¿Cómo vivir mejor mi jubilación?

En Estilo de vida
Cómo vivir mi jubilación
Comparte en:

Te queda solamente un año para jubilarte y lo único que deseas es prepararte lo mejor posible estos últimos doce meses para jubilarte en condiciones además de tener, por supuesto, la fiesta sorpresa por tu jubilación claro… ¡que la tendrás! Pero ¿cómo puede uno prepararse para la jubilación?

Está claro, siempre lo hemos escuchado, uno después de la jubilación puede encontrarse un poco perdido. Toda la vida trabajando y de repente un día, zas, adiós al madrugar por las mañanas para ir a la oficina, adiós a las horas del mediodía que utilizabas para ir a comer a casa y ver en esos ratos a tus hijos o a tu pareja y adiós también a tu rutina diaria y a aprovechar esas horas libres que tenías por las tardes para hacer compras, recados, etc. Adiós a todo eso y hola al tiempo libre para hacer todo eso ¡y mucho más! ¿Pinta tan mal como muchos piensan?

¿Por qué llegar a la jubilación parece indicar que uno no hace nada y que es una etapa de la vida triste? Al contrario, la sociedad cada vez envejece más tarde y como nos jubilamos nosotros no se jubilaron vuestros padres ni vuestros abuelos, claro que no. La actitud ha cambiado un poco y la manera de vivir la vida también. De hecho, es muy probable que tengas ya algún hijo casado y con niños y a la más pequeña de la casa independizada por lo que como mucho dedicarás tiempo (y más del que crees ahora…) a tus nietos, pero no, no significa en absoluto que te quedes siendo la abuela que cuida de sus nietos todo el día porque recuerda que en su día ya cuidaste de tus hijas. Algunos ratos está bien, sí, pero no siempre. Además, tú tienes todavía muchas cosas por hacer… Pero antes conozcamos algo mejor este término.

En primer lugar, una debe saber qué significa el término jubilación y qué es exactamente lo que entendemos por prestación por jubilación. Esta, tal y como define el Ministerio de Seguridad Social, es lo que cubre la pérdida de ingresos que sufre una persona cuando alcanzada la edad establecida cesa en el trabajo por cuenta ajena o cuenta propia poniendo fin, además, a su vida laboral o a reducir su jornada de trabajo y su salario en los términos establecidos legalmente. Dicha pensión de jubilación de la Seguridad Social es esa prestación económica que consiste en una pensión vitalicia, única e imprescindible que se va a conceder al trabajador cuando cesa en el trabajo a causa de la edad.

Pero el problema realmente de la jubilación no es el de las pensiones (que también…), sino la connotación tan negativa que tiene. ¿A qué es debido? Somos muchos los españoles los que asociamos la jubilación a algo completamente negativo. Porque uno se hace mayor, porque la vida se le ha pasado en un santiamén, porque uno ya tiene 65 años y ya parece que ha hecho todo lo que debía hacer en la vida… y nos equivocamos por completo porque en realidad todavía queda mucho por hacer. Además, si uno se fija en la media española a la que fallecemos los españoles en nuestro país, se puede quedar más tranquilo ¿no? La esperanza de vida se dispara cada vez más al alza así que todavía te quedan muchos, pero que muchos años por delante. ¿Quieres saber todo lo que puedes hacer? Nosotros te ayudamos un poco…

Lo primero que se ha de tener claro en cuanto a la jubilación es que esta etapa de la vida puede ser un gran fin de semana muuuuy largo por lo que hay que llenarla de actividades y cuantas más, mejor, que tu posesión será mucho más valiosa por lo que es fundamental planificar adecuadamente a qué dedicar este tiempo y sobre todo a quién y con quién hacerlo. En definitiva, mantenerse activo y llenar el tiempo y recordar siempre que una vida ociosa oxida el cuerpo y la mente, y que no hacer nada puede ser lo más complicado. Las horas vacías han de llenarse siempre, pero ¿cómo?

La jubilación es el momento de intentar cosas nuevas, ¿por qué no montas ese negocio que tanto habías estado pensando estos últimos años? ¿Por qué no estudias la carrera que un buen día no pudiste estudiar? ¿Por qué no aprendes un idioma? O mejor…

Viaja. Sí, sabemos que la responsabilidad del trabajo no te ha dejado demasiado tiempo para viajar todos estos años por lo que quizás ahora sea el momento. De hecho, probablemente no seas la única persona que quiera viajar en esta etapa de la vida. Como tú hay muchos más así que aprovecha parte del dinero que hayas ahorrado durante la jubilación ¡y viaja! Cuando tú quieras, donde tú quieras y como tú quieras.

Haz ejercicio. Ten en cuenta que la actividad física ayuda a las personas a mantener la capacidad de vivir de forma independiente y reduce el riesgo de caídas y fracturas de huesos por lo que es ideal hacerlo a esta edad, sobre todo si te notas algo más cansada que de costumbre y sientes como tus huesos a ratos ya no son lo que eran. No, no hace falta que pases el día completo en el gimnasio, pero sí sería bueno que tuvieras una rutina adecuada y practicaras ejercicio de forma habitual.

– O haz un voluntariado. ¿Por qué no? Son muchas las personas que se acaban de jubilar a las que les apetece, por qué no, hacer cosas nuevas, cosas que no han hecho nunca. Actividades que les aporten algo realmente y ¿qué te puede aportar más que un voluntariado? Tienes la oportunidad de estar ayudando a una persona que realmente lo necesita, aunque también has de ser realista sobre lo que puedes hacer exactamente también tú según tu forma de ser, de pensar y de actuar y también tener en cuenta siempre las expectativas que tienes sobre algo que realmente deseas hacer como sería el caso del voluntariado. Eso sí, no pasa nada por no hacerlo. Si no te apetece demasiado siempre puedes apuntarte a clases de pintura, a leer para estudiantes con problemas de aprendizaje, a colaborar en fundaciones para apoyar a mujeres con cáncer o apuntarte a clases de yoga.

Lo que quieras sí, pero que te haga feliz. Y recuerda, márcate una meta. Sueña y hazlo despierta. Sueña y escríbelo en un cuaderno o en una libreta que tengas a mano en la mesilla de noche y apunta ahí todo lo que te hace sentir viva, en relación con el entorno familiar, al profesional o al personal, al que tú quieras. Pero escríbelo y no te cortes. Sea lo que sea. Son tus sueños y nadie dijo que no se fueran a cumplir nunca ¿no?

Y recuerda, finalmente, que los sesenta son los nuevos cincuenta

No, por haber cerrado la etapa laboral no significa que te hayas convertido en una auténtica abuelita, sino que simplemente has dejado de trabajar porque lo llevas haciendo toda tu vida, pero ahora puedes hacer miles y miles de cosas. De hecho, muchas más de las que te imaginas. Y es que, además, tanto los avances médicos como toda la concienciación en torno a los buenos hábitos han hecho, sin duda, que los sesenta no sean los sesenta que vivieron vuestros padres o vuestros abuelos sino unos renovados cincuenta. Y lo más importante para que esto sea así: la actitud y mentalidad que cada una tenga y que además hoy en día tiene muchísimo más peso que la edad que pone en nuestro DNI.

También te interesará...

Cómo elegir colchón

¿Cómo elegir un colchón?

Comparte en: A la hora de dormir plácidamente y descansar, el colchón es la parte más importante de una

Read More...
Por qué salen caries

¿Por qué salen caries?

Comparte en: Quizás lo primero que debemos hacer es definir el término, y es que no todo el mundo

Read More...
Beneficios de escribir

Pautas para escribir un libro

Comparte en: ¿Brújula o mapa? La autora Elisabeth Benavent es una de esas maravillosas autoras que están haciéndonos ver

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu