¿Cómo saber si quiero ser madre?

En Relaciones
Tener ganas de ser madre
Comparte en:

Llevas ya bastantes años con tu pareja, y él ya te ha comentado varias veces eso de ser uno más en la familia, pero parece que tú no tienes tantas ganas o prefieres cambiar de tema cada vez que él lo saca. Si es algo mayor que tú y ya tiene ganas de estabilizar un poco su vida y ser padre “no demasiado tarde” es normal que vaya tanteando un poco el terreno. Al principio lo descartabas casi por completo, pero llevas un tiempo dándole vueltas. Pero ¿quieres realmente ser madre?

No, no existe una edad ideal para ser madre, ni mucho menos. De hecho, las circunstancias de la vida muchas veces nos hacen cambiar en parte algunas de nuestras decisiones. Puede, incluso, que de pequeña estuvieras como loca por formar una familia y tener hijos, pero a medida que ha ido pasando el tiempo te hayas ido dando cuenta de que todavía necesitas todo el tiempo para ti y para tu pareja, y no crees que sea el momento adecuado al menos por ahora. También puede ser que, llegados a un punto en el que te sientas a gusto cuando estás, por ejemplo, con tus sobrinos, y si tu pareja realmente quiere ser padre dentro de poco, te lo replantees con más frecuencia y dudes de si ya es hora de que seas madre. No obstante, la decisión debe estar clara siempre porque un hijo es para toda la vida.

Has de tener claro también que la decisión al fin y al cabo va a ser tuya (aunque tu pareja sepa todo en cada momento y también te apoye en la decisión de ser padres y esté feliz por ello) porque va a ser tu cuerpo el que va a sufrir una serie de cambios tanto físicos como hormonales, y debes estar completamente preparada para ello, y también segura. Asimismo, es importante tener en cuenta que la decisión de formar una familia con un miembro más no es fácil. La vida en pareja puede ser algo complicada al principio, pero puede complicarse mucho más con la llegada del bebé porque, lo creáis o no, se discute mucho más y lo peor es que muchas veces sin sentido. La personita que llegará a vuestras vidas es para siempre, y siempre deberéis velar por ella y su seguridad, pero no estaréis de acuerdo en todo y eso es algo que también debéis de contemplar. Es importante que, antes de dar el paso, estés segura de que para ti esa pareja sí podría ser el padre de tus hijos, que ambos estéis preparados para dar el paso y que, por supuesto, vuestra relación esté bien consolidada.

Tienes que tener claro también que la decisión que tomes no debe estar influenciada por nada ni por nadie, ni tan siquiera por tu familia. Es posible que, por ejemplo, tu madre o tu hermana lleven insistiendo desde hace y algunos años que deberíais tener un bebé, que lleváis mucho tiempo y cosas como “Luego cuando queráis, no podréis”. Todas estas influencias no deberían preocuparte, pues es una decisión de la que debes estar totalmente segura, pero tampoco dejarte influir si ves que todas tus amigas ya están casándose y teniendo hijos. Quizás para ellas sí es su momento, y puede que para ti todavía no lo sea. Nadie es igual a nadie, y no porque ellas a tu misma edad lo hayan decidido así significa que tú debas hacer lo mismo.

Además, los tiempos han cambiado, y estas cosas cada vez suelen alargarse más. Estudiamos durante más tiempo, y empezamos a trabajar y a ganar un sueldo en condiciones casi cercanos a la treintena, por lo que cuando queremos independizarnos todavía somos unos “posuniversitarios en acción”, que de lo que menos quieren oír hablar es de pañales (aunque hay excepciones). De hecho, todas esas excepciones (o algunas de ellas) aseguran que tener un hijo con la persona que amas, y a la edad que sea, es algo maravilloso porque se aprende verdaderamente a amar de manera incondicional, especial y total, porque adquieres o desarrollas cualidades que no sabías que poseías, porque revives tu infancia, sobre todo, cuando el niño ya es algo más mayor y pasas más tiempo con él mientras este corre, salta, canta, dibuja o va por el parque como loco de alegría (al igual que hacías tú), y porque comienzas a valorar todo lo que hacían tus progenitores por ti.

Porque resulta prácticamente inevitable que el amor hacia los padres crezca notablemente después de dar a luz porque sienten lo que un día ellas sintieron también, y cuando los niños crecen porque saben el temor que les producía si no los veían cerca cada cierto tiempo. Porque es en esos momentos cuando realmente se comienza a apreciar el significado de las palabras. Además, las abuelas y los abuelos se convierten en esta etapa en el mayor apoyo para los papás y las mamás primerizos, quienes entienden a la perfección lo que vivieron sus padres con ellos, y tienen un modelo al que tratan de imitar, o incluso mejorar.

Pero no todo es color de rosa en esta vida, y no, muchas veces nada es tan bonito como parece porque los primeros meses suelen ser muy, pero que muy intensos y son muchas las mamás que aseguran que no todo es tan bonito como lo pintan. Por eso, si no lo tienes claro lo mejor es que no te dejes influenciar y disfrutes de la vida ahora que tienes tiempo suficiente y si, además, hay una parte de ti que te da como respuesta un “no” en absoluto, no lo hagas, y tampoco te obsesiones y tomes decisiones precipitadas simplemente por las expectativas esperadas para algunas personas que te aprecian.

Si tiene que llegar el momento tranquila que llegará, pero no fuerces cosas para las que todavía no estás preparada, que además son para siempre, y que, al menos durante el principio, serán muy, pero que muy duras. Y tampoco lo rechaces completamente porque ahora mismo no quieras. No a todas se nos despierta el reloj biológico a la misma edad, así que no te agobies, disfruta de la vida y, sobre todo, habla siempre claro con tu pareja para que él también pueda ser consciente de cómo te sientes realmente y de lo que quieres ahora mismo y de lo que no.

Además, puede que la llegada de un sobrinito a la familia te haga cambiar de idea mucho antes de lo que esperabas 😉 ¡La vida da muchas vueltas!

También te interesará...

Qué comer para ganar masa muscular

Cambios en un mes de gimnasio

Comparte en: ¿Llevas un mes en el gimnasio y todavía no has notado ningún cambio? Está claro que en

Read More...
Alcanzar el éxito

¿Cómo ser carismática?

Comparte en: El carisma es la cualidad o el don natural que tiene una persona de atraer a los

Read More...
Beneficios de subir escaleras

Beneficios de subir escaleras

Comparte en: Subir escaleras es un ejercicio muy completo que nos ayuda, sobre todo, a tonificar las piernas y

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu