• Buscar
×

¿Cómo saber quiénes son tus verdaderos amigos?

¿Cómo saber quiénes son tus verdaderos amigos?

Un nuevo estudio revela que los amigos más cercanos reaccionan igual ante estímulos parecidos, como un programa de televisión. Además, los investigadores afirman que son capaces de adivinar cómo de amigos son dos personas basándose en la actividad cerebral de cada uno al ver una serie de videoclips desconocidos. Una nueva forma de saber si alguien es realmente tu amigo o no.

Índice

¿Pensamos igual que nuestros amigos?

"Las respuestas neuronales a estímulos como vídeos pueden darnos una ventana a los procesos de pensamiento espontáneos de las personas a medida que se desarrollan", explicó la autora principal del estudio, Carolyn Parkinson, profesora asistente de psicología de la Universidad de California (Los Ángeles). "Nuestros resultados sugieren que los amigos procesan el mundo a su alrededor de maneras excepcionalmente similares".

En pocas palabras: tú y tus mejores amigos pensáis igual.

Existen numerosas razones por las cuales dos extraños pueden hacerse amigos, y muchas de estas razones se basan en similitudes. Según el estudio, publicado en la revista Nature Communications, la mayoría de amistades se forman entre personas que comparten edades, géneros, etnicidades y otros factores demográficos similares. Investigaciones recientes incluso sugirieron que es más probable elegir como amigos a personas que tengan secuencias de ADN similares a las tuyas. Con todo esto en mente, ¿es posible que también elijamos como amigos a personas que tengan procesos de pensamiento similares?

Para probar esa hipótesis, los investigadores reclutaron a una clase entera de primer año de la escuela de posgrado de 279 estudiantes para realizar una encuesta en línea sobre sus vínculos sociales. A cada estudiante se le proporcionó una lista con los otros estudiantes y se le pidió que indicara con qué compañeros de clase se había socializado fuera de la clase en los cuatro meses desde que habían pasado desde que había empezado el curso.

Los resultados de la encuesta permitieron a los investigadores mapear la red social completa de la clase de posgrado, indicando qué compañeros de clase eran amigos, quiénes eran amigos de amigos, y así sucesivamente. (Curiosamente, los investigadores encontraron un máximo de seis grados de separación entre dos estudiantes).

Cuarenta y dos de estos estudiantes fueron reclutados posteriormente para participar en un experimento de resonancia magnética funcional (fMRI). Los investigadores monitorearon la actividad cerebral de los participantes mientras veían una serie de 14 clips de vídeos desconocidos, cada uno de entre 90 segundos y 5 minutos, el equivalente a "ver la televisión mientras otros navegan por tu mente", escribieron los investigadores. Los vídeos representaban un espectro de géneros y emociones muy diverso, e incluían escenas de un partido de fútbol, ​​la visión de un astronauta de la Tierra, el programa político "Crossfire" y un documental sobre bebés perezosos.

Los amigos cercanos se parecen

Cuando los investigadores compararon la actividad cerebral de los estudiantes, descubrieron que los amigos cercanos mostraban reacciones notablemente similares en las regiones del cerebro asociadas con la emoción, la atención y el razonamiento de alto nivel. Incluso cuando los investigadores controlaron otras similitudes, incluida la edad, el sexo y el origen étnico de los participantes, la amistad siguió siendo un indicador confiable de actividad neuronal comparable. El equipo también encontró que las diferencias entre las respuestas de fMRI podrían usarse para predecir confiablemente la distancia social entre dos participantes.

"Somos una especie social y vivimos nuestras vidas conectadas con todos los demás", dijo la autora principal del estudio Thalia Wheatley, profesora asociada de ciencias psicológicas y cerebrales en Dartmouth. "Si queremos entender cómo funciona el cerebro humano, entonces debemos entender cómo funcionan los cerebros en combinación: cómo las mentes se moldean entre sí".

Sin embargo, todavía queda una respuesta por responder: ¿Tener amigos cambia físicamente la forma en que piensas o eliges instintivamente a tus amigos para que no tengas que cambiar? Una pregunta muy interesante de la que esperamos tener respuesta pronto.

Fuente:

“Similar neural responses predict friendship”, Carolyn Parkinson, Adam M. Kleinbaum & Thalia Wheatley. Nature Communications volume 9, Article number: 332 (2018), https://www.nature.com/articles/s41467-017-02722-7#Sec2.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar