• Buscar
×

Cómo evitar el flato

Cómo evitar el flato

Seguro que a más de una nos ha pasado que, en mitad de una carrera o entrenamiento, hemos experimentado un dolor abdominal a pesar de tener nuestro cuerpo preparado. Este dolor repentino se denomina flato y todavía no se conocen muy bien sus causas, pero sí que podemos seguir una serie de pautas para evitar que aparezca.

Índice

¿Qué es el flato?

El flato es el mayor enemigo de los deportistas, puesto que una vez que aparece nos obliga a parar inmediatamente la actividad física que estábamos realizando. Es un dolor agudo y punzante, como un tirón, que aparece en un lado del abdomen, un poco más debajo de las costillas. Normalmente surge en el lado derecho. Es más frecuente entre los jóvenes y en las personas con un estado de forma físico bajo. Algunos estudios afirman que surge por falta de riego sanguíneo, otros por los gases que se originan en el intestino durante la digestión y otros por la distensión y contracción de los ligamentos que hacen que los órganos permanezcan en su sitio durante el ejercicio.

Igualmente, podría estar relacionado con la respiración, si llevamos a cabo una respiración entrecortada y no constante, el cuerpo sufre una falta de oxígeno y el diafragma se restringe.

Sin embargo, junto a la anterior, la causa que tiene más repercusión es la de ingerir alimentos sólidos o líquidos antes o durante de la actividad física debido a que el estómago pesa más y los movimientos de este aumentan. También consumir bebidas azucaradas antes del ejercicio aumenta el riesgo de tener flato. Padecer escoliosis también aumenta las posibilidades de sufrir flato. Lo que no es cierto es que beber agua o isotónicos mientras se corre puede provocar flato.

7 consejos para no tener flato

Dejando a un lado las hipótesis, existen una serie de pautas muy sencillas para poner en práctica con las que lograremos que el flato no aparezca mientras hacemos ejercicio físico. Aquí van 7:

1. Si entrenas por la mañana, toma un desayuno que sea ligero, bajo en fibra y grasa dos o tres horas antes de empezar para hacer la digestión. Si tienes hambre justo antes de empezar, puedes tomar una barrita energética o un plátano.

2. No te olvides de calentar porque preparar tus músculos para el entrenamiento y favorece a tu respiración.

3. Respira de forma uniforme y de acuerdo al ritmo que vas a llevar para impedir que te quedes sin oxígeno. No hables mientras practiques deporte.

4. Si necesitas beber durante el ejercicio, que sea a pequeños sorbos y reduce el ritmo mientras lo haces. Y antes de correr bebe solo agua, nada de bebidas azucaradas.

5. Si te gusta el running debes empezar despacio y poco a poco aumentar tu velocidad. El flato también es síntoma de que tu cuerpo se encuentra exhausto.

6. Un estudio confirmó que los músculos oblicuos podrían evitar que el flato apareciera. Incorpora a tu rutina deportiva los abdominales durante 10 minutos al final de tu entrenamiento.

7. Cuida tu postura. Para ello no te olvides de estirar o apúntate a clases de yoga o pilates. Usa además unas zapatillas adecuadas para correr.

Remedios si aparece flato

  • Para y espera unos minutos mientras estiras el tronco para lograr que la zona se relaje y el dolor desaparezca.
  • Haz presión con la mano en la zona que te duela acompañado de la respiración adecuada. Inspira aire dos veces seguidas y expira para relajar tus músculos. Haz yoga a menudo para aprender a respirar mejor.
  • Si el dolor es muy fuerte, regresa a casa y prueba a entrenar al día siguiente. En el caso que no desaparezca, acude al médico.
Fuente:

"Characteristics and etiology of exercise-related transient abdominal pain". Medicine and science in sports and exercise 32 (2): 432–8. PMID 10694128.

Redacción: Esperanza Pavón

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar