Cómo saber si alguien te está mintiendo

En Relaciones
Amigos en el trabajo
Comparte en:

A muchos de nosotros nos pasa, sí. Odiamos la mentira y no podemos hacer nada para evitarlo. Y es que resulta muy complicado tener que soportar que determinadas personas que nos importan y en las que confiamos plenamente nos mientan y, mucho peor aún, que lo hagan a la cara.

Es cierto que algunas personas lo llevan mejor que otras y las mentiras no es algo que precisamente les preocupe demasiado. Ellos saben cómo son y lo que hacen y, por eso, si alguien quiere mentirles sobre algo es su problema y no van a sentirse frustrados por ello. Sin embargo, a muchas otras no les sucede lo mismo y una de las cosas que más les repatea en la vida es que les mientan. Puede que la gran mayoría lo sepan nada más mirar a los ojos a la persona que está mintiendo porque “calan” a la gente desde el principio, pero a otros les puede costar un poco más y el chasco, además, suele ser mucho peor.

Mentir es básicamente decir deliberadamente lo contrario de lo que se sabe, se cree o se piensa que es verdad y tiene como único fin engañar a alguien. Una declaración, realizada por alguien que sabe, cree o sospecha que es falsa en todo o en parte, esperando que los oyentes la crean y ocultando la realidad de manera total o parcial y que implica, por supuesto, un engaño intencionado y consciente. También el acto o la simulación de fingir se contempla como mentira.

Seguro que has escuchado alguna vez la famosa frase “Las mentiras tienen las patas muy cortas”. Pues bien, esto puede ser cierto a su manera ya que hay muchísima gente, como decíamos, que cuenta con una gran habilidad para mentir sin parar y nosotros, ingenuos, nos lo creemos todo. Pero por suerte contamos con algunos truquillos que pueden servir para saber si alguien nos está mintiendo o no.

¿Cómo está su cerebro? Según un equipo de investigadores de la Universidad de California del Sur (Estados Unidos), la estructura del cerebro de las personas mentirosas compulsivas es diferente a la de los honestos. Es decir, que dichos investigadores pudieron detectar que los individuos que son unos mentirosos compulsivos tienen en el lóbulo frontal del cerebro más cantidad de sustancia blanca que de sustancia gris (alrededor de un 22%). Pero como esto resulta bastante complicado de adivinar, así de primeras, lo ideal es fijarse en otros detalles que nos puedan dejar esto algo más claro.

Sus ojos pueden engañarnos. A pesar de que se contempla desde hace siglos que gracias a la mirada podemos detectar si alguien nos está mintiendo o no a la cara, esto no es del todo cierto. Normalmente la desviación de los ojos de la otra persona hacia el lado derecho se ha asociado con la mentira, pero según un estudio publicado en PLOS ONE esta idea carece por completo de fundamento alguno y ha quedado desmentida por sus experimentos.

¿Cómo está su nariz? Cuando, por ejemplo, una persona está mintiendo se produce en ella lo que conocemos como “el efecto Pinocho” porque la temperatura de la punta de la nariz aumenta o disminuye y además asciende su temperatura corporal en la zona del músculo orbital, en la esquina interna del ojo, según una investigación que fue realizada por la Universidad de Granada con ayuda de la termografía. La termografía es la técnica que permite registrar gráficamente las temperaturas de distintas zonas del cuerpo a distancia y sin necesidad de contacto físico con el objeto a estudiar.

– ¿Le ha cambiado la cara o sus gestos son distintos? El lenguaje corporal sirve mucho en estos casos, ya que nuestro cuerpo siempre va a dar información sobre lo que sentimos, la mirada, los gestos, la forma de hablar, etc. Si la persona que tenemos enfrente de repente mueve la cabeza cuando le hacemos una pregunta, o las palabras nos dicen algo, pero los gestos resultan ser totalmente lo contrario, los expertos aseguran que debemos confiar siempre más en los gestos que en las palabras.

¿Permanece quieto? Aunque parezca absurdo, cuando en un grupo al hablar o participar en una conversación normal esa persona mantiene una postura rígida carente de movimiento probablemente nos esté mintiendo sobre algo ya que, por norma general, ante cualquier conversación la gente suele mover su cuerpo de manera prácticamente inconsciente.

¿Lo repite todo o habla demasiado? En referencia a las repeticiones, esto sucede porque antes de tratar de convencernos intenta convencerse a sí mismo, es decir, busca validar su mentira. Y si, además, habla demasiado, no hay mucho de lo que dudar porque normalmente los mentirosos compulsivos intentan aportar mucha información para intentar convencernos por completo.

Finalmente, según un trabajo que se dio a conocer en Psychological Science, las personas se muestran más predispuestas a mentir cuando actúan muy rápido y con poco tiempo, porque como la mayoría de los expertos aseguran, “cuando un individuo tiene más tiempo para reflexionar, se restringe mucho la cantidad de mentiras en su discurso y se resiste a engañar”.

Por ello, lo mejor que se puede hacer para que no nos engañen es no presionar a esa persona que deseamos que sea sincera con nosotros.

También te interesará...

¿Diamantes? Sí ¿Dónde? En Moon Diamonds

Comparte en: Así es, la compra y la venta de diamantes que Moon Diamonds hace posible, y que se

Read More...

Mujeres con canas, ¿cómo hacer para que queden bien?

Comparte en: ¿Canas? Detrás de esto se oculta todo un proceso fisiológico en el que participan los folículos pilosos:

Read More...

¿Te casas? ¿Bautizas a tu bebé? No te preocupes, Cotton Bird te ayuda a que tus invitaciones sean las más ideales

Comparte en: La web Cotton Bird lo hace posible, para que tus invitados, ya sean de boda o del

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu