Consejos para ahorrar

En Estilo de vida
Cómo ahorrar
Comparte en:

Afrontar los gastos sin quedarse a cero y mantener un colchón que pueda sacarnos de un apuro si, por ejemplo, sube de nuevo la factura de la luz, es para muchos una completa odisea. La clave para saber ahorrar es saber gastar y, para ayudarte a hacerlo, te damos algunos trucos que puedes incorporar a tu día a día.

Establece unos objetivos a corto plazo

El problema de muchas personas que se proponen ahorrar es que lo hacen sin ponerse un objetivo o cantidad determinada, lo que hace que sea mucho más difícil. Por esta razón, una buena idea es que te fijes una cantidad semanal o mensual concreta, eso sí, que sea realista. Empieza por una cantidad más baja y, así, al alcanzar tus metas, te sentirás mejor y podrás ir aumentando esa cantidad gradualmente.

Revisa bien todos tus gastos

Comprueba cuánto gastas en electricidad, gas, telefonía, ocio… Establece una lista detallada para que puedas ver en qué estás gastando de más. Quizás puedas cambiar de compañía de móvil y ahorrar bastante dinero, o dejar de pagar algunos servicios como la televisión de pago. A lo mejor pagar la cuota del gimnasio puede ser un gasto que te puedes ahorrar haciendo ejercicio en casa o saliendo a correr.

Establece un límite de gastos y una planificación mensual o semanal

Planifica en qué vas a gastar tu dinero cada mes, dejando claro cuánto vas a dedicar a comida, ocio, etc. De esta forma, sabrás cuánto puedes gastar en cada día y podrás administrarte mejor. Establece un límite para cada mes o para cada semana, si lo excedes, tendrás menos presupuesto para el siguiente, pero si no llegas a él, puedes ahorrar ese dinero.

A la hora de hacer la compra, los supermercados quieren que compres y gastes cuanto más mejor, por lo que ponen los productos estratégicamente para que los compres aun cuando no los necesitas. Para empezar, cuando vayas a comprar hazlo con una lista de aquello que realmente necesitas, evitando caprichos que suelen suponer mucho dinero.

Compara precios entre marcas y entre supermercados; quizá la fruta está muy barata en una tienda y la carne en otra. No dudes en comprar marcas blancas, tienen productos de gran calidad a mejor precio. Compra aquello que realmente vayas a consumir, no acabes tirando la mitad de la compra a la basura porque se ha estropeado o pasado de fecha.

Evita las compras por impulso

Muchas veces nos compramos cosas por darnos un capricho bajo el lema “para algo estoy trabajando”. El consumismo impulsivo es el peor enemigo del ahorro y puede alterar tu presupuesto sin que te des cuenta. Si no te hace falta inmediatamente, espera a final de mes e invierte parte de tus ahorros. Además, empieza a medir tus gastos en horas, puedes pensar que 25 euros es un gasto muy pequeño, pero ¿cuántas horas tienes que trabajar para conseguirlos?

Prueba las compras online (de cosas que necesites)

Casi de la mano con el anterior punto. Es cierto que en internet podemos encontrar ofertas escandalosamente buenas de hasta el 75% en productos de todo tipo. Eso sí, antes de hacer click sin medida, plantéate si verdaderamente lo necesitas: cualquier gasto imprevisto no reflejado en tu presupuesto mensual afectará directamente a tu capacidad de ahorro.

Reduce los gastos en casa

Cambia las bombillas por LED, son más caras pero el consumo es mínimo y en un año rentabilizarás el gasto de la compra, a los pocos meses ya ahorrarás entre un 30 y un 50%.

Puedes ahorrar agua y energía con electrodomésticos eficientes y ecológicos.

Lava la ropa en agua fría o 30º C. Las prendas delicadas y de color no debería ser lavadas a una temperatura superior a los 30º C. Lavar la ropa a 60 grados consume más energía y daña más la ropa (gomas y colores). Si la ropa no está muy sucia y sólo es eliminar el sudor, puedes lavar con agua fría, conservarás por más tiempo el color de tus prendas y ahorrarás energía y dinero.

Evita los microgastos

El café de máquina, el medio menú, el sándwich de media tarde. Sí, sin mirar la calderilla se vive muy bien, pero ¿te has parado a sumar cuánto inviertes al día en estos microgastos? Todos estos gastos son evitables con planificación previa. Si llevas siempre contigo un termo con café preparado en casa, una botella de agua y algo de picar, o si reduces la práctica de fumar, el ahorro que se produce es mucho mayor del que imaginas.

Utiliza cupones y descuentos

Acostúmbrate a ir siempre a restaurantes con cupones descuento o promociones, de esta manera podrás darte ese capricho gastándote mucho menos. Pero los cupones no se limitan solo al ocio, en el supermercado, busca las mejores ofertas y, a la hora de comprar ropa, por ejemplo, no hace falta que compres todo lo que está en temporada, puedes aprovechar las rebajas o los outlets para comprarte lo que necesitas. Además, en las tiendas online suelen tener aún más ofertas que puedes aprovechar.

Si te cuesta controlarte a la hora de ir a comprar con la tarjeta, puedes dejar esta en casa y salir solo con el dinero justo para evitar gastar más. O abrirte una cuenta de ahorro en el banco para meter todos los meses una cantidad determinada que no puedas tocar. Tu dinero se mantendrá seguro y generarás algo más de intereses.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu