El estudio examinó a 107 niños de doce años que habían mostrado un temperamento de niñez temprana conocido como inhibición del comportamiento cuando eran más jóvenes. Los investigadores usaron un electroencefalograma para monitorear la actividad eléctrica del cerebro de los niños mientras completaban una prueba psicológica que mide la capacidad de un participante de enfocarse en la información mientras bloquea las distracciones.

Los niños completaron la prueba, conocida como tarea de Flankers, dos veces. Una vez que les dijeron que serían observados y otra vez que les dijeron que no serían observados. (La tarea de Flankers es un procedimiento experimental que sirve para medir la inhibición de respuestas, evaluando la capacidad de los sujetos de suprimir las respuestas que no son apropiadas en un determinado contexto.)

Al observar los tiempos de respuesta post-error y un patrón particular de actividad cerebral conocido como Error-Related Negativity (ERN, algo así como Negatividad Relacionada con los Errores), Buzzell y sus colegas pudieron encontrar que la ansiedad social y la inhibición conductual estaban vinculadas a una hipersensibilidad a los errores cuando estaban bajo observación social.

“Uno de los mecanismos a través del cual surge la ansiedad social es un enfoque excesivo en uno mismo, y los errores percibidos por uno mismo en determinadas situaciones sociales. Para las personas con ansiedad social, este enfoque excesivo en los propios errores percibidos dificulta la interacción social en curso”, explicó Buzzell.

No obstante, el estudio tiene algunas limitaciones. “Lo primero, aunque pudimos evaluar el temperamento de un niño en una etapa temprana de la vida, antes del desarrollo de síntomas de ansiedad social en la adolescencia, las otras medidas neuroconductuales se evaluaron una vez que los adolescentes ya mostraban signos de ansiedad social”, explicó Buzzell. “Un mejor enfoque sería también acceder a las medidas neuroconductuales antes del surgimiento de los síntomas de ansiedad social con el fin de identificar verdaderamente un mecanismo que lo origine”.

“La segunda gran limitación es que nuestra medida de ‘preocupación por el error’ se basa únicamente en los tiempos de reacción y es una medida bastante cruda; actualmente, estamos empleando análisis más sofisticados para capturar mejor la cascada completa de procesos neuronales que preceden y siguen a los errores; esperamos publicar pronto los resultados de estos nuevos análisis”.

¿Cómo se trata la fobia social?

Para algunos, la fobia social es un problema sólo en ciertas situaciones, que incluso pueden ser tan tontas como pedir una bebida en un bar, mientras que otras personas tienen síntomas en casi todas las situaciones sociales.

Por lo general, la fobia social se trata con psicoterapia, medicamentos o una combinación de ambos.

La terapia más eficaz para tratar la fobia social es la terapia cognitiva-conductual (TCC), que enseña a la persona afectada otras formas de pensar, comportarse y reaccionar ante las situaciones que le causan miedo o ansiedad, para que pueda afrontarlas y llevarlas a cabo sin sufrir un ataque de pánico.

En cuanto a los medicamentos que se pueden recetar, los más habituales son los ansiolíticos y los antidepresivos.

No obstante, muchas veces con la terapia es suficiente e incluso si la fobia social se da solo en circunstancias muy concretas, puede que el sujeto no necesite tratamiento.

Fuente: “A Neurobehavioral Mechanism Linking Behaviorally Inhibited Temperament and Later Adolescent Social Anxiety”, George A. Buzzell et al.

Foto: Creado por Kues1 – Freepik.com

También te interesará...

Cómo elegir colchón

¿Cómo elegir un colchón?

Comparte en: A la hora de dormir plácidamente y descansar, el colchón es la parte más importante de una

Read More...
Por qué salen caries

¿Por qué salen caries?

Comparte en: Quizás lo primero que debemos hacer es definir el término, y es que no todo el mundo

Read More...
Beneficios de escribir

Pautas para escribir un libro

Comparte en: ¿Brújula o mapa? La autora Elisabeth Benavent es una de esas maravillosas autoras que están haciéndonos ver

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu