• Buscar
×

Cómo ahorrar en la compra

Cómo ahorrar en la compra

¿Estás intentando ahorrar en todos los gastos del hogar? Seguramente desconozcas que la mayor parte de nuestro presupuesto se invierte en la cesta de la compra al consumir sin control. Sin embargo, se puede gastar menos en comida con una serie de pautas muy sencillas.

Índice

La compra supone mucho dinero

La alimentación es una de nuestras necesidades básicas y esenciales y, a su vez, las que más cuesta a nuestro bolsillo. Según el Informe del Consumo de Alimentación en España realizado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, cada español se gastó durante el 2016 una media de 1.528 euros en supermercados.

No obstante, debéis saber que con pequeños hábitos o trucos el importe de nuestra compra se puede reducir de forma significativa a lo largo de los 12 meses del año. Dentro de ese presupuesto para la compra hay mucho margen de mejora, aunque no todos los trucos que se oyen son realmente efectivos. Os mostramos los mejores, y más efectivos, trucos para ahorrar en la compra bienes sin que suponga un gran esfuerzo.

12 ideas para ahorrar

Aquí van 12 ideas:

1. Ve a hacer la compra sola. Evita ir al supermercado con tus hijos o tu pareja para que no te entren tantas ganas de comprar comida porque simplemente parezca apetitosa o porque tus pequeños te pidan comprar sus snacks, bollos o helados. Si vas sola también podrás comparar precios y comprar sólo lo que llevas apuntado en la lista. Y no vayas al supermercado con hambre.

2. Intenta comprar productos de marca blanca. La mayoría de las cadenas de supermercados poseen productos que son de su propia marca, iguales de calidad y de menor precio que el resto de las marcas. Tu bolsillo lo agradecerá con un ahorro que oscila entre el 35 y el 45% de la compra o cerca de 2.500 euros al año según la Organización de Consumidores y usuarios (OCU).

3. Compara siempre precios. Tanto entre las diferentes marcas como entre los distintos supermercados. Puedes ahorrar mucho dinero. Recuerda que, desde hace unos años, la ley obliga a poner a cuánto sale el kilo o el litro de cada producto, lo que hace las comparaciones más sencillas.

4. Planea el menú semanal para que puedas basar tu compra en ello. Gracias a esta planificación será mucho más fácil que tu lista de la compra sea más precisa y no termines comprando alimentos sin control, que no son necesarios y que, además, pueden acabar estropeándose y que tengas que tirarlos a la basura sin haberlos consumido, como la fruta, la verdura, la carne o el pescado.

5. Escoge el supermercado cercano más barato. En muchos estudios de mercado se ven reflejados las cadenas de supermercado que son más baratas por excelencia, echa un vistazo y elige el que más te convenga. Puedes ahorrar hasta 900 euros según la ciudad en la que vivas.

6. Utiliza en cada compra todos los cupones de descuento que dispongas. Muchas cadenas ofrecen tarjetas propias de la marca y, si compras habitualmente con ellas, puedes obtener descuentos. Intenta mantenerlas ordenadas para utilizarlos cuando los necesites.

7. Cuando adquieras un producto, que no se te olvide mirar el resto de baldas, sobre todo las de arriba del todo y las más bajas. Como estrategia de marketing todas las tiendas suelen colocar a la altura de los ojos los productos que son más caros, puesto que los cogeremos de forma innata y sin ningún esfuerzo.

8. Compra siempre al por mayor en los productos que no se estropeen. Por ejemplo, los productos de limpieza, la comida en lata, el papel higiénico o las servilletas. Igualmente, si te decides por los perecederos, congélalos, así podrás comprarlos cuando estén más baratos.

9. Aprovecha las sobras de cada comida. Lo más seguro es que tras cada comida o cena sobre algo en la sartén o en la olla. Aprovéchalo para el día siguiente o utilízalo como condimento para otro plato.

10. Utiliza aplicaciones que te ayuden a ahorrar. Gracias a las nuevas tecnologías existen numerosas aplicaciones que te comparan al momento los precios de un mismo producto en tiendas diferentes.

11. Si no tienes tiempo de ir a la compra y elegir los productos más baratos, puedes comprar online. Muchas cadenas de supermercados ya permiten esta opción y te lo llevan a casa manteniendo sus descuentos e incluso haciendo a veces ofertas especiales por compras online. Así, no comprarás de más, ya que te limitarás a la lista de lo que realmente necesitas.

12. Compara el precio por kilo o unidad. No te dejes llevar por el precio final. La mejor forma de comprar productos es ver cuánto costaría un kilo o litro (alimentos y bebida) o una unidad (papel higiénico, por ejemplo). Así descubrirás que algunos envases parecen más baratos, pero realmente son mucho más caros porque viene menos cantidad. Si no quieres comprar mucho, coge una cesta. Si tienes un carro, lo acabarás llenando sin darte cuenta.

Por último, no te olvides de ser constante a la hora de seguir estás pautas puesto que podrías ahorrar una cantidad de dinero considerable al año que puede venirte muy bien para poder invertirlo en vacaciones, gastos extra, etc.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar