• Buscar
×

Cómo dejar tu trabajo por otro y quedar bien con tu antigua empresa

Cómo dejar tu trabajo por otro y quedar bien con tu antigua empresa

¿Has encontrado un trabajo mejor y quieres dejar el antiguo pero sin quedar mal con tu jefe? ¿No sabes cómo decirles que te vas? Te damos unos cuantos consejos para irte con elegancia, que nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro y es mejor no cerrarse puertas.

Índice

Consejos para dejar tu trabajo

Cuando dejas un trabajo por otro, puede ser por muchos motivos: cambio de funciones, mejora de salario, ascenso, más responsabilidad, problemas con otros compañeros o tu jefe, mala organización de la empresa… Sean buenos o malos los motivos, lo mejor es irse de buenas, quedando bien con tu empresa ya que el mundo laboral, al final, es muy pequeño y nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro, por lo que es mejor no dejar “enemigos” detrás.

Por eso, si vas a dejar tu trabajo y no sabes cómo decírselo a tus superiores, te damos unos cuantos consejos para que no haya problemas y guarden de ti una buena imagen.

1- Comunícalo cuanto antes: Casi todos los contratos obligan a avisar con un determinado tiempo de antelación antes de dejar un trabajo. Puede ser más o menos pero, ponga lo que ponga en tu contrato, no esperes hasta el último momento; si ya tienes claro que te vas (con el nuevo contrato firmado, no sea que pase algo), díselo a tus superiores para que puedan ir buscando sustituto.

Además, debes tener en cuenta las posibles penalizaciones si no respetas ese tiempo mínimo que debes dar para que puedan buscar a alguien.

2- Hazlo en el momento adecuado: No dejes tu trabajo en medio de un proyecto importante o cuando falta poco para terminar un trabajo. Es mejor que esperes a terminarlo o a tenerlo tan encauzado que lo pueda continuar otro sin que estés tú.

3- Primero, tus jefes: No se lo cuentes a tus compañeros de trabajo antes que a tus jefes ya que, por muy amigos que sea, se les puede escapar y ponerte en un compromiso. El jefe debe ser el primero en conocer tu marcha.

4- Cara a cara: No se deja un trabajo (al igual que a un novio) por mail, redes sociales o wassap, por muy mal que se haya portado con nosotros. Debes ser valiente y decírselo a tu jefe cara a cara. Prepárate la conversación antes para saber bien lo que le vas a decir y tener preparadas todas las respuestas para sus posibles preguntas (por qué te vas, si te quedarías si te ofrecen un aumento de sueldo, etc.).

5- No hace falta ser 100% sinceros: Cuando expliques a tus jefes los motivos por los que dejas la empresa, no hace falta ser totalmente sinceros, sobre todo si vas a aprovechar ese momento para soltar “pestes” por tu boca. No hables mal de otros compañeros ni de la empresa, simplemente, explica lo que te ofrece la nueva empresa que te compensa para cambiarte. Un puesto mejor, nuevas posibilidades laborales, más conciliación... o lo que sea.

6- Cuidado con tus emociones: Aunque lo hayas pasado muy mal en tu antigua empresa, es mejor salir con la cabeza bien alta y la dignidad intacta. Controla los arrebatos de sinceridad, no te enzarces con nadie, no discutas y airees tus problemas, y menos en las redes sociales.

7- Prepara la transición y ayuda a formar al nuevo: Avisa a todos tus contactos, termina todos tus proyectos o déjalos preparados para que pueda seguir otra persona, ayuda a formar a tu sustituto… Será muy bien valorado por tu empresa que no los dejes “colgados”.

8- No pases de tu trabajo aunque te quede poco: Hasta el último momento, debes ser formal y trabajador y seguir con tus funciones; el hecho de que vayas a irte en unos días no te exime de cumplir con tus responsabilidades y de hacer bien tu trabajo hasta el último segundo. No empieces a llegar tarde o a hacerlo todo mal no sea que al final te despidan ellos y quedes fatal, además de no poder cobrar la prestación por desempleo. 

9- Despídete de todo el mundo: Incluso de aquellos trabajadores que te han hecho la vida imposible o te han amargado la existencia. Sé mejor que ellos y despídete de manera educada. Y, si te llevas bien con la mayoría, invítales el último día a desayunar, lleva unos bombones o ten algún detalle con ellos. También con los jefes o empresarios.


¿Y si tengo que volver?

Si pasado un tiempo, tu nuevo trabajo no es lo que esperabas y quieres volver a tu antigua oficina, siempre puedes tantear a tu jefe o tus compañeros para ver si necesitan a alguien en el puesto que ocupabas o en otro que puedas desempeñar incluso mejor. 

Primero, infórmate de cómo está la situación en tu empresa y luego, acuerda una entrevista, aunque sea informal, con tu posible superior para decirle que quieres regresar. Si todo acabó bien, te valoraban y realmente te necesitan, no habrá problema. Y si no, puedes buscar un nuevo puesto. Es importante estar feliz en el trabajo, así que no dudes en moverte y buscar algo nuevo si no estás satisfecho tampoco en la nueva empresa. 

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar