• Buscar
×

Cómo conseguir que no se baje el bizcocho

Cómo conseguir que no se baje el bizcocho

¿Cada vez que intentas hacer un bizcocho casero tienes el mismo problema? ¿No hay forma de que no se hunda al sacarlo? La repostería no es un mundo difícil, pero hay que conocer sus trucos y usar las medidas y cantidades justas.

Índice

¿Por qué el bizcocho no queda bien?

Hacer bizcochos, magdalenas, tortitas o tartas no es difícil y, además, nos permite hacer alimentos mucho más sanaos ya que podemos controlar el aceite que se usa, la cantidad de azúcar y el resto de ingredientes. Sin embargo, muchas personas se encuentran siempre con los mismos problemas, como que el bizcocho siempre se les baja al sacarlo del horno. Esto se debe a que en repostería es importante seguir al pie de la letra las instrucciones.

Medir bien los ingredientes, incluso los huevos, es el consejo principal para que el bizcocho quede esponjoso y alto, entre otros muchos consejos.

Consejos para que el bizcocho quede perfecto

1. Saca los ingredientes de la nevera un rato antes para que estén a temperatura ambiente, especialmente la mantequilla, los huevos o la leche. La mantequilla tiene que estar en su punto o, si nos vemos obligados a derretirla, alterará la textura del bizcocho.

2. Lee la receta con calma y síguela al pie de la letra. Además, no debes hacerlo con prisas, debes dedicarle su tiempo.

3. Para que un bizcocho quede perfecto es necesario pesar todos los ingredientes. También los huevos, ya que no es lo mismo un huevo de 40 gramos que uno de 60 gramos.

4. Ponle la cantidad correcta de levadura, ni más ni menos. La levadura es la que hace que el bizcocho suba, por lo que nunca debes olvidarte de esta ni echar poca cantidad. Aunque tampoco te pases o provocará que el bizcocho suba al instante y se baje en cuanto salga del horno. Medidas justas y precisas.

5. También debes poner la cantidad de azúcar que viene en la receta. Si pones menos para hacerlo menos dulce, puede estropearse todo ya que el azúcar no solo sirve para endulzar, también para proporcionar consistencia a la mezcla.

6. Precaliente el horno a 25º más de lo que pone la receta (que suele ser 180º C de calor) porque al meter la masa baja un poco la temperatura. Una vez dentro el bizcocho sí debes poner la temperatura exacta que marque la receta.

7. Cubre la bandeja del horno con papel de aluminio y echa un poco de agua para que no se queme le bizcocho por abajo.

8. Usa un molde adecuado. Es decir, que guarde proporción respecto a la masa que le vamos a meter dentro. Si es demasiado grande el bizcocho no va a ser capaz de llenar tanta superficie y se quedará plano.

9. Pon la bandeja siempre a media altura para que el calor llegue por igual a todo el bizcocho.

10. Es mejor usar una batidora de varillas ya que permiten que la masa gane volumen y esponjosidad. Así bajará mucho menos.

11. Bate los huevos con el azúcar para que adquieran la consistencia necesaria para soportar el resto de ingredientes. Cuanto más batidos, más esponjoso será el bizcocho.

12. Usa los ingredientes adecuados, como harina especial para repostería.

13. Incorpora la harina tamizada y muy poco a poco,  pues si lo haces de golpe destruirás todas las celdillas de aire que se han creado.

14. Si vas a añadir licor o zumo a la mezcla, es posible que esta no adquiera la consistencia necesaria y no suba bien. En este caso, debes mezclar el líquido con azúcar y echarlo al bizcocho cuando a casi esté cocido.

15. Cuando eches la mezcla al molde, hazlo lentamente para no perder la burbuja.

16. No debe pasar mucho tiempo entre que la mezcla está lista y la metes al horno ya que con el paso del tiempo y el peso de la harina, el aire tiende a escaparse.

17. Nunca abras el horno hasta que haya pasado más de dos tercios del tiempo de cocción o interrumpirás el proceso.

18. Vigila bien la temperatura ya que si está muy alta, puede abombarse por el centro. Y si está muy baja, el centro se hundirá. Debe estar a la temperatura justa que marca la receta.

19. Para saber si el bizcocho ya está hecho o le falta un poco, introduce un palito de madera o un cuchillo fino. Si sale húmedo, le falta cocción. Si sale seco, está listo. Si los bordes se separan un poco del molde, también está listo.

20. No dejes el bizcocho dentro del horno una vez hecho o se secará mucho.

21. Al desmoldar, espera a que esté frío o a temperatura ambiente para poder sacarlo sin que se estropee.

22. Evita sacar el bizcocho a un lugar muy frío o con muchas corrientes de aire o se hundirá al sacarlo. Mejor déjalo cerca de una fuente de calor hasta que se enfríe solo.

Seguro que si sigues estos pasos, conseguirás el bizcocho perfecto.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar