• Buscar
×

Cómo afecta no tener relaciones sexuales

Cómo afecta no tener relaciones sexuales

Las relaciones sexuales son muy beneficiosas para nuestra salud física y mental, por lo que pasar mucho, pero mucho, tiempo sin sexo genera consecuencias negativas para el cuerpo y la mente. ¿Quiere saber cuáles son?

Índice

Enfermedades que pueden surgir si dejas de tener sexo

Estas consecuencias aparecen sobre todo en personas que han tenido una vida sexual plena y, de repente, por diversas circunstancias, personales o por problemas en la pareja, dejan de tener sexo. Sin embargo, en personas que nunca han mantenido relaciones sexuales o han tenido muy pocas las consecuencias serían menores.

En primer lugar, aumenta el riesgo de tener un infarto o muerte súbita ya que el sexo es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que se pueden realizar según afirman diversos estudios, por lo que dejar de tener relaciones sexuales de repente, tras años de práctica, puede afectar a la salud cardiovascular.

Además, tener sexo al menos dos veces a la semana aumenta hasta en un 30% los niveles de inmunoglobulina A (IgA), un anticuerpo que protege contra al contagio de resfriados y otras infecciones; por lo que dejar de tener sexo puede hacer que enfermemos más.

También aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de próstata en los hombres ya que diversos estudios afirman que eyacular frecuentemente, unas 50 veces por semana, tiene un efecto preventivo de este tipo de tumor en hombres de 20 a 50 años (aunque es cierto que no hace falta tener sexo con alguien para  eyacular…).

Por otra parte, aumenta el riesgo de disfunción eréctil ya que mantener al miembro inactivo mucho tiempo aumenta las posibilidades de que, luego, no responda como debe. Según un estudio publicado en el American Journal of Medicine, el riesgo de sufrir una disfunción eréctil se duplica frente a aquellos varones que practican sexo al menos una vez a la semana. Y es que, al fin y al cabo, el pene es músculo que hay que ejercitar como los demás para que se mantenga en forma.

También afecta al brillo y la salud de la piel. Seguro que has oído más de una vez que la piel brilla más después de tener sexo, pues es cierto ya que mantener relaciones sexuales con frecuencia abre los poros de la piel, eliminando las impurezas que se acumulan. Además, se suda y aumenta la circulación sanguínea, lo que hace que la piel brille más y tenga menos imperfecciones como acné o puntos negros. Si tu piel luce apagada, ya sabes…

Problemas psicológicos

El sexo genera una serie de hormonas que producen sensación de felicidad y bienestar, como las endorfinas, por lo que ante la inactividad sexual aumenta el mal humor, la irritabilidad, el pesimismo y los niveles de estrés.

Además, influye de otras maneras en el cerebro ya que el sexo también libera dopamina, un neurotransmisor que mejora nuestra atención, favorece la motivación y controla los impulsos, por lo que la falta de sexo aumenta a nuestra toma de decisiones y nuestra memoria.

Asimismo, la oxitocina, la llamada hormona del amor, fortalece los lazos afectivos románticos y sociales, por lo que la falta de sexo causa problemas en la pareja (aunque es probable que uno y otro estén relacionados ya que, normalmente, si hay poco sexo en una pareja es que hay problemas, y viceversa). Pero no solo afecta a la pareja, también afecta al resto de relaciones sociales al estar de mal humor e irritado.

Por otra parte, el bajo deseo sexual puede ser causa de la depresión, aunque también una consecuencia de ella. La inseguridad y la baja autoestima son otras consecuencias de la falta de sexo.

No obstante, también tiene algunas cosas buenas, como disminuir el riesgo de infecciones urinarias ya que casi el 80% de las mismas aparecen 24 horas después de haber tenido sexo ya que durante el coito, las bacterias de la vagina son arrastradas dentro de la uretra, y provocan esas dolorosas infecciones de orina (por eso se recomienda hacer pis después de tener sexo).

En resumen, la falta de sexo provoca cambios de humor, apatía, depresión, problemas en las relaciones sociales, rutina, aburrimiento, desinterés… que afecta al estado físico y emocional de una persona.

Por eso, si tienes poco sexo tienes que intentar mantener más relaciones sexuales por tu bienestar físico y emocional. Pero si no es posible, aumenta las actividades cardiovasculares que puedan proporcionarte los mismos beneficios, como el ejercicio, bailar, mantener una vida activa y social… Y cuida tu alimentación. Así, disminuirán los efectos negativos.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar