• Buscar
×

Cómo tratar el lumbago

Cómo tratar el lumbago

El dolor lumbar o lumbago hace referencia al dolor localizado en la parte inferior o baja de la espalda, correspondiente a la zona lumbar de la columna vertebral. Algo que tenemos claro es que para evitar los episodios de lumbalgia debemos cuidar nuestra espalda con buenos hábitos.

Índice

Causas del lumbago

El lumbago es el dolor corporal más habitual ya que la zona lumbar es la que soporta el peso del todo el cuerpo. Es un problema muy habitual que todos experimentamos alguna vez en la vida. Entre las causas más habituales de la aparición de la lumbagia encontramos:

- Levantar un objeto muy pesado de manera inadecuada

- Estar sentado mucho tiempo

- Sufrir un accidente

- Espasmo muscular

- Herbia de disco

- Ciática

- Fracturas por compresión en personas con osteoporosis

- Fractura de la médula espinal

- Escoliosis o cifosis

- El embarazo

Consejos para tratar el lumbago

El problema viene cuando llega a nosotras ese dolor agudo y paralizante, pues es ahí cuando necesitamos recurrir inmediatamente a algo para ayudar a mitigar el dolor y recuperar la movilidad cuanto antes. Por suerte, existen algunos tratamientos para ayudar a combatirlo.

Una duda muy habitual con respecto a los dolores frecuentes en una gran mayoría de personas tiene relación con la temperatura. ¿Es mejor el frío o el calor? Pues bien, en relación con el lumbago tanto el frío como el calor son buenos, es decir, se pueden combinar. Sin embargo, la diferencia radica en el momento en que se apliquen. Lo que queremos decir con esto es que durante las primeras horas es más recomendable aplicar frío en el músculo afectado (una bolsa de gel sería ideal) y más tarde, pasados dos o tres días desde el inicio del dolor y hasta que finalicen las molestias, aplicar calor, bien con una bolsa de agua caliente o con una manta eléctrica. Podemos hacer esto un par de veces al día, pero es importante no estar más de veinte minutos y asegurarse de que la zona no está roja ni hay inflamación.

Además, para el lumbago también es aconsejable que nos sentemos en un lugar cómodo y firme. Nos aseguraremos de estar en una posición cómoda, pues esto varía dependiendo de cada mujer. Algunas notarán que disminuye el dolor con las piernas algo elevadas y otras notarán mejoría con las piernas estiradas.

En cuanto a hacer o no reposo frente a un dolor fuerte de lumbalgia, lo mejor es evitar el reposo en cama, pero sí debemos acostarnos boca arriba con las rodillas dobladas sobre el pecho. Esto puede aliviar momentáneamente nuestro dolor lumbar. No obstante, si ante cualquier movimiento padecemos mucho dolor podemos hacerlo, aunque no debemos alargarlo más de dos o tres días. Estar en la cama dificulta la recuperación y también aumenta las posibilidades de que el dolor reaparezca.

Recordemos que también es aconsejable no realizar actividad física durante los dos o tres primeros días en que se inicia el dolor, al igual que cargar con objetos pesados pues todo ello conlleva a que las molestias aumenten de forma notable.

Una vez hayan transcurrido los tres primeros días sí que es recomendable realizar ejercicio físico aérobica para mejorar el dolor. Caminar o practicar natación pueden favorecer a las pacientes con lumbago, ya que fomentan la irrigación sanguínea (lavado o limpieza de una cavidad corporal o herida por una corriente de agua u otro fluido) a la zona, al tiempo que fortalecen la musculatura de esta área.

Medicamentos para el lumbago

Los medicamentos, en especial los analgésicos como el ibuprofeno, son los más recomendables para tratar un dolor como el del lumbago ya que reducen la inflamación, pero siempre bajo la supervisión de nuestro médico o con la ayuda de un farmacéutico para que pueda recomendarnos la mejor alternativa y así disminuir las molestias ocasionadas por la lumbalgia. Los medicamentos opioides también son efectivos para calmar este tipo de dolor. 

Si la enfermedad dura más de un mes, puedes acudir a un ortopedista. Si nada funciona, ni lo consejos, ni la medicación ni la terapai física, puede ser necesario recurrir a una inyección epidural.

Cuando padecemos lumbago debemos tener en cuenta que el momento de dormir es fundamental ya que si no se hace de forma adecuada nuestro descanso estará limitado. Debemos dormir en posición fetal y usar una almohada entre las piernas, lo que aliviará la carga en la zona. Si no podemos hacerlo de esta manera (aunque no es recomendable) se puede dormir boca arriba siempre y cuando coloquemos una toalla enrollada debajo de las rodillas para reducir dicha carga en la zona lumbar.

A pesar de que la lumbalgia afecta por igual tanto a hombres como a mujeres, lo hace especialmente en aquellos o aquellas que llevan un estilo de vida sedentario o, por el contrario, hacen demasiado ejercicio.

Por eso toma nota de algunos consejos y seguro ayudarás a mitigar ese dolor que no te deja seguir con tu rutina habitual. ¡Suerte!

Fuente:

Corwell BN. Back pain. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 32.

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar