Beneficios de ir a la sauna

En Salud
Beneficios de la sauna
Comparte en:

La sauna es un baño de vapor húmedo a elevada temperatura (entre los 60 y los 100° C) que produce un rápido y abundante sudor y que tiene fines higiénicos y terapéuticos. Tomar una sauna ofrece muchos beneficios a nuestro organismo, por lo que no dudes en acudir a una sauna de vez en cuando.

Existen distintos tipos de sauna, aunque los más usadas son dos: la sauna finlandesa o baño de calor seco, y los baños turcos o de vapor. Se distinguen, por lo tanto, sobre todo por ser un baño de calor seco o con vapor, pero en ambos se entra desnudo en un habitáculo cerrado en el que hay temperaturas muy elevadas, por lo que no se recomienda estar mucho tiempo dentro.

Entre los principales beneficios de las saunas para el organismo encontramos:

1- Elimina patógenos

Las altas temperaturas de la sauna ayudan a eliminar patógenos que nos hayan invadido, parecido a como funciona el mecanismo de la fiebre. La fiebre no es una enfermedad, sino una defensa natural del cuerpo que eleva nuestra temperatura corporal para luchar contra los virus o bacterias que nos invaden. Del mismo modo, la sauna nos puede ayudar a librarnos de virus que nos causan enfermedades leves como el resfriado.

2- Mejora el desempeño aeróbico

Elevar la temperatura corporal de manera temporal ayuda a mejorar el rendimiento deportivo. Por eso, los deportistas profesionales usan de manera habitual la sauna, ya que mejora la termorregulación, aumenta el riego sanguíneo (con lo que incrementa el número de glóbulos rojos y el volumen plasmático), aumenta la biogénesis mitocondrial que proporciona más energía y favorece la conservación de glucógeno muscular, haciendo que el cuerpo aguante más y se canse más tarde.

3- Ayuda a ganar masa muscular

El calor de la sauna limita la degradación muscular al aumentar la hormona del crecimiento (diversos estudios afirman que puede incrementar esta hormona entre un 140 y un 1600% dependiendo de la duración y el número de sesiones) y liberar proteínas de choque térmico que reduce la pérdida de masa muscular el disminuir el estrés oxidativo.

4- Nos ayuda a vivir más

Un estudio realizado sobre más de 2.000 personas demostró que acudir a una sauna con regularidad disminuía las posibilidades de morir por cualquier causa, incluidas diversas enfermedades. A mayor uso, más años de vida.

5- Elimina toxinas

Es, sin duda, uno de los beneficios más conocidos de la sauna, eliminar toxinas gracias al sudor producido durante la sesión (se suda desde el primer momento debido a la temperatura tan elevada, que hace que nuestro organismo sude más para regular la temperatura interna). Sin embargo, aunque es cierto que se eliminan algunas toxinas a través del sudor, los órganos clave de la desintoxicación son los riñones y el hígado, no la piel, por lo que tampoco es tan efectiva en este sentido.

Es muy beneficioso tras un baño en la piscina ya que ayuda a eliminar el cloro y el bromo que se encuentran en las piscinas y que se adhiere a nuestro cuerpo.

6- Ayuda a adelgazar

Pero no porque sudes mucho, puesto que sudar te hace perder agua, no grasa, sino porque eleva el metabolismo y mejora la sensibilidad a la insulina, haciendo que quememos más calorías.

7- Alivia dolores musculares

Al aumentar la temperatura corporal, aumenta el flujo sanguíneo, lo que relaja los músculos y las articulaciones. 10 minutos de sauna pueden acelerara la recuperación física del cuerpo tras un sobre entrenamiento. También es buena en el tratamiento de la artritis. Además, la sauna puede acelerar el proceso de cicatrización de las heridas.

8- Reduce el estrés

Al estar en la sauna liberamos endorfinas, lo que nos produce una sensación de bienestar y placer instantánea, reduciendo los niveles de estrés en el organismo, ayudándonos a sentir más relajados y calmados. Las endorfinas también producen efecto analgésico, por lo que la sauna ayuda a reducir el dolor y mejora el tratamiento de la depresión y la ansiedad.

9- Mejora la salud cardiovascular

En la sauna el ritmo cardiaco se acelera, lo que aumenta el gasto cardiaco estimulando el bombeo del corazón y el flujo sanguíneo, lo cual mejora la salud cardiovascular y previene enfermedades.

Según un estudio publicado en JAMA Internal Medicine, realizado en Finlandia con 2.315 hombres de entre 42 y 60 años, usar la sauna cuatro o más veces a la semana reduce en un 63% el riesgo de muerte súbita cardiaca.

¿La sauna es buena para todos?

A pesar de todos estos beneficios, no se recomienda el uso de la sauna para mujeres embarazadas, ya que puede bajar la tensión arterial y afectar al flujo sanguíneo al feto; tampoco se debe entrar en una sauna tras haber bebido alcohol; y no es buena para personas con la tensión baja o problemas de circulación.

Debes empezar en la sauna gradualmente, con sesiones cortas, y si notas mareo o malestar, salir de inmediato.

Y, una vez fuera, se recomienda darse una ducha de agua templada y luego de agua fría para ir rebajando la temperatura corporal poco a poco. En la sauna finlandesa se recomienda directamente la ducha fría, pero después de 2 minutos fuera de la sauna para que el contraste no sea muy fuerte.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu