Beneficios de nadar con aletas

En Salud
Beneficios de nadar con aletas
Comparte en:

Nadar es uno de los deportes más beneficiosos para nuestra salud, ya que permite trabajar los músculos de todo el cuerpo, y eso lo sabe todo el mundo, pero seguro que no sabías que nadar con aletas aporta también muchos beneficios a nuestro organismo.

La natación es un deporte muy completo, sobre todo si entrenas cambiando de estilo de natación a menudo (crol, mariposa, braza) y el ritmo. Además, existen muchos completos al nadar, como aletas, tablas, boyas, que sirven para trabajar diversas partes del cuerpo de manera extra. Las aletas, por ejemplo, no son útiles solamente para bucear en el mar, sino que son un complemento perfecto para nadar más rápido tanto en aguas abiertas como cerradas, así como para conseguir otros muchos beneficios.

A diferencia de las palas de natación, las aletas se acoplan a tus pies y forman una extensión perfecta de tu cuerpo, haciendo tus pies más largos y anchos, casi como las aletas de un pez. No son un elemento que lleves acoplado encima, sino que pasan a formar parte de ti, por eso son tan beneficiosas.

1- Aumentan tu velocidad

Como decíamos, las aletas permiten recorrer largas distancias en menos tiempo al hacer menos movimientos, pero con mayor recorrido cada uno de ellos, por lo que también te cansas menos.

2- Incrementan la fuerza de las piernas

Las aletas también sirven para mejorar y aumentar la fuerza de los músculos de las piernas, especialmente de los cuádriceps y de los gemelos. En esencia, nadar con aletas es como levantar pesas, puesto que la resistencia adicional del agua en la hoja de la aleta incrementa el esfuerzo que deben hacer las piernas para propulsarse.

3- Ayudan a perder peso

Las aletas aumentan la velocidad y la fuerza, lo que permite quemar más grasa y, por lo tanto, ayudarnos a perder peso y a adelgazar.

4- Aumentan la resistencia aeróbica

Al permitir nadar durante más tiempo sin cansarse y a mayor ritmo, las aletas mejoran la resistencia aeróbica, lo que mejora nuestra salud cardiovascular.

5- Mejoran la posición corporal en el agua

Para aquellas personas que no nadan con la mejor técnica o que no adoptan una buena postura corporal al mover brazos y piernas, las aletas pueden ayudarles a mejorar la posición corporal dentro del agua y, por lo tanto, nadar de manera más eficaz.

Por ejemplo, si tu patada al nadar es bastante pobre, o eres de los que solo arrastran las piernas mientras nadan, usar aletas te ayudará a colocarte mejor, en una posición más hidrodinámica, y avanzarás más con cada patada. Eso sí, debes nadar siempre manteniendo las aletas dentro del agua porque, si no, sacrificarás energía y eficiencia. Y una vez aprendas a mover mejor las piernas con las aletas, debes intentar replicar esos movimientos sin ellas para mejorar tu técnica también sin aletas.

6- Aumentan tu flexibilidad

Nadar con aletas mejora la flexibilidad de los tobillos, ampliando el rango de movimiento de los mismos, lo que te permite también moverte más rápido y eficazmente en el agua. Los buenos nadadores poseen la habilidad de sobreextender sus tobillos, pero si a ti te falta flexibilidad en esta parte del pie, las aletas, como decíamos, permiten estirar los tobillos, ayudando a que el batido sea más propulsivo y efectivo.

7- Son divertidas

Al hacer deporte es importante también sentirse motivado para que no lo dejemos. Divertirse, por tanto, mientras nadamos es fundamental para seguir haciéndolo, y nadar con aletas resulta muy entretenido, por lo que es una buena manera de pasárselo bien mientras practicas un deporte.

8- Son más seguras

Si vas a usar las aletas para nadar en el mar, estas pueden aumentar tu seguridad y evitar accidentes al aumentar tu velocidad y tu resistencia. Si te arrastra una corriente, por ejemplo, las aletas te dan más potencia para escapar o protegen tus pies de posibles rocas u otros elementos que puedan dañarte mientras nadas en alta mar.

¿Tienen inconvenientes?

Como casi todo, usadas en exceso puede causar algunos inconvenientes, como que acabes dependiendo de ellas y no puedas nadar sin aletas. También pueden causar ampollas y rozaduras, por lo que debes usar calcetines de natación debajo de ellas y elegir la talla correcta.

Pro eso, se recomienda entrenar con ellas y sin ellas, practicando los mismos movimientos que enseñan, pero sin llevarlas puestas, para aumentar nuestra velocidad y fuerza sin necesidad de llevar siempre puestas las aletas. No debes usarlas más del 50% del tiempo que nades.

Consejos básicos para entrenar con aletas

– Intenta que la patada sea corta.

– No entrenes más del 50% del tiempo con ellas y, cuando mejores tu técnica, reduce al 30% del tiempo.

– Mantén la frecuencia como si no estuvieras nadando con aletas.

– Haz patadas cortas y fuertes, como si no las llevaras.

– Presta atención también a los movimientos de tus brazos para coordinarlos con las piernas. Alarga cada brazada.

– No te olvides de la respiración, es esencial al nadar.

Fuentes:

Hannah Caldas. Swimming with Fins: Training Aid or Cheating Aid? Para Breaking Muscle.

SportLife

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu