Cada vez más parejas se rinden demasiado pronto y demasiado fácilmente

En Relaciones
Enamorarse
Comparte en:

Cuando conocemos al hombre de nuestros sueños nos imaginamos envejeciendo a su lado y siendo felices para siempre, pero este felices para siempre cada vez resulta más complicado y son muchas las parejas que se casan o se van a vivir juntas muy enamoradas y, 5 años después, rompen porque ya no se soportan. ¿Qué pasa en este tiempo? ¿Por qué las relaciones actualmente son mucho más cortas? ¿Tenemos menos aguante o cuál es el problema?

Si bien la mayoría de las parejas experimentan “felices por un tiempo”, solo unos pocos llegan a “felices para siempre”. Las relaciones son difíciles. Y mantener una relación después de que las “mariposas del estómago” desparezcan, y hayas visto a la otra persona depilarse, hacer sus necesidades o levantarse con humor de perros por la mañana, es especialmente complicado.

Las relaciones requieren mucho trabajo, tiempo, esfuerzo, energía y paciencia para que tenga éxito. Pero la mayoría de las personas no están dispuestas a esforzarse tanto y renuncian en cuanto las cosas se vuelven un poco complicadas.

Las comedias románticas, los cuentos de hadas y las novelas han distorsionado nuestra visión de la dinámica de una relación. Es obvio que las relaciones más fuertes y duraderas requieren un trabajo duro, pero nuestra sociedad y nuestra cultura apuesta por el éxito inmediato y sin esfuerzo, algo que no es posible.

Desear una relación y mantenerla son dos cosas muy diferentes. La mayoría de la gente quiere tener una relación. Según la Asociación Estadounidense de Psicología, el 90% de las personas han estado casadas, al menos una vez, al llegar a los 50 años, lo cual no significa que sigan casados. La tasa de divorcio oscila entre el 40 y el 50%. Y la tasa de divorcio para el segundo o tercer matrimonio es aún mayor.

Y es que un divorcio termina con una relación, pero no necesariamente resuelve ningún problema. Esta es la razón por la cual la tasa de divorcio para matrimonios posteriores es muy alta ya que la mayoría de esas personas repetirá los mismos errores con sus siguientes parejas y saltarán de una relación a otra.

Eso no quiere decir que si la relación es abusiva o tóxica debamos permanecer a toda costa en ella. Hay momentos y relaciones en las que lo único posible es romper y alejarse de la otra persona, sobre todo si hablamos de maltrato físico o psicológico. Otras veces, sin embargo, renunciamos porque nos sentimos infelices, la pasión se ha desvanecido o sentimos que esa relación nos quita demasiado tiempo y energía. Es decir, nos rendimos sin más, sin intentar solucionarlo.

Cómo saber si debes quedarte o no

El problema muchas veces es justamente ese, saber si esa relación merece la pena y puede ser salvada o ya no hay nada que hacer. Para saber si debes quedarte o no e intentarlo, debes tener en cuenta las siguientes condiciones:

  1. Ambos estáis dispuestos a luchar por la relación. El matrimonio no es 50/50, es 100%. Debes dar lo máximo de ti, pero tu pareja también. Es raro que ambos estéis en el mismo lugar, emocional, espiritual, mental y sexual, al mismo tiempo. Algunas veces una persona está en posición de dar más en un área que la otra. Uno puede estar poniendo 70 y el otro 30 y está bien, por una temporada. El problema surge cuando una persona siempre da más que la otra. Tener un mal día es comprensible; la pereza no lo es. Si estás saliendo con alguien y te das cuenta de que estás haciendo todo el trabajo en todas las áreas, es posible que desees reconsiderar tu posición. Eso no es sostenible ni saludable durante un largo período de tiempo.
  2. Te sientes satisfecho, aunque a veces seas un poco infeliz. La felicidad es relativa y depende de las circunstancias externas. Fluye y cambia con las mareas de la vida. La satisfacción, sin embargo, es un estado más constante y constante. No cambia tan a menudo como lo hace la felicidad. Satisfacción, no felicidad, debe ser el barómetro de tu relación. Si eres un fanático de la limpieza y el orden y tu pareja deja su ropa en cualquier sitio, come comida en la cama, deja barro por toda la casa y no limpia, serás infeliz, mucho. Sin embargo, si te sientes segura, amada incondicionalmente y valorada como persona, es más probable que te encuentres en un estado continuo de satisfacción a pesar de que tu felicidad vaya y venga. Si una relación es satisfactoria para ambas personas y ambas están dispuestas a hacer lo que puedan cuando puedan, entonces la relación es sólida.

Y vivieron felices para siempre… 3 problemas que impiden este final

Tener una relación satisfactoria, saludable y duradera requiere tiempo y esfuerzo. Estos son los tres principales problemas que sufren las parejas y con los que deben lidiar para lograr el cuento de hadas:

  1. Pérdida de pasión y emoción

La pérdida de la pasión inicial es algo 100% normal que experimentan todas las parejas. Ese amor arrebatador que experimentas durante las primeras etapas del amor es similar a lo que siente un drogadicto cuando esnifa cocaína. Cuando estás enamorado, tu cerebro está nadando en los químicos de la felicidad: dopamina y norepinefrina, ambos adictivos. Por eso las rupturas son muy difíciles.

Con el tiempo, tu cuerpo comienza a regular la producción y liberación de estos químicos, reduciéndose su nivel. Este es un proceso natural y fisiológico ya que no se puede vivir permanentemente “en lo más alto”. Sin embargo, la mayoría lo confunde como una señal de que el amor se está desvaneciendo o la relación está muriendo. Terminan esa relación y buscan otra para que puedan experimentar el amor “en lo más alto” de nuevo.

Para que esto no te ocurra, puedes seguir estos consejos para reavivar la chispa del amor y agregar un poco de entusiasmo a tu relación:

  • Participar en nuevas actividades. Olvídate de la rutina y haced cosas nuevas.
  • Agrega un poco de misterio y emoción al sexo. Cómprate ropa interior sexy, pon iluminación ambiental, fragancias o productos comestibles. Usa los 5 sentidos. Prueba algo nuevo (pero asegúrate de que ambas partes estáis “de acuerdo” con lo que sugieras).
  • Busca actividades que sean excitantes. Las cosas que hacen latir tu corazón y bombear sangre también son buenas para la libido. La investigación muestra que, si hacéis juntos una actividad que libere endorfinas y adrenalina, os sentiréis excitados y podréis trasladar esa emoción a vuestra relación.
  1. Problemas de comunicación

El problema número uno para la mayoría de las parejas es la falta de comunicación o la mala comunicación. Cuando la comunicación se rompe, hay más peleas, la gente se hace daño y la relación sufre.

La comunicación implica mucho más que simples discusiones verbales. Lo primero, es conocer el lenguaje del amor de tu pareja ya que no todos manifestamos nuestro amor de la misma manera.

Según Gary Chapman, autor del libro “Los 5 lenguajes de amor”, hay 5 idiomas de amor diferentes:

Palabras de Afirmación: expresar afecto a través de las palabras.

Actos de servicio: se usan acciones en lugar de palabras para mostrar y recibir amor.

Recibir regalos: regalar es un símbolo de amor y afecto para muchas personas.

Tiempo de calidad: expresar afecto pasando el mayor tiempo posible con esa persona.

Contacto físico: puede ser sexo o simplemente tomarse de las manos. Con este lenguaje de amor, se siente afecto a través del contacto físico.

  1. Dar todo por sentado

Esta es otra de esas cosas que es inevitable en una relación a largo plazo. Darse el uno al otro por sentado es algo que simplemente sucede con el tiempo. Enfocarse en los aspectos negativos de tu pareja o de la relación es perjudicial y te mantendrá en un constante estado de infelicidad. Y una vez que hayas sido infeliz el tiempo suficiente, comenzarás a cuestionarte tu nivel de satisfacción.

Una excelente manera de combatirlo es incorporar la regla 5: 1 en tu forma de pensar y comunicarte con su pareja. Por cada acto o palabra negativa entre ambos, debes encontrar cinco positivas. Por cada comentario negativo debes decir cinco cumplidos. Esto entrena tu cerebro para enfocarse en los aspectos positivos en lugar de los negativos. También te ayuda a desarrollar y mantener una actitud de gratitud hacia tu relación y tu pareja.

Las relaciones son difíciles. Requieren cuidado y atención constantes. Tener expectativas realistas y un plan para combatir la pérdida de la pasión y la emoción, los problemas de comunicación y la falta de aprecio mutuo son los secretos para lograr ser felices para siempre.

También te interesará...

Qué regalar a mi esposo

¿Qué regalar de cumpleaños para mi esposo?

Comparte en: ¿Llega el cumpleaños de tu marido y no sabes qué regalarle? ¿Tienes la sensación de que cada

Read More...
Pareja riendo

El humor puede ayudarte a evitar la depresión

Comparte en: La depresión es, sin duda, una de las enfermedades mentales más habituales en nuestro mundo. Por eso,

Read More...
Beneficios de la masturbación

Ovulación y excitación

Comparte en: ¿Es cierto que, cuando estamos ovulando, tenemos más ganas de hacer el amor? ¿A qué se debe

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu