Comer en un espacio abierto puede hacer que comas más

En Salud
Comer en sitios cerrados o abiertos
Comparte en:

Un nuevo estudio publicado en la revista Environment and Behavior sugiere que comer en un lugar abierto puede hacer que comamos más cantidad de alimentos que si lo hacemos en un espacio cerrado. Es decir, comer en un restaurante muy amplio puede hacer que comas más que en la cocina de tu casa.

Kimberly A. Rollings, de la Universidad de Notre Dame, arquitecta y psicóloga ambiental, estaba interesada en saber cómo el entorno construido (espacios, edificios y ciudades) afecta a nuestra salud física y mental y a los comportamientos de salud. “Muchos estudios han investigado cómo factores como el precio de los alimentos, la exposición en el mercado, el diseño y el tamaño de las porciones afectan al consumo, pero pocos estudios han investigado los efectos potenciales de los atributos del diseño interior en las conductas alimentarias”, explica Rollings. Por eso, ella y su equipo decidieron hacer una investigación que arrojara luz sobre esas dudas.

Para su estudio, los investigadores realizaron un experimento controlado con 57 estudiantes universitarios en la cocina y en el comedor de Cornell Food and Brand Lab. De tres a siete estudiantes comían en el comedor mientras se servían de un buffet en la cocina.

Se utilizaron pantallas de madera para transformar la cocina y el comedor abiertos en un área cerrada. Algunos estudiantes comieron en un área abierta, mientras que otros comieron en un área cerrada. Las escalas ocultas debajo de la comida se usaron para medir cuánto se servía a cada participante, y luego se pesaron las sobras para determinar cuánto se había consumido.

Los investigadores encontraron diferentes patrones de consumo de alimentos según los estudiantes hubieran comido en un lugar abierto o cerrado.

“Comer en un área abierta de comedor con una vista directa de la comida servida desde el área de la cocina se asoció con un mayor consumo”, explicó Rollings.

“Cada viaje de servicio adicional se asoció con 170 calorías más consumidas, en promedio. Los participantes en el espacio abierto hicieron 0,21 viajes más para servirse comida, se sirvieron 37,32 calorías más y consumieron 36,35 calorías más, en promedio. Teniendo en cuenta que reducir el consumo de calorías de 50 a 100 calorías por día puede reducir o evitar el aumento de peso anual promedio de una a dos libras entre los adultos estadounidenses, los resultados tienen implicaciones importantes para los comensales”.

Asimismo, los resultados tienen implicaciones importantes para los diseñadores y consumidores que deseen reducir el consumo de alimentos en sus cocinas, cafeterías y comedores de colegios, lugares de trabajo y escuelas o restaurantes tipo buffet. El estudio también puede tener implicaciones importantes para las personas que necesitan comer más en diversos ámbitos, pero no lo consiguen.

No obstante, como casi todos los estudios tan pequeños, tienen algunas limitaciones.

“El espacio abierto o cerrado es uno de los muchos factores que pueden afectar a la cantidad de servicio que consumimos”, dijo Rollings. “El trabajo futuro debe explorar los efectos de los espacios abiertos en entornos de campo cuando están presentes otras influencias ambientales en la dieta, y entre poblaciones distintas de los estudiantes universitarios”.

Pero, a pesar de estas advertencias, si tu objetivo es consumir menos calorías, no comas en lugares que te permitan ver la comida disponible, ya que eso te hará levantarte más veces a por comida y consumir más. ¿O no te pasa a ti cuando vas a un buffet en el que puedes repetir todas las veces que quieras? Estar ahí sentado y ver tanta comida apetitosa nos hace consumir mucha más cantidad de la que comemos si estamos sentados en un sitio en el que nos traen la comida.

“Para comer menos, los comensales pueden servirse la comida de un área que no se vea desde la mesa de comedor e, idealmente, en una habitación separada. Los comensales también pueden optar por comer en áreas que estén alejadas o separadas de las áreas de servicio estilo buffet”, explicó Rollings.

En definitiva, si no quieres engordar más de la cuenta, aléjate de los restaurantes o áreas de comida abiertas con self-service, o comerás mucho más de lo necesario.

Fuente:

“Effects of Floor Plan Openness on Eating Behaviors”, Kimberly A. Rollings, Nancy M. Wells First Published August 19, 2016. Environment and Behavior. https://doi.org/10.1177/0013916516661822

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu