Cómo ayudar a mi pareja con ansiedad

En Relaciones
Qué pasa si lloras mucho
Comparte en:

Cada vez es más frecuente oír hablar de relaciones que se rompen debido a la ansiedad, la inseguridad o el deseo de mantener todas las situaciones bajo control por parte de algún miembro de la pareja. Pero ¿es posible evitarlo y ayudar cuando uno de los dos padece ansiedad?

Prácticamente todos los trastornos de ansiedad tienen un gran impacto en las personas y también en su calidad de vida: laboral, familiar y social. Es cierto que a lo largo de ella todas las parejas van a tener que superar una serie de obstáculos sean del tipo que sean, pues algunos son parte de la vida cotidiana y otros, sin embargo, podrían ser algo inesperados.

Al sufrir un miembro de la pareja algún trastorno de ansiedad se desencadena “un antes y un después” en la relación que puede generar una crisis que en algunos casos podría no ser superada nunca y terminar rompiéndose, pero en otros, sin embargo, se puede lograr que la relación se afiance mucho más y que, en definitiva, genere una nueva oportunidad para ambos. Y sí, resulta agotador en cualquiera de los dos casos, pero si estáis realmente enamorados, valdrá la pena luchar por vuestro amor.

¿Qué le digo?

Con frecuencia caemos en la trampa y creemos de manera errónea que lo mejor que uno puede hacer para ayudar a su pareja con ansiedad es preguntar todo el rato, hablar con ella de cualquier cosa, etc. Sin embargo, muchas veces basta con escuchar. Es normal que la persona con ansiedad tenga mil cosas en la cabeza, piense en todo e incluso le dé vueltas a lo mismo hasta cansarse, pero es algo que no puede evitar. Por eso, es bueno darle la oportunidad de hablar, no juzgarla y escucharla.

Tampoco es bueno que constantemente la preguntemos si está bien. De hecho, es como seguro no estará en medio de un ataque de ansiedad al respirar rápido, sentir que le falta el aire o que el corazón está a punto de estallarle. ¿Qué haremos entonces? Acompañarla a un lugar tranquilo o que le traiga paz, llevarla donde pueda estar tranquila y escuchar tranquilamente.

Un error muy común también que cometen algunos individuos con su pareja (que padece ansiedad) es pensar o incluso decirle que está exagerando. Es cierto que, al principio, y sobre todo si vosotros mismos nunca lo habéis experimentado, penséis que sea algo irracional, pero para ellos no lo es ya que de hecho es todo lo contrario pues se trata de un absoluto infierno. Con pedir calma tampoco será suficiente, tu pareja no podrá calmarse en plena crisis por lo que debes de ser paciente y entender que la recuperación lleva su tiempo. La persona que padece ansiedad se abruma fácilmente y vive en un constante estado de alerta.

También es posible que haya muchas noches en las que no consigáis dormir, y el insomnio puede convertirse tanto para ti como para tu pareja en una verdadera pesadilla. Dormís juntos y cuando esta no logra conciliar el sueño, es probable que tú tampoco (a no ser que tengas un sueño tan profundo que nada te haga despertar en la noche) y aunque no hace falta que estés despierto/a cada segundo por si tu pareja te llega a necesitar, será importante que estés cerca o que la abraces (aunque no te lo pida).

¿Qué es la ansiedad? ¿Cuáles son sus principales síntomas?

La ansiedad puede ser normal y patológica. La ansiedad normal es la adaptativa y la que permite a la persona responder al estímulo de forma adecuada. Esta se presenta ante estímulos reales o potenciales y es proporcional cualitativa y cuantitativamente en tiempo, duración e intensidad.

En cuanto a la ansiedad patológica, esta surge cuando el estímulo supera la capacidad de adaptación de respuesta al organismo y aparece una respuesta no adaptativa, intensa y desproporcionada. Existen algunos síntomas físicos y psicológicos que pueden indicar si tu pareja está padeciendo ansiedad, pero de tipo patológico como estos:

Síntomas físicos

– Vegetativos: sudoración

– Neuromusculares: temblores

– Cardiovasculares: palpitaciones

– Respiratorios: disnea

– Digestivos: náuseas

– Genitourinarios: micción frecuente

Síntomas psicológicos

– Sensación de agobio

– Miedo a perder el control

– Inquietud e irritabilidad

– Obsesiones o compulsiones

– Inhibición

Una vez tanto tu pareja como tú os empezáis a dar cuenta de que todos sus síntomas indican que está atravesando un periodo de ansiedad lo más recomendable será pedir ayuda psicológica y, si todo lo demás en vuestra relación está bien, seguís enamorados y queréis seguir luchando por vuestro amor, lo mejor que puedes hacer es apoyar a tu pareja para que se sienta con ganas de superar esa ansiedad que está acabando con él y animarle a que vaya a terapia personal o en grupo para que pueda resultar más sencillo superar el problema.

Le quiero, pero ya no puedo más

Como veíamos, la ansiedad es un trastorno algo complicado de llevar para todos los involucrados, pero es importante tener en cuenta que, si de verdad uno quiere a su pareja y desea seguir con su relación, es posible superar todos esos obstáculos juntos y ayudarla para que supere esa ansiedad. De lo contrario, es decir, si estáis plenamente seguros de que esto va a poder con vosotros y de que, quizás, tal situación os haya hecho ver o comprender que no estabais tan enamorados de vuestra pareja como creíais lo mejor que puedes hacer es hablar con ella a la cara, explicarle vuestros sentimientos y poner fin a una relación que ya no tiene futuro.

La ansiedad como tal es una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos que pueden ser internos o externos, y que pueden ser percibidos por el individuo como amenazantes o peligrosos. La ansiedad normalmente se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión. Una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza. Ante una situación de alerta lo que hace el organismo del individuo es que pone a funcionar su sistema adrenérgico.

Dicho sistema, también conocido con el nombre de sistema nervioso simpático, se encarga de la inervación de los músculos lisos, el músculo cardiaco, las glándulas de todo el organismo y, además, el que se encarga de controlar gran parte del organismo en las situaciones de estrés y miedo. Un sistema que, además, tiene una función que puede considerarse totalmente independiente del sistema nervioso somático ya que cuando se destruyen las conexiones con el central y la porción periférica del sistema nervioso autónomo, todavía siguen funcionando las estructuras inervadas por él.

Las consecuencias, por tanto, son algo complicadas e incluso agotadoras para cualquiera, por lo que podría resultar difícil convivir con una persona que la padece constantemente.

Fuente:

“Trastornos de ansiedad” https://kidshealth.org/es/teens/anxiety-esp.html

También te interesará...

Síndrome del corazón roto

Demasiada felicidad puede causar el síndrome del corazón roto

Comparte en: El síndrome de Takotsubo, o síndrome de corazón roto, es un síndrome cardiaco agudo que simula un

Read More...
Beneficios del ginseng

Beneficios del ginseng

Comparte en: El ginseng es una planta medicinal que posee unas sustancias llamadas ginsenósidos que confieren a la planta

Read More...
Cómo tratar la laringitis

Remedios naturales para curar la laringitis

Comparte en: La laringitis es una enfermedad respiratoria aguda en la que se produce la inflamación de la laringe,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu