¿Cómo se debe descongelar la carne?

En Salud
Cómo descongelar carne
Comparte en:

La carne es el tejido animal, principalmente muscular, que se consume como alimento. Se trata de una clasificación coloquial y comercial que solamente se aplica a animales terrestres, puesto que los animales marinos entran dentro de la categoría del pescado.

Desde un punto de vista tradicional, la carne como tal se contempla como una fuente habitual de proteínas, grasas y minerales en la dieta humana. De todos los alimentos que se obtienen de los animales y plantas, la carne es el que mayores valoraciones y apreciaciones alcanza en los mercados y, paradójicamente, también es uno de los alimentos más evitados y que más polémicas suscita debido, sobre todo, a la protección contra el animal y las dietas vegetarianas y veganas.

La mayor parte de la carne de consumo para los seres humanos proviene de los mamíferos, aunque nosotros solamente usamos como alimento algunas de las 3.000 especies animales que existen. ​Se consume sobre todo carne de animales ungulados (mamíferos que se apoyan y caminan con el extremo de los dedos como el caballo o la cabra) para proveer alimento. Las especies de abasto básicas para el consumo son el ganado ovino, bovino, porcino y las aves de corral, mientras que las especies complementarias son el ganado caprino, equino y la caza. La industria cárnica es la industria de alimentación que mayor volumen de ventas mueve.

​El consumo de carne crece de forma global porque este va en consonancia con el incremento de la población mundial, siendo los países en vías de desarrollo los que poseen una mayor ratio de crecimiento, originando que en unos años se lleguen a necesitar soluciones suficientes para satisfacer la creciente demanda de este alimento tan deseado por muchos.

Según un estudio elaborado por Mercasa referido al periodo 2008-2017, y basándose además en los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, “en cada hogar español se consumen de media al año 50 kilos de carne y productos cárnicos, y el gasto per cápita se aproxima a los 330 euros”.

El salón de casa es, quizás, el mejor barómetro de la situación de la industria cárnica en España. Del estudio de Mercasa se desprendió que el consumo más notable de este tipo de alimentos se asociaba a la carne fresca y, más en concreto, al pollo y al cerdo. La carne transformada, con cerca de 12 kilos y 100 euros por persona, era otra de las que gozaba de las preferencias de los consumidores españoles, mientras que la demanda de carne congelada en el hogar era sensiblemente inferior.

Tras analizar el consumo de carne por categorías en el periodo 2008-2017, se observó que la demanda de carne fresca descendió un 3,3%; la carne congelada, que partía de cifras algo más bajas, experimentó una tendencia al alza (+44,7%) y la carne transformada también creció, aunque a un ritmo inferior, es decir, un 3,6% más.

Además, durante este periodo de estudio también se observaron algunas diferencias en el consumo de este tipo de alimentos, atendiendo a la tipología de los hogares, descubriendo que aquellas casas con mayor poder adquisitivo registraban un consumo más elevado de carne, y que descendían en el caso de las casas de menores recursos. También resultó positivo el consumo medio entre las parejas adultas sin hijos, los adultos independientes y las parejas con hijos mayores, registrándose consumos más bajos entre las parejas con hijos pequeños, las parejas jóvenes sin hijos y los jóvenes independientes.

Finalmente, y considerando el tamaño del municipio de residencia, los consumidores que residían en núcleos de población pequeños, con menos de 2.000 habitantes, registraron un mejor comportamiento en el consumo per cápita de carne (un 8,3% más) a diferencia de lo que se observó en los grandes municipios (de más de medio millón de habitantes) donde hubo una evolución negativa (-10%).

Pero ¿sabemos descongelar la carne correctamente?

Es importante tener en cuenta lo siguiente a la hora de descongelar la carne:

-La carne, ya sea cruda o cocinada, debe descongelarse lentamente y de forma natural. Para hacerlo lo ideal es pasar la carne del congelador a la nevera. Al hacerlo lentamente conseguimos que el sabor y la textura de la carne permanezca durante más tiempo.

No es recomendable descongelar la carne a temperatura ambiente y, menos aún, en días calurosos o poniéndola congelada cerca del radiador.

-A la hora de cocinarla, debemos hacerlo inmediatamente después de su descongelación. ¿Por qué? Pues bien, debido a que la carne descongelada se deteriora más rápidamente que la que no ha sido congelada.

¿Qué hacemos mal?

Un error muy común que cometemos muchas personas es descongelar la carne en agua caliente. Es importante tener claro que congelar la carne no destruye las bacterias que la contaminan, sino que simplemente impide que estas aumenten. Cuando comienzan a descongelarse, las bacterias se multiplican.

¿Qué sucede entonces cuando descongelamos la carne en agua caliente? Los bordes levantan temperatura y los gérmenes pueden desarrollarse con facilidad, una técnica que puede ser incluso peor que dejar los cortes congelados sobre la mesa.

Entonces, ¿cómo podemos hacerlo?

La alternativa más segura es descongelar la carne en agua fría. Gracias a este método evitaremos que la carne se acerque a las temperaturas de mayor riesgo (entre 30 y 42 grados). Lo ideal es que la carne permanezca en un envase sellado para que no absorba el agua, que además debería cambiarse cada treinta minutos aproximadamente para mantenerla siempre fría.

Y ya una vez descongelada, tendremos que refrigerarla de nuevo para después cocinarla. Pero recordemos que, si deseamos devolver la carne al congelador, tendremos que cocinarla antes.

Lo bueno de esta técnica es que es mucho más rápida que esperar a que la carne se descongele en la nevera durante toda la noche evitándonos, además, meterla en el microondas y que se nos cocine sin querer.

Otras soluciones

Además del agua fría tenemos también la posibilidad de descongelar la carne en la nevera y el microondas. Según algunos expertos, “descongelar la carne en la nevera es la mejor manera de hacerlo, aunque se trata de un método que lleva su tiempo y hay que tener mucha paciencia”.

Pero sí, también tiene sus ventajas porque, en este caso, por ejemplo, los cortes enteros pueden usarse dentro de los tres a cinco días después de descongelarlos si se mantienen en la nevera.

La otra opción posible es la de colocar la carne en el microondas. En este caso habría que descongelar la carne en baja potencia y darle vuelta en el proceso, y una vez lista cocinarla de inmediato.

Ya tienes claro cómo se descongela la carne, ¿no?

Fuente: “Consumo de carne y productos cárnicos. Evolución y tendencias más recientes”. http://www.mercasa.es/files/multimedios/1528125265_Mercasa_distribucion_y_consumo_152_100px.pdf

También te interesará...

Qué comer para ganar masa muscular

Cambios en un mes de gimnasio

Comparte en: ¿Llevas un mes en el gimnasio y todavía no has notado ningún cambio? Está claro que en

Read More...
Alcanzar el éxito

¿Cómo ser carismática?

Comparte en: El carisma es la cualidad o el don natural que tiene una persona de atraer a los

Read More...
Beneficios de subir escaleras

Beneficios de subir escaleras

Comparte en: Subir escaleras es un ejercicio muy completo que nos ayuda, sobre todo, a tonificar las piernas y

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu