¿Cómo se debe guardar el vino?

En Estilo de vida
Cómo conservar el vino
Comparte en:

Nos encanta beber vino, pero ¿sabemos guardarlo correctamente? No es lo mismo conservar el vino en una nevera que conservarlo en la vinoteca. La oxidación de este se acelera a una mayor temperatura y por ello resulta conveniente guardar la botella en el frigorífico si no vamos a bebérnosla entera. En una vinoteca, el factor más determinante a la hora de conservarlo, sin duda, es la temperatura.

Es importante saber que, tanto la temperatura como los cambios bruscos, tienen una gran influencia en la velocidad de evolución del vino y sí, lo más importante es la estabilidad y la constancia de la temperatura y no tanto los grados. Los cambios de temperatura no deben ser bruscos y las diferencias entre estaciones deben ser lentas y no superiores a una diferencia de entre 5 y 6º. Cualquier cambio brusco de temperatura puede alterar la presión interna de la botella, empujando el corcho hacia fuera y pudiendo incluso causar fugas de líquido y entrada de aire haciendo que se oxide más el vino y de una manera mucho más rápida. Lo ideal, por tanto, es mantener el vino por debajo de los 16º.

Otros aspectos muy importantes a tener en cuenta a la hora de saber guardar correctamente el vino son los siguientes:

Humedad: una humedad escasa puede contribuir a secar el corcho, y el exceso puede estropear las etiquetas y contribuir al desarrollo de moho y bacterias. Que no baje del 50% y se mantenga entre el 70 y el 80%.

Luz solar: la reacción química de la luz puede tener efectos en el color e incluso el sabor del vino. Por eso, el lugar donde se puede conservar debe ser lo más oscuro posible.

Olores: el vino debe almacenarse en un lugar libre de olores, ventilado y sin vibraciones.

Colocación: las botellas deben guardarse tumbadas, de forma horizontal, para que el tapón siempre esté mojado.

Cómo conservar el vino tinto una vez abierto

A diferencia de los vinos blancos y rosados, que son aquellos que duran tan solo alrededor de cuatro días una vez abiertos, y de los espumosos, que habría que beberlos prácticamente el mismo día en que se abre la botella, los vinos tintos son los que más duran, aunque depende del vino y también de su edad. Existen vinos más y menos jóvenes y es por eso por lo que su duración podrá ser superior o inferior. No obstante, el vino tinto puede mantenerse abierto como mucho una semana antes de que se eche a perder por completo. Eso sí, cuántos más aromas afrutados tenga, más frescura perderá.

En primer lugar, hay que saber que una de las formas que existen para ralentizar el proceso es tapar la botella pues, aunque ya haya oxígeno en su interior, evitaremos que siga entrando de forma continuada. Es posible que no conservemos su corcho, pero no hay de qué preocuparse ya que existen en el mercado multitud de accesorios para tapar las botellas de vino y conservarlas mejor. Suelen ser tapones que sellan herméticamente la botella o bombas de vacío, que extraen el aire de la botella alargando mucho más la vida del vino que ya está abierto. Eso sí, si no dispones de un tapón de este tipo lo mejor es que viertas el vino a una botella de cristal más pequeña que se cierre herméticamente para dejar el mínimo aire dentro.

Después, lo más conveniente será dejar la botella de vino en la nevera, ya que tal y como sucede con los alimentos, el frío conservará el vino y ayudará a ralentizar su degradación, aunque el vino abierto en la nevera solo ralentiza la degradación, pero no acaba con su oxidación. Y ya en tercer lugar, colocar las botellas una vez destapadas verticalmente para que el oxígeno solamente esté en contacto con la superficie del caldo.

Finalmente, recuerda que, si no tienes la posibilidad de guardar el vino en una nevera o en una vinoteca, deberás guardarlo en un lugar oscuro dado que la luz puede causar reacciones químicas incidiendo de manera negativa sobre su sabor.

Errores que se cometen en casa a la hora de guardar el vino

El vino es un elemento vivo y en constante evolución que precisa de unas condiciones ambientales correctas para su conservación óptima. Sin embargo, somos muchos los españoles que cometemos demasiados errores a la hora de guardar el vino en casa.

España es uno de los países de referencia mundial en cuanto a la producción de vinos de calidad por lo que se supone que, si la cultura del vino está arraigada entre nosotros, deberíamos saber tratar perfectamente a este producto tan apreciado. Sin embargo, no es así. De hecho, hay seis errores muy comunes que la mayoría de nosotros cometemos y de los que, por supuesto, ni cuenta nos damos.

  1. Todo a la nevera ¡hasta el vino! Da igual que sea blanco, tinto, rosado o espumoso, pero a la nevera siempre y todos. Error. De hecho, algo que deberíamos tener siempre en cuenta es que tanto el frío excesivo como los cambios bruscos de temperatura no favorecen en absoluto al vino. Además, debemos saber que, a pesar de tomar los blancos y rosados muy fríos, sobre todo en verano, realmente no estamos disfrutando del vino en su plenitud.
  2. Los dejamos en las cajas, no pasa nada. Tenemos la costumbre de almacenar cajas y cajas de vino que nuestro querido suegro nos ha traído del pueblo, pero ¿hacemos lo correcto? Por unas semanas pase, pero no más. En unos días habrá que reacondicionar las botellas en un lugar indicado y fuera de las cajas. ¿La solución? Volcar las cajas y abrirlas por el frente, guardándolas como si estuvieran en botelleros.
  3. No tengo espacio, lo metemos al estante, al lado de la campana. ¿Dónde lo meto? Si ya no hay más hueco. Habitual ¿verdad? Y acabamos subiéndolo al espacio para botelleros que normalmente las cocinas tienen a ambos lados de la campana. Sin embargo, lo único que hacemos es exponerlo al calor, a la sequedad, a la luz y a los olores, es decir, a sus peores enemigos.
  4. Al botellero siempre. Otro error común que solemos cometer es que cuando carecemos de vinoteca, dejamos el vino en botelleros creyendo que puede durarnos años, pero lo cierto es que no es así. Además, si disponemos de botelleros, estos deben ser opacos, dejando la botella a oscuras e inclinada para que pueda así empapar bien el corcho.
  5. Abrir la botella y cerrarla con el corcho otra vez. Cuando no nos hemos podido acabar una botella de vino lo ideal es taparla con una bomba de vacío manual y guardarla en un lugar fresco y seguro, pero no taparla de nuevo con el corcho ni meterla otra vez en el frigorífico.
  6. Guardar el vino en una habitación cerrada y sin ventilar. A pesar de que el vino está en una habitación a oscuras y con una temperatura por debajo de los 20ºC debemos seguir vigilando tanto la humedad como la ventilación para que no florezcan hongos en el corcho ni coja malos olores.

Fuentes:

¿Cuánto tiempo puedo conservar un vino? http://www.lariojacapital.com/la-parafernalia-del-vino/el-vino-en-casa/cuanto-tiempo-puedo-conservar-un-vino/

¿Cómo guardo el vino? https://www.lavinoteca.info/como-guardo-el-vino

También te interesará...

Qué comer para ganar masa muscular

Cambios en un mes de gimnasio

Comparte en: ¿Llevas un mes en el gimnasio y todavía no has notado ningún cambio? Está claro que en

Read More...
Alcanzar el éxito

¿Cómo ser carismática?

Comparte en: El carisma es la cualidad o el don natural que tiene una persona de atraer a los

Read More...
Beneficios de subir escaleras

Beneficios de subir escaleras

Comparte en: Subir escaleras es un ejercicio muy completo que nos ayuda, sobre todo, a tonificar las piernas y

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu