• Buscar
×

Beneficios de la fresa

Beneficios de la fresa

La fresa es una fruta que pertenece a la familia de las Rosáceas y al género Fragaria. Es un tipo de baya de color rojo y sabor delicioso que aporta pocas grasas y pocas calorías, pero un alto contenido en fibra, vitamina C, antioxidantes y minerales, lo que la convierten en un alimento muy saludable con muchas propiedades beneficiosas.

Índice

¿Qué beneficios aportan las fresas a la salud?

Las fresas tienen un alto porcentaje de agua e hidratos de carbono (principalmente fructosa, glucosa y xilitol). Además, aportan pocas calorías y prácticamente nada de grasa, por lo que son un alimento perfecto a cualquier hora del día. Su sabor dulce hace que sean muy apreciadas por grandes y pequeños, y además es una fruta muy saludable ya que aporta mucha vitamina C, vitamina B9, ácido cítrico (desinfectante), ácido salicílico (antiinflamatorio y anticoagulante), ácido málico y oxálico, potasio y vitamina E.

Es una fruta que crece al principio de verano y que se puede consumir al natural, aunque también es muy popular en postres y mermeladas. Se recomienda comprar fresas de cultivo ecológico ya que las fresas normales pueden contener muchos pesticidas, sobre todo fuera de temporada. Aun así, hay que lavarlas bien ya que no se pelan y conservarlas en el frigorífico, en un recipiente cerrado para que no cojan olor.

Es una fruta consumida desde la Antigüedad que ya los romanos usaban para tratar infecciones, cálculos renales, desmayos o ataques de gota. Y es que son muchos los beneficios de esta rica fruta:

1- Ayudan a reducir el colesterol

Las fresas contienen omega 3, un ácido graso esencial que ayuda a controlar los niveles de colesterol malo o LDL y elevar los niveles de colesterol bueno o HDL.

2- Cuidan la salud dental

Las fresas mantienen los dientes y las encías saludables, evitando enfermedades como la gingivitis o la caries. Siempre se ha dicho que ayudaban a mantener los dientes blancos gracias al ácido málico, pero parece que esto no es cierto.

3- Previenen el cáncer

En concreto, diversos estudios realizados en China han demostrado que previene el cáncer de esófago. Tras analizar a 36 pacientes con lesiones precancerígenas displática del esófago a los que se les administraron fresas en polvo liofilizadas durante 6 meses, se comprobó que se redujo en un 80% la posibilidad de desarrollar cáncer. Además, su alto contenido en antioxidantes ayuda a combatir los radicales libres que provocan la degeneración celular que puede causar la aparición de tumores. También son fuente de ácido salicílico, un potente antiinflamatorio.

4- Evitan el desarrollo de enfermedades cardiovasculares

Su alto contenido en potasio y bajo en sodio ayudan a regular la presión arterial, manteniendo la salud de las arterias y evitando el desarrollo de arterioesclerosis. Asimismo, contienen antocianinas, que suprimen las respuestas inflamatorias del cuerpo, reduciendo los niveles de colesterol y evitando la hipertensión. Entre los muchos estudios que se han hecho sobre las fresas y la salud del corazón, destaca uno que indica que las mujeres que consumen fresas dos o tres veces por semana reducen el riesgo de padecer un infarto de miocardio en un 32%.

5- Ayudan a adelgazar

Es una de las frutas menos calóricas que existen, por lo que es ideal en las dietas de adelgazamiento. Asimismo, la antocianina ayuda a quemar la grasa acumulada.

6- Mejoran la hidratación

Su alto contenido en agua (92%) nos ayuda a mantenernos bien hidratados, por lo cual su consumo es muy recomendable sobre todo en los meses de calor. Además, son ricas en vitaminas, antioxidantes, potasio y calcio, nutrientes que reafirman las propiedades hidratantes de la fresa.

7- Incrementan la memoria

La fisetina, un flavonoide natural que contiene la fresa, estimula y mejora la memoria a largo plazo. Además, según un estudio publicado en la revista científica Annals of Neurology, las fresas tienen muchos flavonoides, un componente que reduce el deterioro cognitivo en personas de mayores.

8- Mejoran el estado de ánimo

Las fresas contienen sustancias como el ácido valproico o la vitamina B1 que mejoran el estado de ánimo y ayudan a reducir los síntomas de la depresión o el trastorno bipolar.

9- Mejoran el estado de la piel y el cabello

Las fresas ayudan a mantener hidratados la piel y el cabello. Asimismo, su consumo ayuda a exfoliar y blanquear la piel, eliminar el acné, depurar toxinas y reducir las manchas o las ojeras.

En cuanto al pelo, su alto contenido en omega 3, magnesio y cobre ayudan a reducir la caspa, proteger los folículos pilosos y mantener el pelo más sedoso y brillante. También evita la caída del pelo al contener vitaminas B5, B6 y B9.

10- Protegen contra los resfriados

Su alto contenido en vitamina C refuerza el sistema inmunitario, protegiéndonos contra el contagio de infecciones como el resfriado. Además, tiene poder bactericida, por lo que también ayuda en el tratamiento.

11- Combaten el estreñimiento

Las fresas aportan mucha fibra al organismo, por lo que regulan el tránsito intestinal y evitan el estreñimiento. Si además las consumes con cereales integrales o avena, te ayudarán a ir al baño antes de ir al trabajo.

12- Previenen la gota

Esta propiedad medicinal de las fresas ya se conocía en época de los romanos, quienes la usaban para prevenir y tratar la gota. Y es que las fresas son antiinflamatorias, por lo que no solo alivian la gota, sino también otras enfermedades como la artritis.

13- Protegen la vista

Algunos de los componentes de la fresa, como la vitamina C, la luteína o la zeaxantina (pigmentos), protegen a los ojos de la exposición de los rayos UVA, previniendo la aparición de enfermedades oculares como las cataratas o la degeneración macular.

¿Tiene alguna contraindicación el consumo de fresas?

Las fresas son bastante alergénicas, por lo que no se recomiendan hasta los 12 meses (algunos pediatras prefieren incluso retrasar su consumo hasta los 18 meses).

Además, deben consumirlas con precaución las personas que sufran litiasis renal (piedras en los riñones) y otros cálculos ya que las fresas tienen un alto contenido en ácido oxálico, por lo que pueden aumentar estos problemas.

Las personas con tendencia a sufrir migrañas no deben consumir más de 5 porciones al día ya que las fresas liberan histamina, una sustancia que puede desencadenar dolores de cabeza.

Tampoco deben consumirla en exceso las personas con un intestino delicado, puesto que puede producirles irritación, ni las personas alérgicas a ellas.

Consulta gratuita con un médico especialista

AgeSwitch

También te puede interesar