¿Cómo ahorrar en calefacción?

En Estilo de vida
Cómo ahorrar en calefacción
Comparte en:

Probablemente una de las cosas que más nos preocupa en relación con la llegada del invierno sea, por supuesto, el frío y, por consiguiente, la necesidad de acabar con él ¿verdad? Gracias a nuestra calefacción los hogares españoles pueden estar calentitos y hacer que durante al menos nuestra estancia en casa una pueda estar a gusto y sin abrigarse demasiado, pero ¿qué implica? ¿Gastaremos mucho en calefacción? ¿Podemos conseguir un pequeño ahorro para que cuando llegue la factura no nos llevemos un susto? En este artículo descubrirás algunos consejos y recomendaciones para que este mes, al menos tú, no te lleves el susto 😉.

Está claro que en los hogares españoles la necesidad de poner la calefacción se incrementa haciendo por supuesto que la factura se eleve, pero también existe la posibilidad de que, a pesar de que en invierno se incremente el consumo de la calefacción, podamos consumir de forma eficiente y ahorrar en la factura. ¿Cómo? Presta atención a alguno de estos consejos y ahorrarás algo más en tu factura…

Ajusta el consumo a los horarios. El consejo que nos da IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) es ajustar el encendido de la calefacción a las horas en las que realmente estamos en casa. En vez de regular los consumos y adaptarlos lo que hacemos es gastar energía cuando no estamos en casa, ajusta el consumo a tus horarios de trabajo y podrás ahorrar un poco más.

Apaga la calefacción por la noche. Lo más recomendable si lo que queremos es adaptar el consumo a nuestros hábitos es apagar la calefacción por la noche ya que en el momento en el que dormimos no es necesario en absoluto poner la calefacción porque con 15-17º C es suficiente para dormir de manera confortable. No obstante, en el caso de que se enfríe demasiado tu hogar por un mal aislamiento de la vivienda será posible bajarla hasta los 15º para que al día siguiente no tengamos que emplear demasiado tiempo en calentar el hogar adecuadamente. Eso sí, recuerda que lo mejor para ahorrar siempre es apagarla y encenderla antes de levantarnos.

Instala un termostato. Para poder, por ejemplo, programar el encendido de la calefacción en las horas en las que se va a consumir o también apagarla cuando dormimos, lo más útil sería instalar un termostato. El termostato es el aparato o dispositivo que, conectado a una fuente de calor, sirve para regular la temperatura de manera automática impidiendo que suba o baje el grado adecuado. Gracias al termostato podemos programar nuestro consumo y ser completamente eficientes en la hora de consumir y poder ahorrar al no desperdiciar energía.

Pon la temperatura adecuada. Una vez ya hemos adquirido y posteriormente colocado nuestro termostato lo que tenemos que hacer es poner una temperatura eficiente que, para el IDAE sería (siempre que sea posible) ajustar la temperatura a 20 o 21º C y utilizar ropa de abrigo para estar en casa. Aunque no lo creamos la regulación de la temperatura en uno o más grados centígrados es importante ya que, de hecho, “por cada grado centígrado que se aumenta la temperatura de una vivienda, el consumo energético aumenta un siete por ciento el gasto en calefacción y en las emisiones de CO2″.

Aísla la vivienda. Para disfrutar de una sensación de calor y que se aproveche la temperatura de la calefacción es totalmente necesario que la vivienda esté bien aislada y por las puertas y ventanas no entre frío porque un edificio bien aislado consume menos energía pues conserva mucho mejor la temperatura en su interior. Sin embargo, un mal aislamiento térmico generará siempre más gastos en la factura de la calefacción ya que el calor se escapa tanto por las paredes como por los techos y las ventanas.

-Aprovecha las horas de luz. También resulta fundamental bajar las persianas por las noches para que no se fugue el calor y correr las cortinas para evitar el frío desde los cristales, y lo que comúnmente se conoce como la pared fría. ¿Cómo podemos entonces abordar el aislamiento térmico en paredes? Pues bien, el aislamiento térmico de paredes y muros puede abordarse de tres formas:

Sistema de Aislamiento Térmico de Exteriores (SATE). Esta es una actuación que consiste en actuar sobre la fachada exterior del edificio, cuya principal ventaja es que se mejora el aislamiento térmico de todo el edificio y se embellece su apariencia exterior.

Sistemas de Inyección en las cámaras de aire de los muros. Método que consiste en inyectar un material aislante como, por ejemplo, la fibra de vidrio o el poliuretano, en la cámara de aire que existe en el interior de los muros. Una de sus grandes ventajas es que no modifica la apariencia externa del edificio por lo que es una situación empleada en aquellas fachadas que por su interés artístico e histórico no se pueden alterar.

Aislamiento en los muros interiores. Consiste en mejorar el aislamiento en el interior de la vivienda y se suele realizar en aquellos inmuebles cuyos muros no cuentan con cámara de aire. Al realizarse en el interior de las viviendas, se recortan los metros cuadrados de la habitación.

Y, por supuesto, no olvidarnos de muchos de los consejos que ya nuestra abuela nos daba cuando éramos pequeñas y estábamos en casa con ella y es que nunca les faltaba razón porque abrigarse era y sigue siendo todavía hoy otra de las formas que existen para conseguir ahorrar en calefacción.

Recuerda: unas zapatillas calentitas para estar por casa, la mantitas para el sofá o un buen edredón para la cama son la mejor opción para estar cómoda en casa, pero sobre todo para ayudarte a ahorrar en calefacción que a nadie le gustan las facturas demasiado elevadas ¿a qué no?

Fuente:

“Guía Técnica de Instalaciones de calefacción individual” www.idae.es/publicaciones/guia-tecnica-de-instalaciones-de-calefaccion-individual

“Guía práctica Guía práctica sobre instalaciones centralizadas de calefacción de calefacción y agua caliente y agua caliente sanitaria (AC sanitaria (ACS) en edificios en edificios de viviendas de viviendas” http://www.idae.es/uploads/documentos/documentos_11081_Guia_instal_centralizadas_calef_y_ACS_edificios_08_659566a6.pdf

“¿Cómo debo gestionar mi sistema de calefacción?” http://www.idae.es/faq/como-debo-gestionar-mi-sistema-de-calefaccion-para-que-sea-eficiente-sin-reducir-el-confort

Foto: Freepik.com

También te interesará...

Qué regalar a mi esposo

¿Qué regalar de cumpleaños para mi esposo?

Comparte en: ¿Llega el cumpleaños de tu marido y no sabes qué regalarle? ¿Tienes la sensación de que cada

Read More...
Pareja riendo

El humor puede ayudarte a evitar la depresión

Comparte en: La depresión es, sin duda, una de las enfermedades mentales más habituales en nuestro mundo. Por eso,

Read More...
Beneficios de la masturbación

Ovulación y excitación

Comparte en: ¿Es cierto que, cuando estamos ovulando, tenemos más ganas de hacer el amor? ¿A qué se debe

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu