Cómo afecta el estrés a la salud

En Salud
Ruidos molestos
Comparte en:

Se ha demostrado que el estrés afecta tanto a nuestra salud física como mental. La respuesta a las presiones externas o internas a las que nos vemos sometidas con frecuencia es lo que conocemos como estrés, y si es excesivo o no se controla, puede desencadenar diversos trastornos físicos y emocionales.

El estrés se va generando a medida que nos alerta sobre determinadas circunstancias de emergencia o peligro. Sin embargo, cuando este se activa constantemente lo que genera es desgaste y agotamiento de nuestro cuerpo.  Es cierto que (y más hoy en día) resulta prácticamente imposible vivir sin estrés. Y a pesar de que en dosis pequeñas puede ser lo que impulse el cumplimiento de nuestras metas, también puede resultar peligroso. Existen dos tipos de estrés:

Estrés agudo: estrés a corto plazo que desaparece rápidamente. El estrés agudo nos ayuda a controlar las situaciones peligrosas. También cuando hacemos algo nuevo o emocionante. Todas nosotras hemos sufrido o sufriremos estrés agudo en algún momento de nuestra vida.

Estrés crónico: este tipo es el que no desaparece rápidamente. De hecho, el estrés crónico es el que dura un periodo prolongado en el tiempo. Suele durar semanas o meses. Además, este tipo de estrés es un problema, aunque nos cueste reconocerlo. Cuando somos conscientes, pero no encontramos la manera de controlarlo, puede llegar a originarnos problemas.

¿Es cierto que afecta a nuestra salud?

Así es, el estrés afecta a nuestra salud. ¿Por qué? Sabemos que el estrés es la reacción de nuestro cuerpo a un determinado desafío o demanda. Y sí, como decíamos, en episodios breves puede resultar muy positivo, pero cuando se alarga daña nuestra salud.

Cuando no tenemos los caminos o la forma exacta para canalizarlo, el estrés se convierte en un problema perjudicial para nuestra salud. Comenzarán a aparecer algunas señales claras como la ansiedad y la irritabilidad. Y después, no suficiente con ello, el estrés también se mostrará en nuestro físico. ¿De qué manera? Risa nerviosa, dolor de espalda y cabeza, boca seca, ganas constantes de ir al baño, etc.

Además, a raíz del estrés también podemos padecer insomnio. La falta anormal de sueño y la dificultad para conciliarlo puede ser consecuencia de una vida llena de problemas y, por consiguiente, del estrés.

También pueden originarse algunas enfermedades, propiciadas por el debilitamiento de nuestras defensas corporales, como la hipertensión arterial, enfermedad que se desarrolla sin causa aparente, pero vinculada enormemente a nuestras preocupaciones diarias.

El estrés también afecta a nuestro peso. El aumento de peso es otro de los problemas ocasionados por dicha alteración de nuestro organismo dada la ansiedad que genera. A su vez, también puede conllevar a algunas enfermedades más graves como el cáncer, afectando negativamente y en mayor proporción a las personas con obesidad.

¿Tratamiento?

No hay tratamiento como tal para combatir el estrés, ese conjunto de alteraciones que se producen en nuestro organismo, pero sí que existen algunas recomendaciones para evitar en la medida de lo posible no padecerlo habitualmente.

Va a sonar típico, sí, pero en realidad es una opción fabulosa para combatirlo. El ejercicio es una muy buena forma de hacer desaparecer el estrés casi como por arte de magia. Si no estamos acostumbrados, lo ideal es empezar a ejercitarnos entre 15 y 45 minutos con una intensidad que oscile entre un 30 y 60%. Además, como ejercicio, el yoga es una muy buena opción para tomar las riendas de esta situación y acabar con él.

Otras formas muy saludables de combatirlo son las siguientes: hacer descansos regularmente, coger vacaciones o escuchar música relajante. Y, por supuesto, no debemos olvidarnos de lo principal: la risa. Cuando nos reímos, se reduce el nivel de hormonas que desarrollan el estrés, como el cortisol, y además se incrementa el nivel de las que mejoran la salud, como las endorfinas, las hormonas que segregamos cuando nos reímos.

Las endorfinas son las hormonas que potencian nuestro sistema inmunitario, causan un aumento de la sensación de bienestar y nos ayudan a combatir el estrés. De hecho, un estudio llevado a cabo por dos psicólogas de la Universidad de Kansas concluyó que la risa tiene un efecto en el cuerpo a un nivel químico, que provoca en quien sonríe un bienestar físico de 24 horas de duración.

Además, según los estudios de neuroimagen y las afirmaciones de Antonio Rial García en su libro “Repensar el cerebro: secretos de la neurociencia”, es en las mujeres en quienes se activan con mayor intensidad las regiones del cerebro involucradas en el procesamiento del lenguaje y la memoria de trabajo cuando escuchan o leen algo divertido.

Así que chicas, ¡a reírse sin parar!

También te interesará...

Beneficios de sudar

¿Qué hacer para poder adelgazar rápido?

Comparte en: Ya sea por la operación biquini, por el remordimiento por atracón post-navidad o simplemente porque tenemos algunos

Read More...
Cómo tratar la ansiedad

Síntomas de ansiedad

Comparte en: La ansiedad y sus síntomas se manifiestan gradualmente. Por lo tanto, se puede padecer a diferentes niveles,

Read More...
Vivir en el campo

¿A qué edad aparecen las canas?

Comparte en: Un día te levantas, te miras al espejo y descubres ese pequeño destello plateado que indica que,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu