¿Cómo se debe barrer una casa?

En Estilo de vida
Consejos para limpiar la casa
Comparte en:

Te acabas de independizar con tus amigos o con tu pareja y es posible que ninguno ayudara demasiado en casa cuando papá y mamá limpiaban los fines de semana, ¿verdad? Pues bien, ha llegado vuestra hora. Debéis limpiar y barrer, ¿sabréis hacerlo tan bien como lo hacían vuestros padres? En este artículo te daremos algunas recomendaciones para tener en cuenta y seáis unos expertos limpiando… ¡y barriendo!

Como todos sabéis, la limpieza y el orden en una casa son fundamentales (para algunos más que para otros, sí). Además, la limpieza es la forma más sencilla de cuidar nuestro hogar y de toda la familia. Por eso, tanto la higiene básica como el cuidado y la limpieza de la casa deberían estar incluidos en nuestros hábitos rutinarios. Y para lograrlo es fundamental saber barrer bien, así que toma nota:

– Si la escoba que tenéis en casa tiene más años que Matusalén (969 según la Biblia), lo mejor que podéis hacer por el bien de vuestra casa es tirarla siempre a un punto limpio. La nueva que compréis debe tener una punta amplia para barrer más espacio en menos tiempo.

– Después de tener la escoba controlada, ver que su peso no es elevado y que está, por supuesto, en buenas condiciones, debemos despejar el área de todos los muebles u obstáculos que haya por la estancia (siempre que sea posible).

– Una vez estés solo en la parte de la casa que quieras barrer, cierra la puerta para que no pase nadie y comienza a barrer desde una esquina y hacia dentro, siempre asegurándote de que la escoba llegue a cada esquina para no dejar nada de polvo.

– Después limpia todo el lugar formando como una especie de montañitas (siempre intentando hacerlo de una dirección a otra). Eso sí, recuerda que si lo haces al aire libre lo mejor es que lo hagas hacia abajo y hacia donde golpeé el viento.

– Finalmente, utiliza el recogedor y la escoba. Deposita toda la basura en el recogedor y después échalo en el cubo de la basura que tengas en casa.

Y sí, para muchos quizás barrer simplemente no es complicado, pero por norma general lo que sucede es que, en conjunto, no siempre se limpia bien. Está claro que tanto fregar como barrer implican un orden determinado. De hecho, supongo que no hará falta decir que antes de fregar el suelo, se debe barrer la casa para eliminar toda la suciedad que haya y después fregarlo ¿no? Aquí tenéis algunos errores muy comunes que cometemos mientras limpiamos. Pon atención.

A la hora de limpiar los muebles y la estancia. Aquí lo que sucede es que creemos de manera errónea que lo primero que uno debe hacer es limpiar el polvo a las cosas que haya en la habitación previo a pasar el aspirador. Sin embargo, lo que hay que hacer realmente es pasar la aspiradora primero por toda la estancia y luego quitar el polvo. En el caso contrario, lo más probable es que el polvo eliminado se deposite de nuevo en los muebles con el ajetreo del aspirador.

Cada producto en su sitio. Sí, nos equivocamos con frecuencia, pues la mayoría de las personas cree que todos los productos de limpieza desinfectan y no. Por norma general, los limpiasuelos perfumados no proporcionan, por ejemplo, la desinfección necesaria para el baño. Lo más recomendable, por tanto, en estos casos es que utilicemos con el resto de los productos la lejía o el amoniaco.

Paños especiales para el baño. Nuestro inodoro es la principal zona de concentración de gérmenes y bacterias, y por eso es importante evitar utilizar los mismos trapos que usamos para el resto de las zonas del servicio. Una buena idea es utilizar trapos de distintos colores para diferenciar el que utilizamos para limpiar el inodoro (o el váter) o bien dejarlo siempre para el final de manera que no vayamos dejando que los gérmenes se distribuyan por todas las partes del interior del cuarto de baño.

Cuidado con la escoba y cuida tu fregona. No, nadie está en contra de las escobas, pero es cierto que estas pueden dañar algunos suelos delicados de madera o incluso el parqué del salón y las habitaciones al arrastrar algunas piedrecitas o incluso barro. No daña la superficie, pero quizás la aspiradora proteja más ambas cosas y además eliminaremos mucho más la suciedad.

En cuanto a la fregona, debemos tener en cuenta lo que nadie (o una gran mayoría) no hace…Vosotros también cogéis la fregona cada vez que algo pegajoso o líquido se os cae al suelo, ¿verdad? Error. Lo mejor que uno puede hacer cuando algo se derrama en el suelo es recoger (lo máximo posible) con papel absorbente y si se trata de algo muy pegajoso, utilizar siempre una bayeta y un jabón lavaplatos. De esta manera evitaremos que la fregona se deteriore con el “mal uso” que hacemos de ella.

¿Qué hacemos con los cristales? En épocas de lluvia, lo mejor que podemos hacer es no limpiarlos, pero tampoco cuando haya un sol radiante ya que esto hará que el calor seque prematuramente el detergente y se queden marcas. Para limpiar los cristales lo mejor es hacerlo en un día nublado o cuando no haya mucho sol. Recuerda, además, que es fundamental secar cada cristal con un trapo de microfibra o celulosa industrial para que queden perfectos.

¿Y si verdaderamente es un TOC?

Decíamos antes la limpieza en el hogar no es tan importante para unos como lo es para otros, pero es importante destacar que en el mundo existen numerosas personas obsesivas con la limpieza cuyas inquietudes o manías no pueden ser controladas. Estamos hablando del Trastorno Obsesivo Compulsivo (o TOC) que se define como el trastorno de ansiedad con pensamientos intrusivos recurrentes (u obsesiones) y actos o conductas repetitivas (compulsiones) que la persona realiza para evitar el malestar que dichos pensamientos le provocan.

Un TOC habitual podría ser este, el de la limpieza. De hecho, lo que en un principio podría considerarse como algo bastante positivo, pues la limpieza evita enfermedades, acaba convirtiéndose para las personas que lo sufren en un trastorno severo que afecta negativamente a su bienestar.

¿Qué sucede? Los pensamientos irracionales que pueden llevar a cabo el acto de la limpieza pueden ser distintos de una persona a otra ya que algunos pueden tener determinados pensamientos supersticiosos que les provocan ansiedad si no realizan algunos actos para reducir sus síntomas y otros, por ejemplo, pueden llevar el orden o la limpieza al extremo llegando a buscar la simetría de los objetos.

Todas estas personas, además, sufren pensamientos repetitivos que les van provocando ansiedad. En esos momentos, la conducta compulsiva es lo que les va a servir para calmar durante un breve periodo de tiempo “esa ansiedad”, pero después esto volverá a convertirse en el círculo vicioso en el que el individuo se encontraba.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es el cuarto dentro de los trastornos mentales, tras las fobias, las adicciones y la depresión, pero tiene solución, aunque solamente a través de terapia cognitivo conductual en el campo de la psicología o con tratamiento farmacológico.

Fuente:

“Tratamientos basados en la evidencia en el Trastorno Obsesivo Compulsivo” https://www.psicoevidencias.es/contenidos-psicoevidencias/resumenes-de-evidencia/7-trastorno-obsesivo-compulsivo/file

“Aspectos clínicos del trastorno obsesivo-compulsivo y trastornos relacionados” http://www.scielo.org.pe/pdf/rnp/v80n1/a06v80n1.pdf

También te interesará...

Qué regalar a mi esposo

¿Qué regalar de cumpleaños para mi esposo?

Comparte en: ¿Llega el cumpleaños de tu marido y no sabes qué regalarle? ¿Tienes la sensación de que cada

Read More...
Pareja riendo

El humor puede ayudarte a evitar la depresión

Comparte en: La depresión es, sin duda, una de las enfermedades mentales más habituales en nuestro mundo. Por eso,

Read More...
Beneficios de la masturbación

Ovulación y excitación

Comparte en: ¿Es cierto que, cuando estamos ovulando, tenemos más ganas de hacer el amor? ¿A qué se debe

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu