Cómo actuar ante los comentarios hirientes

En Relaciones
Depresión
Comparte en:

Creemos que solamente en la adolescencia es habitual escuchar comentarios para herir a otra persona pero nos equivocamos. De hecho, es muy común enfrentarse a este tipo de situaciones en las que alguien nos hace un comentario hiriente u ofensivo que puede afectarnos, y mucho.

Es cierto que la mayoría de ellos no son malintencionados y es posible que la persona que los haya hecho esté algo enfadada o alterada en ese momento. Sin embargo, algunos individuos lo único que pretenden es hacer daño con comentarios que hieren y afectan mucho a las personas a las que van dirigidos.

Es fundamental, por tanto, diferenciar un comentario hiriente del que no lo es y estar preparado cuando seamos víctimas de ellos. Si lo que nos han dicho es realmente ofensivo y humillante, nos ha afectado mucho, e incluso ha sido objeto de burla, estamos ante un comentario hiriente.

Por eso hay que saber poner límites a este tipo de comentarios. Somos conscientes de que para pasar un rato divertido, algunos de nuestros amigos de confianza hacen comentarios sobre nosotros y nosotros sobre ellos. Bromas entre amigos, en eso se resume.

El problema viene cuando esos comentarios pasan a otro nivel, van a hacer daño y acaban siendo ellos, nuestros amigos, los únicos que los hacen. Se aprovechan de lo que les hemos contado en confianza para después reírse un rato con los demás. Y esto no se debe permitir.

Qué no debería hacer

Es cierto que un comentario de este tipo puede convertirse en un conflicto entre ambos individuos rápidamente. Por este motivo, y para evitarlo, debemos intentar frenar las discusiones y enfrentamientos que no nos llevan a ninguna parte.

Muchas veces nos obcecamos con la idea de que intentar quedar por encima del otro será lo mejor. Sin embargo, estallar contra la otra persona nunca será la solución, pues a lo único que conllevará es a una lucha mayor.

Si optamos por gritar también o atacar a esa persona que nos ha herido no conseguiremos nada bueno. Y es que hablar más alto que el otro no va a hacer que nos entienda mejor. Tampoco hablar mucho y no escuchar servirá. “A buen entendedor, pocas palabras bastan”.

Qué puedo hacer

  1. Controlar emociones y sentimientos. Es cierto que muchas veces nos quedamos con un mensaje específico y quizás esa persona solamente pretendía opinar para ayudarnos. Sin embargo, cuando es realmente un ataque lo mejor que podemos hacer es controlar nuestra furia en ese momento porque de nada sirve rebajarnos a su nivel.
  2. Confiar en nuestras cualidades. Cuando tenemos confianza en nosotros mismos, sabemos realmente lo que valemos y nos valoramos como personas, transmitiremos sin lugar a dudas todo eso a las personas que están en nuestro entorno y se darán cuenta de que será muy difícil conseguir que algo nos afecte.
  3. Expresar nuestros pensamientos. Expliquemos realmente lo que nos ha dolido y el por qué. Intentemos que se dé cuenta de que su comentario no ha sido el acertado, de que nos ha afectado y optemos por enseñarle otras maneras para decir las cosas.
  4. Intentar que se ponga en nuestro lugar. Cuando realmente nos hiere un comentario que viene de alguien que sabemos que nos quiere y nos aprecia, podemos intentar que la otra persona reflexione sobre su comentario. ¿Cómo te sentirías si yo te hubiera hecho ese comentario? ¿Te hubiera dolido? ¿Hubiera herido tus sentimientos?

En ocasiones, si la persona lleva actuando así durante toda su vida, será difícil que cambie. Por eso quizás la única forma de evitar que nos afecten tanto estos comentarios es mostrar indiferencia o rechazo. Reírse también es buena opción. Le haremos ver que ha fallado y que no ha logrado lo que quería.

También es importante permanecer siempre con la autoestima bien alta y saber que cualquier persona que disfruta abusando emocionalmente de alguien, es simplemente una persona que necesita actuar de esa manera para sentirse mejor consigo mismo. Nada más.

Porque hacer daño a los demás es síntoma de debilidad. Porque la fortaleza gana siempre a la debilidad. Debemos ser conscientes, por tanto, de que no debemos luchar en una batalla perdida porque ya hemos ganado la guerra.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu