¿Cada cuánto tiempo hay que hacerse una mamografía?

En Salud
Cáncer de mama
Comparte en:

Una mamografía es la imagen del seno o de la mama tomada con rayos X. Los profesionales médicos van a utilizar la mamografía para buscar, por ejemplo, signos de cáncer de mama en las etapas iniciales. De hecho, estas podrían considerarse como las mejores pruebas con las que cuentan los médicos para detectar un tipo de cáncer como el de mama. Pero ¿cada cuánto tiempo hay que hacerse una mamografía?

Toda mujer debe hacerse una autoexploración de las mamas con regularidad, consultar a su médico para que le realice algún examen con cierta regularidad y obtener alguna otra forma de imágenes mamarias. Además, según el Instituto Nacional del Cáncer, la Sociedad Americana del Cáncer y el Colegio Americano de Radiología, lo más recomendable es hacerse mamografías anualmente una vez la mujer haya superado los cuarenta años.

Y sí, aunque es cierto que la mamografía no previene el cáncer de mama, esta puede salvar vidas en el caso de que se detecte lo más temprano posible. Se ha podido demostrar a raíz de varios estudios que dicha exploración radiográfica disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama en un 35% en mujeres mayores de cincuenta años y entre los cuarenta y los cincuenta también, aunque con un porcentaje menor. La sanidad pública en España las realiza a partir de los cincuenta años, aunque algunas comunidades autónomas de nuestro país las hacen también a partir de los cuarenta y cinco. Sin embargo, y según aseguran los expertos de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria (SESPM), las mujeres con un riesgo elevado de desarrollar un cáncer de mama deberían tener su primera revisión a partir de los veinticinco, y destacan, además, que los ultrasonidos, la resonancia magnética, y a partir de los cuarenta y cinco, la mamografía, son las pruebas de seguimiento más adecuadas en estos casos.

¿Qué pasa antes de los 40 años?

La mamografía de detección para algunos expertos suele no resultar de utilidad para las mujeres de menos de cuarenta. De hecho, según una nueva investigación publicada en la revista del National Cancer Institute, no es demasiado probable que las mujeres menores de cuarenta años obtengan en realidad algún beneficio de las mamografías de detección del cáncer de mama. Estas son efectivas para detectar el cáncer de mama en mujeres mayores y es por eso por lo que normalmente se prescriben a partir de esta edad. De las 10.000 mujeres analizadas que tenían entre 35 y 39 años a las cuales se les realizó una mamografía de detección, 1.250 presentaron un falso positivo, es decir, presentan una prueba de detección positiva, pero no padecen cáncer por lo que una gran mayoría se somete a pruebas y tratamiento innecesarios. El mejor consejo, por tanto, hacerse autoexploraciones en casa.

¿Hasta qué edad dejan hacerse mamografías?

A pesar de que actualmente la edad máxima para hacer un seguimiento y realizar las mamografías es hasta los 69, algunos expertos consideran necesario ampliar al menos a los 74 años las mamografías programadas. Y en concreto, en España, por ejemplo, lo que recomiendan los profesionales de todas las comunidades autónomas es una mamografía cada dos años a mujeres sanas y con edades comprendidas entre los cincuenta y los sesenta y nueve años.

Pero ¿cómo se hacen las mamografías?

La mujer deberá colocarse de pie frente a una máquina de rayos X especial y será una tecnóloga o un tecnólogo quien colocará su mama sobre una placa de plástico transparente. A continuación, habrá que cubrir esa mama con otra placa, pero presionando firmemente. Las placas lo que harán será aplanar la mama y la mantendrán móvil mientras se toma la radiografía. Es probable que la mujer sienta algo de presión en el momento. Después se seguirán los mismos pasos para tomar una imagen del costado de la mama, y se le sacará también una radiografía de la otra mama. Antes de finalizar con la mamografía, habrá que esperarse a que se revisen las cuatro radiografías tomadas por si hubiera que repetir alguna.

¿Y si el resultado es normal?

Pues bien, se ha de tener en cuenta que porque esta vez la mamografía haya resultado normal es fundamental seguir haciéndoselas de acuerdo, por supuesto, a las recomendaciones en cada caso. Estas son más útiles si pueden compararse con las que ya se hayan hecho con anterioridad. Además, el radiólogo podría compararlas para detectar los cambios que se hayan podido producir en las mamas de una mamografía a otra.

Pero ¿y si es anormal?

Una mamografía anormal no implica irremediablemente que vaya a ser cáncer. Además de las mamografías habría que realizar también una serie de pruebas o exámenes adicionales para tener la certeza de que, efectivamente, se trata de cáncer. No significa, por tanto, que necesariamente se tenga cáncer o que vaya a necesitar de cirugía o radioterapia. Las pruebas de seguimiento adicionales serán lo que lo identifiquen o no y los médicos quienes determinen y le indiquen si se trata o no de cáncer y qué hacer para tratarlo.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?

Si la paciente tiene alto riesgo de padecer cáncer de mama, por antecedentes familiares u otros factores, el médico puede pedirla antes. A partir de los 55 años algunos médicos deciden que es mejor realizar dos al año.

Para diagnosticar el cáncer de mama los médicos suelen utilizar unas pruebas adicionales para detectarlo o diagnosticarlo y, en algunos casos, puede ser que remitan a muchas de ellas a un especialista en mamas o cirujanos pues son expertos en el diagnóstico de diversos problemas mamarios, pero ¿qué pruebas hacen para poder diagnosticarlo en caso de existir?

– Ultrasonido mamario

– Mamografía de diagnóstico

– Imagen por resonancia magnética de las mamas

– Biopsia

Tratamiento del cáncer de mama

El cáncer de mama se puede tratar de varias maneras. Esto dependerá, no obstante, del tipo de cáncer de mama que la mujer padezca y también del grado de diseminación. Sin embargo, hay que saber que muchas personas con cáncer de mama a menudo van a recibir más de un tipo de tratamiento:

– Por un lado, contamos con la cirugía, que es una operación en la que los médicos van a cortar el tejido con cáncer.

– Por otro lado, la quimioterapia, en la que se usarán medicamentos especiales para reducir o matar las células cancerosas. Los medicamentos en algunos casos son pastillas que se toman o bien que se inyectan en las venas.

– También la terapia hormonal, que va a impedir que las células cancerosas obtengan las hormonas que uno necesita para crecer.

– La terapia biológica, que trabaja con el sistema inmunitario de su cuerpo para ayudarlo a combatir las células cancerosas o al menos a controlar los efectos secundarios que causan otros tratamientos contra el cáncer.

– Y la radioterapia, en la que se van a utilizar rayos de alta energía para matar las células cancerosas.

Fuentes:

CDC, https://www.cdc.gov/spanish/cancer/breast/basic_info/treatment.htm

CDC, https://www.cdc.gov/spanish/cancer/breast/basic_info/mammograms.htm

CDC, https://www.cdc.gov/spanish/cancer/breast/basic_info/diagnosis.htm

Sanitas, https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/prevencion-salud/prepro_080017.html

También te interesará...

Cómo elegir colchón

¿Cómo elegir un colchón?

Comparte en: A la hora de dormir plácidamente y descansar, el colchón es la parte más importante de una

Read More...
Por qué salen caries

¿Por qué salen caries?

Comparte en: Quizás lo primero que debemos hacer es definir el término, y es que no todo el mundo

Read More...
Beneficios de escribir

Pautas para escribir un libro

Comparte en: ¿Brújula o mapa? La autora Elisabeth Benavent es una de esas maravillosas autoras que están haciéndonos ver

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu