¿Cómo saber si es amor?

En Relaciones
Relación entre ovulación y estado de ánimo
Comparte en:

Definir qué es el amor es algo tan difícil que ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo. Por esto quizás también sea tan difícil identificarlo. Más allá de las mariposas en el estómago, el nerviosismo o una felicidad incontenible, cada persona es diferente y puede vivir su enamoramiento de manera muy distinta.

Cuando nos enamoramos nuestro cuerpo experimenta una serie de cambios físicos y psíquicos que nos hacen estar de forma diferente a cuando no tenemos pareja o no la estamos buscando. No solo es complicado encontrar una persona con quien compartir tu vida, sino continuar amándose cada día como al inicio de la relación.

Si estás enamorada puede que notes algunas de estas señales:

– Al estar a su lado no le comparas con alguna pareja anterior, los fantasmas de las relaciones pasadas ya no rondan por tu vida, ahora te enfocas en el presente y en estar feliz a su lado.

– No son necesarias las palabras para comunicarse o saber qué es lo que queréis, para vosotros no son incómodos los momentos en silencio porque disfrutáis de cada momento juntos.

– Puedes ser tú misma, sin esfuerzos por parecer perfecta, te sientes bien a su lado, compartís la idea de querer ser mejor cada día.

Los celos no son parte de la relación, ambos confían en sus sentimientos, si existen dudas lo podéis hablar con sinceridad.

– Está a tu lado en todo tiempo, y si pasáis por momentos difíciles sentís vuestro apoyo incondicional.

– Sabéis compartir y respetar vuestros espacios.

Normalmente, la sensación que se experimenta cuando se está enamorado es catalogada de placentera, aunque generalmente el enamoramiento también va asociado a la sensación de locura, entendiendo locura como un estado que altera lo cotidiano a nivel psíquico, y no con una connotación negativa.

En el caso del amor romántico o enamoramiento, podríamos considerarlo como una especie de droga para el cerebro y el organismo. Es una sensación que provoca bienestar y, aunque nos altera en nuestra vida diaria, igualmente nos gusta.

Cuando nos enamoramos, tenemos la idea de que la persona por la cual sentimos “mariposas” en el estómago es única. Pensamos que en el mundo no existe nadie mejor que él o ella. Esta sensación de pensar en el otro como alguien único en el mundo y creer que no existe nadie más especial tiene que ver con los elevados niveles de dopamina a nivel cerebral que se experimentan en este proceso.

Cuando nos enamoramos de alguien es sumamente difícil, por no decir imposible, encontrar algo en ella que nos desagrade. Y, aunque encontráramos en esa persona algún defecto, no lo viviremos como desagradable, sino que podemos incluso darle una connotación positiva.

Uno de los principales problemas de pensar todo el rato en esa otra persona es que puedes llegar a idealizarla, y que en la vida real haga o diga cosas que son contrarias a la idea que tenías de ellas.

Cuando nos enamoramos, nuestro cerebro presta casi toda la atención a aquellas cualidades que consideramos positivas en el otro. Además, también nos focalizamos en objetos o acontecimientos poco importantes, pero que están relacionados con la persona de quien nos enamoramos.

Pero ¿cómo saber si realmente es amor? Puede que dos personas se sientan fuertemente atraídas la una por la otra. Estos sentimientos son tan fuertes y agradables que muchas parejas piensan que es amor. Sin embargo, la atracción que une a la pareja puede ser debida simplemente al efecto de unas sustancias llamadas feromonas que, además de alterar nuestros sentidos y hacernos sentir alegría y pasión al más mínimo contacto con el otro, nos hacen creer que podríamos ser más felices con nadie. En otras palabras, la atracción física es tan fuerte que la mente se ciega y fascina. Es por esto que los amantes no pueden ver los defectos de su pareja.

Estas sensaciones son transitorias porque el efecto de las feromonas no dura para siempre. Si durante este periodo la pareja no se ha dado la oportunidad de dialogar y tratar de conocer la realidad de la otra persona, tendrán encuentros poco emocionantes, con poco contenido, y la relación terminará.

Si, por el contrario, existe una etapa romántica, donde la pareja comparte más cosas y se conocen mejor, hace que el enamoramiento dure más y la pareja se pueda mantener.

Por otro lado, es muy importante que no se cree una dependencia de la otra persona, si es así, no es amor. La dependencia y el amor están tan reñidos que, si les obligamos a coexistir, se destruyen. Nadie en la vida tiene la responsabilidad de completar lo que nos falta. Por eso, preferir en vez de necesitar tiene como consecuencia directa otorgarle más valor a la persona que queremos, pues la valoraremos por quién es y no por lo que nos aporta.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu