¿Cómo tratar las obsesiones?

En Estilo de vida
Astenia primaveral
Comparte en:

Las obsesiones o pensamientos obsesivos son aquellos pensamientos recurrentes, relacionados con preocupaciones o miedos, que no nos dejan pensar en nada más y resultan alarmantes, llegando a provocar un sentimiento de vergüenza. Estos pensamientos aparecen de forma reiterada y continua en la mente de la persona obsesionada, que no consigue librarse de ellos, lo que afecta a su vida cotidiana. Si últimamente estás obsesionado con algo, o si es algo que te ocurre habitualmente, es importante que aprendas a librarte de las obsesiones.

¿Piensas continuamente en algo que te ha sucedido o puede llegar a sucederte? ¿Repites una tarea una y otra vez sin motivo? ¿Notas que estás todo el día preocupado, pensando en lo mismo? ¿Sientes que no tienes el control de tu vida? Estos son algunos síntomas ligados a una obsesión, algo que puede ocurrir de manera puntual en una época de estrés o angustia, o de manera permanente en personas que sufren Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

El contenido u objeto de estas obsesiones varía mucho de unas personas a otras, incluso puede cambiar en la misma persona en distintas épocas de su vida. Pueden ser obsesiones relacionadas con la hipocondría (miedo a enfermar), con descuidos que causen accidentes (olvidar apagar un aparato eléctrico), con la contaminación y los gérmenes, con la seguridad, con el orden, etc.

Aunque es normal tener este tipo de pensamientos negativos o preocupaciones, el problema surge cuando no se gestionan de la manera adecuada y les damos demasiada importancia, haciendo que se conviertan en obsesiones y causando ansiedad y estrés e impidiendo que te concentres en otros temas de tu vida, tanto laboral como personal. Además, hay que tener en cuenta que estas obsesiones son involuntarias y opuestas en su contenido a los deseos de quien las sufre.

Si empleas más de una hora al día en esos pensamientos o realmente interfieren en tu vida diaria, tienes un problema. Se calcula que alrededor del 2% de la población mundial padece obsesiones y afecta por igual a hombres y mujeres

Las personas que sufren obsesiones de manera continuada o TOC deben acudir a un psicólogo ya que la terapia es la única forma de tratar de manera efectiva sus obsesiones y conseguir que, aunque no desaparezcan del todo, no interfieran con su vida diaria. Sin embargo, para aquellas personas obsesionadas de manera puntual con un tema, es posible seguir estos consejos:

  1. Estar decidido a solucionar este problema y tomar conciencia de que nuestras preocupaciones son irracionales.
  2. Es mejor aceptar las obsesiones en lugar de resistirse a ellas, de esta forma, se pueden buscar maneras de conducirlas y controlarlas para que no nos controlen ellas a nosotros. Una obsesión momentánea carece de importancia si sabemos reaccionar adecuadamente. Además, cuanto más intentemos no pensar en algo, más pensaremos en ello. Cuando aparezca un pensamiento negativo, obsérvalo y déjalo ir.
  3. No hay que tratar de buscar una explicación ni el significado de esa obsesión, sino distanciarnos de ella, reconocer el problema y buscar una solución.
  4. No le des tanta trascendencia a esos pensamientos porque, al fin y al cabo, son solo eso, pensamientos.
  5. Cambia algo en el ritual que has creado en torno a esa obsesión (orden, frecuencia, objetos…) para que puedas empezar a romper con él.
  6. No te avergüences de tus obsesiones o pensamientos ya que no son culpa tuya, son un síntoma de la ansiedad que sientes. Cuando tu ansiedad disminuya, tus pensamientos obsesivos también lo harán. Tampoco debes pensar que eres raro o un “loco”, tan solo tienes un trastorno que debe curarse y que no ha sido causado por tu culpa, al igual que no es culpa tuya tener fiebre.
  7. Una buena manera de deshacerse de estos pensamientos es escribiéndolos en una especie de diario. La mente tiende a dejar de pensar en algo cuando lo plasma en un lugar permanente.
  8. La dieta puede ayudar. Los expertos recomiendan seguir una alimentación rica en ácido fólico y vitamina B12 que pueden ayudarnos a generar menos pensamiento obsesivos y negativos.
  9. El ejercicio no solo es bueno para nuestra salud física, sino también para la mental. Realizar ejercicio de manera regular ayuda a combatir la ansiedad, la depresión y los pensamientos obsesivos. Al hacer deporte o simplemente andar liberamos endorfinas, que disminuyen el estrés y provocan bienestar y felicidad.
  10. Las técnicas de relajación, como el yoga o la meditación, también ayudan a controlar este tipo de pensamientos y calmar la mente.
  11. Si necesitas acudir a un psicólogo, es probable que sigas una terapia conocida como Terapia cognitiva conductual, muy eficaz en casos de TOC y trastornos de ansiedad.
  12. Por último, existe un ejercicio que se usa mucho en personas obsesivas para alejar los pensamientos de este tipo: piensa que tu mente es un tren con muchos vagones, y cada vagón es un pensamiento. Identifica tu pensamiento obsesivo y visualízalo en uno de los vagones. Ahora visualiza cómo el tren se aleja con él.

Foto: Created by Pressfoto – Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu