Cómo mejorar la concentración

En Estilo de vida
Problemas trabajo
Comparte en:

Son muchas las personas que pierden rápidamente el hilo de la conversación o que no pueden estar durante mucho tiempo pendientes de su trabajo. Se despistan con facilidad y no pueden prestar atención a lo que hacen durante mucho tiempo. ¿Es tu caso?

La concentración es la acción y el efecto de centrar intensamente la atención en algo, y por eso se convierte en algo fundamental en nuestro día a día. Tener una buena concentración nos ayuda a ser más efectivos a la hora de desarrollar cualquier tarea y, además, presenta muchas ventajas ya que con ella logramos aumentar nuestra memoria y mejorar la agilidad cuando tenemos que resolver problemas y retos.

La concentración es como un músculo, pues nosotros mismos podemos aprender a entrenar nuestra capacidad de atención para poder mejorar nuestros niveles de concentración y aumentar nuestra productividad, pero debemos saber que los órganos también se fatigan y el cerebro no es ninguna excepción. Este también necesita relajarse para recuperar su buen nivel de funcionamiento. Por eso, el descanso es fundamental y si no somos capaces de parar una actividad cuando es necesario, el organismo lo hará por nosotros y acabará desviando nuestra atención.

Las estrategias básicas para lograr una buena concentración son muy sencillas a la hora de plantearlas, aunque no lo son tanto cuando tenemos que aplicárnoslas a nosotros mismos. Evitar distracciones externas y contar con un estado mental con un nivel de activación adecuado es suficiente para mantener esa atención.

Aunque parezca difícil, por suerte, existen algunos consejos que pueden ayudarnos a mejorar la concentración:

  • Descansar lo suficiente. Como decíamos arriba, para poder concentrarnos bien, necesitamos estar bien descansados y, para ello, dormir es fundamental, pues nos ayuda con la recuperación cerebral y cognitiva para hacer frente al día siguiente. El cerebro nos prepara para que podamos procesar mucho mejor la información y los estímulos.
  • Planificar nuestra rutina. Aunque mucha gente se niegue por completo a planificar su día a día, tener una vida desorganizada y caótica afecta negativamente a la concentración. De hecho, si contamos con el tiempo suficiente para cada tarea, evitaremos el estrés. Cuando sabemos exactamente qué tenemos que hacer y cómo, la tarea se vuelve mucho más sencilla.
  • Escribir con papel y bolígrafo. Sí, puede parecer una tontería, pero no lo es en absoluto. Actualmente estamos acostumbrados a escribir siempre en un ordenador debido a la gran revolución de la tecnología, pero no somos conscientes de que no es bueno ni para nuestra concentración ni para nuestra memoria. Cuando escribimos a mano, nuestro cerebro hace un esfuerzo superior para concentrarse y recuerda mejor lo que apuntamos con nuestras propias manos sobre un papel.
  • Gestionar el estrés. Para que nuestra mente sea capaz de mantener una concentración adecuada, nuestro estado mental no debe estar relajado por completo ni tampoco excesivamente activo. Cuando estamos muy relajados es más difícil retener datos, y por el contrario, cuando estamos muy nerviosos somos incapaces de centrarnos adecuadamente en una sola tarea.
  • Mascar chicle. Aunque pueda resultarnos extraño, en realidad es una actividad que ayuda mucho a la hora de concentrarse en la tarea que debemos realizar, por ejemplo, estudiar para un examen o comenzar un proyecto laboral importante. Además, según algunos estudios científicos, masticar chicle nos ayuda a recordar información en corto plazo.
  • Jugar al ajedrez. Hemos oído con frecuencia que el ajedrez es una actividad que requiere de mucha concentración, y así es. Este juego es perfecto para mejorarla, y además aumenta nuestra habilidad por el razonamiento lógico y estratégico.

¿Puede ayudarnos la música a concentrarnos más?

Es cierto que cada persona es un mundo y que realizar algunas actividades no tiene los mismos efectos para unos que para otros. Sin embargo, y según varios estudios científicos, escuchar música de fondo cuando estamos concentrados en una tarea puede ser buena idea pero depende de varios factores.

Y es que, aunque la música tenga la capacidad de estimular nuestra actividad cognitiva y cerebral, es preferible escucharla solamente justo antes de comenzar a concentrarnos seriamente en una tarea, y durante el transcurso de esta, será mejor permanecer en silencio ya que el sonido puede distorsionar la calidad con la que retenemos la información.

Finalmente, lo único que está claro es que toda inversión de tiempo y esfuerzo que dediquemos a mejorar nuestra concentración valdrá la pena y notaremos seguro con estos consejos, grandes resultados.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu