Cómo resolver un problema de una vez por todas

En Estilo de vida
Olvidar cosas
Comparte en:

¿Te molesta cuando ves a alguien “resolver” un problema sin llegar al fondo de por qué ocurrió ese problema? Es frustrante porque sabes que va a tener que arreglar el mismo problema nuevamente en el futuro, ya que esa solución es solo una tirita. Y, además, si no se sabe por qué ha ocurrido algo, es muy probable que se vuelva a cometer el mismo error. Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar cometer un error parecido y resolver de una vez por todas nuestros problemas?

Lo primero: averiguar la causa

El análisis causal, también conocido como análisis de causa raíz o razonamiento de causa y efecto, es una técnica de resolución de problemas común y efectiva diseñada para ayudarnos a comprender con precisión por qué ocurrió un problema y cómo puede arreglarse para siempre.

Por ejemplo, en lugar de volver a pintar una pared manchada de humedad, hay que usar técnicas de análisis causal para determinar por qué la pared está húmeda, por qué aparecieron esas manchas y cómo se pueden eliminar definitivamente.

La forma más sencilla de analizar un problema mediante el análisis causal es preguntar “por qué” cinco veces.

Obviamente, algunos problemas necesitarán más o menos de cinco veces para descubrir las razones que se esconden detrás de ellos, pero, en general, preguntarse cinco veces el porqué de algo ayuda profundizar cada vez que se está analizando la causa raíz de un problema, y de este modo podemos llegar a descubrirlo.

Por eso, en lugar de decir “Hay un problema con mi currículum”, hay que preguntarse “¿Por qué?” cinco veces y obtendrás respuestas como esta:

Hay un problema con mi currículum. ¿Por qué?

Porque no estoy recibiendo las ofertas de trabajo que quiero. ¿Por qué?

Me siguen ofreciendo puestos de venta, cuando quiero trabajos de marketing. ¿Por qué?

Porque todos mis trabajos anteriores estaban en ventas. ¿Por qué?

Porque nadie sabe que soy bueno en marketing. ¿Por qué?

Porque nunca dejé eso claro en mi currículum, solo he enumerado los trabajos anteriores que he tenido.

Bingo, ¡ahí tienes la respuesta!

¡Cuidado! Que puede salir mal

El análisis causal puede salir mal si haces la presunción equivocada. Aunque esta es una gran técnica, las cosas pueden salir mal rápidamente si crees que algo es causa de otra cosa, pero en realidad está tangencialmente relacionado, por lo que se llega a una respuesta incorrecta. Y rápidamente.

Digamos, por ejemplo, que estás tratando de diagnosticar los síntomas del resfriado común y estás buscando ayuda en internet. Podrías pasar fácilmente por un proceso como este.

Tengo una nariz que moquea. ¿Por qué?

Porque soy alérgico a algo. ¿Por qué?

Debe haber polen en el aire. ¿Por qué?

Mis ventanas están abiertas, pero el polen está adentro. ¿Por qué?

Hace viento afuera. ¿Por qué?

Porque es primavera.

Esto podría llevarte a suponer que siempre tendrás alergias estacionales, y comprar el tipo de medicamento incorrecto para tratar el problema. O tal vez podrías cerrar la ventana y suponer que los síntomas desaparecerán ahora que el polen no puede entrar en casa.

En resumen, no has llegado a la conclusión correcta.

Da un paso más con el diagrama de Ishikawa

Si te eres bastante bueno en el análisis de tus problemas, puedes ir un paso más allá al anotar las causas raíz en un diagrama de espina de pez, también llamado diagrama de Ishikawa, diagrama de causa-efecto, diagrama de Grandal o diagrama causal. Esta es la técnica definitiva para abordar los problemas realmente grandes.

Estos diagramas de espinas de pez son una forma efectiva de racionalizar tus pensamientos, y luego mapear cada posible vía de causa para que cada posibilidad pueda ser probada y eliminada una a una. Son muy efectivos para que los equipos los usen después de haber hecho un brainstorming.

En los negocios, estos diagramas de causa y efecto de Ishikawa a menudo se utilizan para determinar las posibles causas de los defectos del producto. De hecho, fueron creados para rastrear problemas de gestión de calidad en los astilleros de Kawasaki. En este tipo de situación, las posibles causas se agruparían para rastrear causas relacionadas con personas, métodos, materiales, máquinas, etc.

Dentro de cada grupo, se anota cada causa posible y luego se sigue la técnica anterior de usar los cinco porqués para determinar la causa raíz. En el diagrama, esto se retrata usando pequeñas flechas para mostrar la ruta de la causalidad de cada elemento.

Esta técnica efectiva de resolución de problemas se puede utilizar en casi cualquier industria o faceta de la vida.

El método de análisis causal también se utiliza en profesionales de gestión de garantía de calidad para garantizar que los problemas críticos no vuelvan a ocurrir. Si los profesionales confían en este método simple pero eficaz para resolver los problemas, ¿por qué tú no? Pruébalo, no pierdes nada, y recuerda siempre preguntarte “por qué” cinco veces.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu