Cómo desenmascarar a una persona manipuladora

En Relaciones
Manipulador
Comparte en:

Seguro que en algún momento de tu vida te has topado con una persona manipuladora, alguien que resulta de primeras encantador pero que luego se muestra mentiroso, adulador e intimidante para manipularte y conseguir de ti lo que desee. Es importante saber reconocer a este tipo de personas y alejarse de ellas ya que no sale nada bueno de una relación con alguien así, ya sea laboral o personal.

Los maestros en el arte de la manipulación están en todas partes en la sociedad actual, desde amigos y familiares hasta celebridades y políticos. Por supuesto, todos usamos la manipulación a veces para obtener lo que queremos. De pequeños, aprendemos que suplicar con ojos tristes sirve para conseguir un regalo o una golosina. De adultos, tendemos a ser más sutiles con nuestras manipulaciones. Pero cuando hablamos de un maestro manipulador, hablamos de personas que regularmente usan ciertos comportamientos para obtener alguna ventaja sobre otra persona.

Los maestros de la manipulación quieren el control total sobre otra persona. Para ello, usarán métodos encubiertos para obtener este control. Lo último que quiere un maestro manipulador es hablar y comunicarse directamente. Ellos consiguen sus objetivos con juegos mentales, torciendo la realidad, con mentiras directas y engañando a su víctima.

Obviamente, todos queremos mantenernos alejados de una persona así. Pero primero, es importante saber qué buscar.

Entonces, ¿cómo podemos detectar un maestro manipulador?

Los manipuladores expertos usarán una variedad de comportamientos que incluyen:

  • Encanto
  • Mentiras
  • Negación
  • Felicitaciones y halagos
  • Adulación
  • Sarcasmo
  • Cuestionando a la otra persona
  • Avergonzando
  • Intimidación

Pero, para poder reconocer cuanto antes a un manipulador y huir de él, es conveniente conocer también sus principales tácticas:

  1. Son comunicadores hábiles

Los manipuladores usan el lenguaje para confundir a su víctima. Pueden parecer encantadores al principio y luego cambiar en cualquier momento.

Son comunicadores eficaces y el lenguaje es su principal arma. Sin un uso efectivo del lenguaje, no serían capaces de mentir, ganar discusiones, utilizar el sarcasmo y soltar extraños comentarios simplistas.

Con el lenguaje que emplean, controlan a la otra persona. Primero ridiculizan y luego se sorprenden si la otra persona les devuelve el insulto alegan do que no iba en serio.

  1. Buscan a una persona vulnerable

Incluso un maestro manipulador en la cima de su juego sabe que es mejor apuntar a alguien vulnerable. Es obvio que no es fácil manipular a personas de mente fuerte, que no sucumban a los juegos mentales ni a los trucos de ningún tipo. Por eso, buscan personas con baja autoestima, que no tengan muchos amigos ni confianza en sus propias habilidades. Estas personas son fáciles de manipular y controlar y no cuestionarán los comportamientos del manipulador hasta que sea demasiado tarde.

  1. Son fieles a su historia

Los manipuladores nunca rompen con el personaje que han creado. Construyen una historia completa basada en mentiras y, para que puedan manipular a los demás, es crucial que se adhieran a su personaje.

Esta es la razón por la cual el lenguaje es tan importante para ellos. Deben ser capaces de recordar las mentiras que han contado en el pasado, dejar de lado las preguntas y reemplazarlas con acusaciones, moviendo constantemente sus objetivos, lo cual solo se puede lograr permaneciendo fieles a su historial de mentiras.

  1. Intentan ser las víctimas

Otra parte del arsenal de un manipulador es darle la vuelta a la narrativa y afirmar que él es la víctima. Así conseguirá que su objetivo se sienta mal y piense que está equivocado.

Una verdadera víctima será emocional al recordar eventos traumáticos. Alguien que afirma ser una víctima será desapasionado acerca de su pasado y no se detendrá en esas cuestiones. Una verdadera víctima querrá apoyo y comprensión. Alguien que dice ser una víctima usará su pasado para obtener una ventaja sobre su víctima real.

  1. Racionalizan sus acciones

Esto es un poco como la persona que cuenta una broma hiriente a costa de un ser querido diciendo que era solo una broma. Un experto manipulador racionalizará sus acciones como una excusa para un comportamiento hiriente.

Al racionalizar lo que han hecho, pueden presentar sus acciones bajo una perspectiva diferente. Esta es otra forma encubierta en la que pueden mantener sus intenciones reales en secreto. Es otra táctica que usan para controlar a una persona. Les permite seguir usando este mismo comportamiento sin problemas.

  1. Nosotros contra el mundo

Esto se llama ‘formación de equipos forzados’ y es donde el manipulador usa el ‘nosotros’ para crear una sensación de que somos nosotros contra el mundo, y no el manipulador el que se aprovecha.

Al actuar como si estuvieran juntos en un equipo, las acciones del manipulador no parecen ser dañinas para la víctima. El manipulador usará palabras como “ambos” y “juntos” y “nuestro” para crear un sentimiento de colaboración.

Los manipuladores están presentes en todos los ámbitos de la vida y utilizan una gran cantidad de técnicas de manipulación para obtener una ventaja sobre sus víctimas. En consecuencia, es importante para nosotros reconocer estos signos. Así, al menos, podremos estar al tanto de lo que intentan y tratar de mantener distancia para evitar sus manipulaciones.

También te interesará...

Problemas financieros en la pareja

Cómo ahorrar dinero en poco tiempo

Comparte en: Saber cómo ahorrar dinero es la base de unas buenas finanzas personales y la clave para conseguir

Read More...
Cómo ahorrar

Consejos para ahorrar

Comparte en: Afrontar los gastos sin quedarse a cero y mantener un colchón que pueda sacarnos de un apuro

Read More...
Beneficios de sudar

¿Qué hacer para poder adelgazar rápido?

Comparte en: Ya sea por la operación biquini, por el remordimiento por atracón post-navidad o simplemente porque tenemos algunos

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu