¿Cómo conseguir que florezcan las orquídeas?

En Estilo de vida
Florecer
Comparte en:

Las orquídeas son unas plantas exóticas muy bellas que dan unas flores preciosas una vez al año. Pero mucha gente no consigue que sus orquídeas vuelvan a florecer ya que estas plantas requieren unos cuidados muy especiales.

La variedad más común, y la que tiene la mayoría de la gente, es la phalaenopsis (más conocida como orquídea alevilla u orquídea mariposa), pero existen muchas especies distintas.

Las orquídeas se regalan muy a menudo ya que son muy vistosas, pero la mayoría de la gente no sabe cómo cuidarlas adecuadamente, por lo que una vez que las flores se caen cuando se acaba su ciclo vital, no consiguen que vuelvan a florecer. ¿Por qué? Porque la planta recibe poca luz, pocos nutrientes o abono, vive en una temperatura inadecuada o con una humedad deficiente. Por eso, si quieres que tus orquídeas vuelvan a florecer, sigue estos consejos:

1- Luz adecuada

Si la planta no recibe mucha luz, no desarrollará nuevas flores. La mayoría de plantas florecen solo una vez al año, aunque algunas especies pueden hacerlo más veces si reciben las condiciones adecuadas.

Para que florezcan, la planta debe recibir mucha luz, especialmente en primavera. Debe recibir iluminación natural, pero no sol directo y, en el caso de la phalaenopsis, habrá que proporcionarle un mínimo de 10.000 – 12.000 lux.

Algunas variedades, como la zapatilla de dama, detestan la luz directa, por lo que deberás tener en cuenta el tipo de orquídea que tienes para proporcionarle el tipo de luz que requiere.

Para saber si tu planta recibe mucho o poca luz, lo mejor es verificar el color de la hoja. Una orquídea sana debe tener las hojas de color verde claro. Si las hojas son de color oscuro, no recibe suficiente luz. Cámbiala a una ventana orientada hacia el sur. Si las hojas son de color verde rojizo, está expuesta a demasiada luz; en este caso, deberás trasladarla a una ven tana orientada hacia el este o el norte.

Si no puedes brindarle la cantidad adecuada de luz natural, instala luces de espectro total en tu casa.

2- Nutrientes y fertilizante

Como todos los seres vivos, las orquídeas necesitan alimento para vivir y florecer. Si no recibe el abono adecuado cuando empieza el periodo activo (normalmente al inicio de la primavera) no desarrollará flores.

Por eso, debes usar un fertilizante especial para orquídeas. También puedes usar, al inicio del periodo vegetativo, bioactivadores de la floración, es decir, productos que suelen contener un complejo de aminoácidos y vitaminas (B1, B2, B12, B6, K3, etc.) que se aplican en forma de vaporización sobre las hojas y tallos (nunca sobre las flores).

No olvides leer bien las instrucciones del producto escogido y regar bien las orquídeas antes de fertilizarlas.

El fertilizante seco viene muy concentrado y no debe aplicarse directamente, sino que hay que disolverlo primero en agua.

Además, durante el periodo activo de crecimiento debes fertiliza una vez al mes (de marzo a noviembre). Después, de diciembre a febrero, no debes usar fertilizante, debes dejar a la planta reposar.

3- ¿A qué temperatura?

La mayoría de gente desconoce que las orquídeas necesitan para florecer un cambio de temperatura entre el día y la noche de unos 10º C. Así, por la noche deben estar en torno a los 12º C y por el día, en torno a 24º C. Esta diferencia de temperatura es uno de los factores principales para la estimulación de la floración.

Asimismo, deben evitarse temperaturas inferiores a los 10 º C y superiores a los 30º C.

Después de 1 o 2 semanas de temperaturas nocturnas más bajas, la orquídea empezará a florecer si es su momento.

4- ¿Cada cuánto regarla?

La orquídea phalaenopsis hay que regarla una vez a la semana durante su periodo de inactividad y dos veces a la semana durante el periodo de crecimiento activo. En general, las orquídeas de interior se riegan cada 5-12 días, aunque de pende de la variedad y la estación del año.

Lo mejor es que observes el sustrato en el que crece y, si está seco, la riegues. Si continúa húmedo es pronto. También puedes examinar los tallos y las hojas. Si están marchitos o arrugados, necesita más agua.

Es mejor también regar a primera hora de la mañana. Aumenta el riego cuando aparezcan nuevos brotes y raíces en tu orquídea.

Recuerda que el exceso de agua puede matarla rápidamente, nunca la dejes en una maceta encharcada.

5- Nivel de humedad

Las orquídeas necesitan un ambiente húmedo. Durante el invierno, el nivel de humedad promedio de una casa es del 30%, pero la planta necesita 40 y 70%.

Para conseguir un ambiente más húmedo, puedes juntar todas tus plantas en un mismo ambiente. También puedes comprar un humidificador para los meses más secos o dejar la planta en el baño, ya que es la habitación más húmeda de la casa.

6- Evalúa el sustrato

Las orquídeas no crecen en una tierra normal como otras plantas, sino que necesitan un sustrato especial. Generalmente se usa corteza de pino, aunque también crecen en turba, raíces secas de helechos, musgo esfagno, lana de roca, perlita, corcho triturado, piedras, fibra de coco, piedras de lava o una combinación de varios de estos materiales.

7- Cuidado con las enfermedades

Finalmente, si la orquídea no florece, puede deberse también a que padece alguna enfermedad como hongos, insectos u otros. Examínala bien para comprobar si está sana o no.

Foto: Creado por Aopsan – Freepik.com

También te interesará...

Beneficios de sudar

¿Qué hacer para poder adelgazar rápido?

Comparte en: Ya sea por la operación biquini, por el remordimiento por atracón post-navidad o simplemente porque tenemos algunos

Read More...
Cómo tratar la ansiedad

Síntomas de ansiedad

Comparte en: La ansiedad y sus síntomas se manifiestan gradualmente. Por lo tanto, se puede padecer a diferentes niveles,

Read More...
Vivir en el campo

¿A qué edad aparecen las canas?

Comparte en: Un día te levantas, te miras al espejo y descubres ese pequeño destello plateado que indica que,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu